Policías engañaban a ladrones, los secuestraban en un destacamento y exigían el pago de rescate

Gabriel Di Nicola
·4  min de lectura

Convencían a ladrones que podían marcarles robos fáciles. Les entregaban datos sobre supuestos botines millonarios, pero todo era una trampa para secuestrar a los delincuentes y tenerlos cautivos en un destacamento de la policía bonaerense de La Matanza hasta que sus familiares pagaran un rescate. El escándalo fue descubierto en las últimas horas con la detención de cinco uniformados y un cómplice, que era la persona que engañaba a las futuras víctimas.

Así lo informaron a LA NACION fuentes judiciales. A los cinco policías y a su cómplice se les adjudica, por lo menos, dos hechos ocurridos en septiembre y octubre pasados. Las víctimas fueron ocho supuestos delincuentes.

En uno de los hechos, la banda delictiva habría cobrado un rescate de $240.000. Los operativos para detener a los sospechosos fueron ordenados por el juez federal de Morón Jorge Rodríguez y fueron concretadas por la División Operativa Central del Departamento Antisecuestros de la Policía Federal Argentina (PFA), detectives que tuvieron la colaboración de la Auditoría General de Asuntos Internos (AGAI) del Ministerio de Seguridad bonaerense y del jefe de la policía bonaerense, comisario general Daniel García.

Violencia narco. Una banda rosarina, detrás de un triple crimen en Paraná

Los detectives de la PFA habían comenzado a investigar los hechos después de una denuncia de un familiar de una de las víctimas. En un primer momento la causa estuvo radicada en los tribunales de Comodoro Py, pero después el expediente pasó a la justicia federal de Morón, con jurisdicción en los lugares donde ocurrieron los hechos.

El juez Rodríguez delegó la investigación en el Ministerio Público. La fiscal federal Mariela Labozzetta le dio intervención a su colega Santiago Marquevich, a cargo de Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (Ufese), que trabajó el caso junto con su secretario, Ignacio Rueda.

Según pudieron reconstruir los investigadores, el primer hecho sucedió entre las 22 del 28 septiembre pasado y las 4 del día siguiente, lapso en el que estuvieron privados de su libertad cuatro hombres que tenían planeado robar US$ 10.000 en una casa. El dato a los ladrones se los había entregado, según fuentes judiciales, una persona apodada Tati, con antecedentes por estafas y que había salido de la cárcel hacía tres meses.

La muerte de Maradona. Matías Morla, el hombre de la mesa de entrada en Morón

Cuando los ladrones llegaron a la casa donde se tenía que concretar el robo, en Ciudad Evita, en La Matanza, fueron sorprendidos por uniformados de la policía bonaerense. Los sospechosos fueron reducidos y maniatados con precintos.

Después fueron trasladados en un patrullero al destacamento policial de José Ingenieros, en Ciudad Evita, donde estuvieron privados de la libertad en una oficina.

En esa dependencia policial, según informaron fuentes judiciales, el subcomisario Héctor Ricardo García les habría exigido $ 300.000 para dejarlos en libertad.

Las víctimas, según pudieron reconstruir los investigadores, tuvieron que llamar varias veces a sus familiares, quienes finalmente pudieron juntar $ 240.000 para pagar el rescate. El dinero fue entregado de ventanilla de ventanilla entre dos vehículos en cercanías del Hospital Alberto Balestrini, en Ciudad Evita. Pocos después los cuatro cautivos fueron liberados.

El segundo caso por el que fueron acusados los sospechosos ocurrió el 13 de octubre pasado cuando cuatro ladrones iban a protagonizar un robo a una pareja de jubilados que, supuestamente, tenían $7.000.000 de pesos en su casa.

A las 21 del 13 de octubre los ladrones llegaron a esa vivienda ubicada en Ciudad Evita, pero antes de irrumpir en el inmueble fueron sorprendidos policías que circulaban en un patrullero y en dos automóviles sin identificación.

La muerte de Maradona. Cinco fuerzas no pudieron evitar la postal de incidentes

Los cuatro sospechosos, en ese momento, pasaron a ser víctimas de la banda de policías extorsionadores y fueron trasladados al destacamento de José Ingenieros.

Un familiar de las víctimas llegó a juntar US$ 300 dólares para pagar el rescate, que debía concretarse en el barrio de Constitución, pero se frustró esa negociación. Las víctimas igualmente fueron liberadas en la madrugada del 14 de octubre pasado.

El martes pasado fueron detenidos el subcomisario García y los policías Samanta Linares, Alan Vallejos, María Teresa Schinocca y Matías Castillo, según fuentes judiciales. Además fue apresado en Colón, Entre Ríos, un supuesto cómplice de los uniformados, Ramón Medina, conocido como Tati. Buscan a un prófugo.