La policía brasileña mata a tiros a cuatro mineros ilegales de oro en una reserva yanomami

·2  min de lectura
Crisis sanitaria y humanitaria del pueblo indígena yanomami en Alto Alegre

BRASILIA (Reuters) - La policía y agentes de protección del medio ambiente de Brasil fueron emboscados el lunes por extractores ilegales de oro en la reserva indígena yanomami de la Amazonia y cuatro mineros muireron en el tiroteo, según un comunicado del Gobierno.

El Ministerio de Medio Ambiente dijo que su equipo fue atacado cuando se desplazaba para desmantelar un campamento de minería ilegal dirigido por una banda del crimen organizado.

Las autoridades brasileñas están dispuestas a demostrar que van en serio en sus esfuerzos por desalojar al resto de los denominados "mineros salvajes" de la reserva tras un tiroteo en el que falleció un hombre yanomami.

Los mineros mataron a un hombre e hirieron gravemente a otros dos en un ataque el sábado en territorio yanomami, donde las autoridades han estado desalojando a los mineros ilegales que invadieron la mayor reserva indígena de Brasil, un territorio del tamaño de Portugal.

Según la ministra de Pueblos Indígenas, Sonia Guajajara, cerca del 80% de los más de 20.000 mineros auríferos que invadieron la reserva han sido desalojados y los que siguen allí se resisten a la expulsión con más violencia.

La ministra de Medio Ambiente, Marina Silva, afirmó que 300 campamentos mineros habían sido desmantelados y 20 aviones y un helicóptero destruidos por agentes de la agencia de protección medioambiental Ibama, que sigue buscando a los mineros restantes con ayuda de la policía.

Al tomar posesión de su cargo en enero, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva prometió expulsar a los mineros, cuya presencia provocaba una crisis humanitaria, al propagar enfermedades y causar malnutrición entre los yanomami al reducir su caza y envenenar los ríos.

En febrero se puso en marcha una operación a gran escala y la mayoría de los mineros empezaron a marcharse o se vieron obligados a hacerlo.

Lula ha prometido tolerancia cero con la minería en tierras indígenas protegidas por la Constitución y la agencia de protección medioambiental planea operaciones de desalojo en otras cinco reservas donde la tala y la minería ilegales aumentaron durante el mandato del expresidente Jair Bolsonaro.

(Reporte de Anthony Boadle; editado en español por Carlos Serrano)