Terremoto en México: lo que se sabe hasta ahora

 Fotos: Agencia EL UNIVERSAL/Luis Cortes/AFBV

El número de víctimas fatales del fuerte terremoto del 19 de septiembre pasado en el centro de México subió a 325, siendo la Ciudad de México la que registra más fallecidos con 182, informó hoy el coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente.

Mira aquí la lista de las escuelas que sí tendrán clases el lunes 25 de septiembre

En una actualización del balance preliminar de muertos por el temblor de magnitud 7,1 en la escala Richter, Puente ha detallado que en Ciudad de México hay 186 fallecidos, 74 en Morelos, 45 en Puebla, 13 en el Estado de México, 6 en Guerrero y 1 en Oaxaca.

IMPORTANTE: Cómo ayudar o pedir ayuda tras el poderoso terremoto de México

México busca sobrevivientes y una normalidad que no llega

Los equipos de búsqueda siguen excavando entre los escombros con la esperanza de encontrar algún sobreviviente bajo los edificios derrumbados de la Ciudad de México, pero a punto de cumplirse una semana del terremoto de 7,1 grados que dejó 186 muertos en la capital (325 en todo el país), 38 edificios desplomados y casi cuatro mil seriamente dañados, la normalidad está lejos de llegar a las zonas más afectadas, entre otras cosas, por el miedo a nuevos derrumbes.

El riesgo de colapso de nuevas construcciones es real: el domingo por la noche, la cúpula de la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, que quedó dañada con el sismo del 19 de septiembre, se rompió por la mitad y se cayó. No hubo heridos.

Vecinos nerviosos continuaban el lunes llamando a los teléfonos de emergencias al ver nuevas grietas en sus viviendas o si observaban que las que ya tenían desde el pasado martes se agravaban.

Las autoridades dijeron que necesitaban inspeccionar el 98% de las escuelas públicas y privadas de la capital y que sólo 103 de las 9.000 que hay estaba listas para reanudar las clases. Según explicó jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, al menos siete escuelas estaban entre las construcciones con peligro de desplomarse.

El secretario de Educación, Aurelio Nuño, se comprometió a revisar todos los centros educativos, proceso que podría durar un par de semanas más pero que se haría de forma exhaustiva para garantizar la seguridad y la tranquilidad de todos. El gobierno dijo que anunciará a diario qué escuelas podrán reanudar su actividad y los alumnos de las que presenten daños estructurales serán reubicados en aulas temporales.

En varios puntos de Ciudad de México, algunos trabajadores se agolpaban fuera de sus lugares de trabajo. No querían entrar porque tenían miedo de que pudieran caerse.

“Tememos por nuestra seguridad”, dijo Maribel Martínez Ramírez, una funcionaria de una agencia oficial de desarrollo social que junto a una docena de sus compañeros se negaban a entrar en sus oficinas.

Mancera dijo que un total de 360 edificios estaban en “nivel rojo” y tendrían que ser demolidos o ser sometidos a obras de refuerzo estructurales. Otros 1.136 eran reparables y 8.030 de las construcciones revisadas dañadas eran habitables.

Mientras tanto, las operaciones de rescate seguían activas en al menos tres puntos de la Ciudad de México –dos edificios de departamentos y uno de oficinas– pero la esperanza disminuye cada vez que los equipos tienen que retirarse por la inestabilidad de los escombros o cuando empieza a llover con fuerza.

En el bloque de oficinas de siete alturas que al colapsar atrapó a más de 40 personas, las familias amanecieron el lunes sumidas una terrible desesperación ante la falta de noticias. Sólo les animaba ver que los equipos de rescate seguían trabajando con intensidad pero el campamento era un cúmulo de tensión, ida y venida de voluntarios, y caras serias.

El capitán Juan Carlos Peñas, al mando del equipo de rescate español que es uno de los trabaja en la zona, dijo a The Associated Press que ya habían conseguido introducir una cámara bajo los escombros. Según explicó, “se ha accedido a un pequeñísimo hueco que hay entre los pisos 2 y 3” pero “hay que seguir”. De momento, añadió en mensajes de texto, “no hay resultados”.

Para la familia de uno de los desaparecidos, Adrián Moreno, de 26 años y que trabajaba desde hace solo un mes en el departamento de recursos humanos de una firma de contadores, el efecto emocional es desbordante. El cansancio se ve en los rostros de todos que ahora esperan resguardados bajo plásticos, lonas y una pancarta donde se puede leer “Adrián eres un guerrero, tu familia, tus amigos y Darío te estamos esperando”.

Hugo Luna tiene sentimientos encontrados. Celebró que su tía lograra salir con vida antes de que el edificio se derrumbara. “No le pasó nada pero ahora tiene ataques de pánico, abres la puerta, oye un ruido y se espanta”.

Sin embargo, su prima Erika Gabriela Albarrán está atrapada. Luna se quejaba el domingo de la falta de información oficial y de que no informen cuando rescatan algún cadáver.

“Hay mucha desconfianza hacia las autoridades”, indicó.

De hecho, la psicóloga social Mariana Castilla, que estaba de voluntaria en ese campamento frente al edificio de oficinas derrumbado, decía que uno de los problemas que estaba dañando a las familias era la falta de información clara y la proliferación de rumores.

Aunque mantienen la esperanza, ya se están haciendo la idea de que pueden haber fallecidos pero quieren que les informen y, si son malas las noticias, que les muestren el cuerpo para reconocerlo, añadió Castilla.

El olor a muerte que emanaba ya el domingo de esas ruinas intranquilizaba aún más y algunos de los expertos advierten de que dentro de poco el problema pueden ser las epidemias.

Sin embargo, el miedo a que se paralice la búsqueda de supervivientes hizo que vecinos de otros puntos colapsados acudieran a los tribunales para presentar amparos e impedir así que las autoridades metan maquinaria pesada para desescombrar lo que pondría en peligro la vida de eventuales supervivientes.

Los primeros días se vivieron escenas dramáticas para intentar llegar a los sobrevivientes con picos, palas o simplemente con las manos, pero también hubo críticas a las autoridades por su actuación o por no haber aprendido de la experiencia del gran terremoto de 1985.

“Hubo mucho desorden”, dijo el profesor británico Ian Howarth, vecino del cosmopolita barrio de La Condesa y que intentó ponerse a las órdenes de quien coordinaba todo pero no tuvo suerte debido a que esta información no estaba clara.

Un edificio junto a su casa colapsó. “Hubo tres personas atrapadas ahí, yo escuchaba a una mujer pidiendo ayuda pero los militares no permitían pasar a los voluntarios y hasta en la tarde del jueves no empezó la operación de rescate y una murió”, denunció. “No entiendo por qué 32 años después del terremoto del 85 no tienes un plan para coordinar a todos”.

La Marina mexicana dijo que recuperó 102 cuerpos y que rescató a 115 personas de distintos inmuebles caídos pero la información oficial ha ido apareciendo a cuentagotas y a veces con datos distintos según el departamento.

Mientras tanto, miles de personas no tienen ahora donde ir porque sus viviendas, aunque siguen en pie, son demasiado peligrosas y la solidaridad ciudadana sigue desbordándose en cada esquina de la capital mexicana.

Noticias falsas y rumores causan confusión y pánico en los mexicanos tras el terremoto

Martí Quintana /México, 25 sep (EFE).- Una larga lista de falsos rumores e informaciones sin contrastar sobre el trágico terremoto del 19 de septiembre en México, que suma ya 324 muertos, se han propagado en redes sociales generando una enorme confusión e incluso pánico.

Megaterremotos, labores de demolición con supervivientes sin rescatar o la existencia de emigrantes ilegales sepultados son algunos de los rumores que circulan por las redes sociales que acrecientan el nerviosismo e incluso la histeria.

“Encontrar sobrevivientes entre los escombros es la prioridad número uno”, aseguró el domingo el alcalde de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, en un intento de atajar las desinformaciones sobre supuestas decisiones de las autoridades de concluir las operaciones de rescate.

Uno de los rumores más extendidos es que en muchos edificios colapsados de la capital se trabaja ya en la limpieza de escombros pese a los indicios de que todavía hay gente sepultada.

“Intentan meter maquinaria pesada en los escombros como si quisieran borrar evidencias sin importarles que aún hay esperanza”, se lee en un mensaje de Facebook, sin firmar, compartido miles de veces.

La magnitud de los rumores es tal que el coordinador de Protección Civil, Luis Felipe Puente, defendió la actuación gubernamental. “Es falso que se estén demoliendo estructuras donde puede haber sobrevivientes o personas desaparecidas”, dijo categóricamente.

Continúan las labores de búsqueda por parte de expertos nacionales y extranjeros en los edificios derruidos, aunque las posibilidades de hallar gente con vida menguan cada hora que pasa.

En este contexto, de muy poco ayudan informaciones como que en uno de los inmuebles colapsados, donde se espera sacar al español sepultado Jorge Gómez Varo, el mismísimo presidente Enrique Peña Nieto había ordenado parar las labores.

El capitán del equipo rescatista español, Juan Carlos Peñas, desmintió a Efe esta versión que generaba gran inquietud entre los españoles residentes en México.

La fábrica textil de Chimalpopoca, en la popular colonia Obrera, también ha generado un enorme revuelo.

Hace un par de días se suspendieron las labores de búsqueda y se retiraron los escombros. No obstante, surgió una información sobre que en el sótano trabajaban mujeres, aparentemente emigrantes ilegales de Centroamérica.

“Vivas o muertas nuestras ‘cuerpas’ no son basura ni escombro”, clamó una “brigada feminista” en redes sociales, en uno de los casos que más controversia ha generado y que retomaron medios nacionales.

Según constató Efe, este domingo un grupo de mujeres levantó en este lugar un “memorial” para las obreras que “hasta ahora no han sido encontradas ni nombradas”,a pesar de que no hay ninguna prueba que respalde la existencia de esa trabajadoras en la empresa textil.

Ni Protección Civil, ni el Ejército ni la Marina -la institución oficial mejor valorada del país- se salvan de las críticas.

A los miembros de las Fuerzas Armadas se les acusa, por ejemplo, de ir armados en las zonas de derrumbe y de entorpecer las labores de los centenares de voluntarios.

Una imagen negativa que se acentuó tras descubrirse la inexistencia de una niña llamada “Frida”, supuestamente sepultada en el colegio Enrique Rébsamen de la capital -símbolo de la tragedia con 19 menores y 6 adultos muertos- en unas labores de rescate que coordinó directamente la Marina.

El listado de bulos y noticias falsas, ‘fake news’, se han ensañado también contra los políticos. Por ejemplo, se dijo que el oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) se apoderó de víveres para repartir a los damnificados. Pero las imágenes que supuestamente delataban al PRI eran de 2012.

También se acusó al gobernador del estado de Morelos, Graco Ramírez, de desviar ayudas para los damnificados. La noticia corrió como la pólvora en redes sociales e incluso ocupó portadas.

La administración estatal lo negó todo, y la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) está investigando el caso.

Los rumores no solo buscan dinamitar la credibilidad del Estado, ya de por sí maltrecha.

También afecta a los voluntarios. Recientemente, se advertía por Whatsapp que hay falsos brigadistas que aprovechan la solidaridad de quienes los acogen en casa para robar. 

Ni el Gobierno capitalino ni los medios de comunicación han reportado un solo caso, aunque sí ha habido ladrones hurtando víveres o incluso asaltando a dos voluntarias.

A esta retahíla de informaciones dudosas, o literalmente noticias falsas, se le suman teorías apocalípticas como la de un inminente megaterremoto que provocaría una destrucción masiva.

Mucha gente utiliza las redes sociales para compartir este tipo de bulos, pese a que el Servicio Sismológico Nacional (SMN) no se cansa en repetir un hecho científico incontestable: “Los sismos no se pueden predecir”. EFE

CIUDAD DE MÉXICO, Earthquake/Terremoto-CDMX.- La noche de este 24 de septiembre de 2017 el cuerpo de una mujer sin vida fue localizado entre los escombros del Colegio Enrique Rébsamen, edificación que sufrió un derrumbe luego del sismo registrado el 19 de septiembre con magnitud de 7.1. Foto: Agencia EL UNIVERSAL/Camila Mata/AFBV

Ciudad de México amanece silenciosa, pasmada y temerosa

Hace cinco días que los escombros de edificios derrumbados llenaron de polvo la Ciudad de México. Es un triste domingo. Las personas no salen a las calles, analizan sus grietas, no usan coche, caminan o andan en bicicleta. No salen a comer, se reúnen en familia, no van a los parques. El vendedor de frutas no vende y el taxista trabaja más horas para cumplir su cuota, la ciudad vive el dolor y la alegría de estar vivos y no sabe cómo manejarlo.

En un domingo cualquiera, un estacionamiento para un área comercial en San Ángel recibe 200 autos, hoy apenas llegan a los 80. Las mesas vacías simulan un laberinto para el mesero que tiene que llegar a la mesa ocupada que está lo más cercana a la salida. En las pantallas que acompañan la sobremesa prevalece la transmisión de los rescates de cuerpos en los distintos edificios colapsados, y hablan sobre los dos muertos por infarto que ocasionó la alerta sísmica del día anterior. Suena la repetición de alarma sísmica en el programa y más de uno se levanta sin comprender de dónde viene el ruido. Al darse cuenta que es una repetición, no dudan en ofender al conductor en turno.

La Liga MX aplazó la jornada a mitad de semana. Algunos equipos darán la venta de sus boletos a los damnificados del sismo del 7 y del 19 de septiembre. Las ligas sabatinas y dominicales de futbol amateur en la Ciudad de México también postergaron sus juegos después de que no llegaran los rivales, porque más de la mitad del equipo continuaba en labores de rescate. Las canchas de los parques están llenas, pero de personas que continúan esperando a que la gente lleve víveres, medicamento, ayuda.

“Si el sábado pareció domingo, hoy parece primero de enero. Lo único que se escuchan son las motos”, dice Sergio, vecino de la colonia Juárez. Al mediodía se realizó una junta vecinal para saber cuántos edificios están afectados y cuáles de ellos están graves. Después de que los líderes hablaran sobre las acciones que se realizarán en favor de los vecinos con documentos perdidos, hipotecas y trámites legales. Muchos de ellos confiesan que a sus casas llegaron familiares y que entre ellos, juntos, pesa menos el susto.

Algunos cuerpos de rescate especializados ya regresaron a sus lugares de origen. César Aja, rescatista minero de Baja California que fue movilizado por la Policía Federal con la misión de encontrar sobrevivientes en el Colegio Enrique Rébsamen, ya regresó a su casa después de más de 72 horas, que son las que se estima que una persona puede aguantar sin comer y beber. En los cuatro días que estuvo en la capital, encontró con su cámara inteligente sangre en paredes, roca, escombro y cuerpos en Coapa, Ciudad Jardín y Lindavista. Antes de subirse al avión, explica que el sábado vio a mucho menos gente ayudando, “como una tercera parte menos”.

“El paisa”, taquero de campechanos y de pastor, explica que el comportamiento del cliente en esta semana ha cambiado, “el mero martes acabamos cuatro horas antes, como que la gente andaba en la calle y comía lo que podía, entre ellos nosotros, pero poco a poco ha bajado y ayer hasta me regresé con tacos”. En un sábado normal, sus famosos tacos se terminan a las nueve de la noche, en el de ayer dieron las 12 y no había quién los comiera.

Lo cotidiano se quebró de golpe. Hace ocho días los niños pensaban en levantarse temprano para ir a la escuela, hoy el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, anunció que la apertura de escuelas se hará gradualmente, sólo 113 de los ocho mil 700 planteles retomarán sus actividades normales. La gran mayoría continuará en casa.

Se comienza a repasar lo que se vivió. Hay temor frente a lo que viene. Analizan sus paredes, sus ventanas y sus lugares de trabajo. Cuestionan al gobierno por dejar construir edificios que se cayeron después de un año de levantados y cómo la directora tenía su casa en la escuela que se derrumbó.

A cinco días de que los escombros cubrieran de polvo la Ciudad de México, la impotencia, el miedo, la ruptura de la normalidad imponen un silencio en las calles que terminará como la lluvia, nada es eterno.

– El secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, dijo que sólo 103 de casi 9.000 escuelas públicas y privadas en la Ciudad de México volverán a clases el lunes tras el sismo de 7,1 que sacudió el país.

Mira aquí la lista de los planteles que sí tendrán clases el lunes 25 de septiembre

El funcionario dijo que eso no significa que el resto estén dañadas, sólo que faltan por ser evaluadas sobre posibles daños.

Nuño dijo que en la Ciudad de México hay unas 4.600 escuelas públicas en 2.900 edificios – muchas tienen dos turnos al día. El resto son privadas.

El alcalde de la capital, Miguel Ángel Mancera, dijo que no abrirán las escuelas ubicadas en las delegaciones donde cayeron algunos edificios y aún hay labores de rescate.

– Vecinos y residentes de un edificio de departamentos (Multifamiliar Tlalpan) en el sur de la Ciudad de México  obtuvieron un amparo de un juez por el cual se ordena continuar con las labores de búsqueda de posibles sobrevivientes por cinco días más.

Un vocero de los vecinos del edificio dijo el domingo que el recurso legal les fue otorgado el sábado en la noche, así que aún tienen cuatro días más de búsqueda.

El portavoz Isaac García dijo que el amparo es una medida precautoria para asegurar que la búsqueda continuará.

“Queríamos asegurarnos que tuviéramos algo basado en la ley con la cual protegernos”, dijo.

García dijo que los residentes reevaluarán al final para decidir si buscan una extensión del amparo.

– Rescatistas sacaron con vida a un pequeño perro de entre los escombros de uno de los edificios colapsados en la Ciudad de México tras el sismo de 7.1 del martes.

Imágenes mostradas por Milenio TV mostraron a miembros del equipo de rescate enviados por Japón cargando a un perro blanco, a quien le acarician la cabeza mientras lo retiran del lugar.

El rescate ocurrió en un edificio de departamentos en un vecindario del sur de la capital.

Es uno de los lugares donde aún se tiene la esperanza de encontrar alguna persona con vida.

Hasta la tarde del domingo, la cifra total de fallecidos en el país ascendía a 319, incluidos 181 en la Ciudad de México.

– El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue Wiechers, anunció que la institución retomará sus actividades a partir de este lunes, después del terremoto del 19 de septiembre.

En un video difundido a través de redes sociales, Graue Wiechers señala que algunas áreas y zonas que resultaron con daños, regresarán con accesos restringidos, por lo cual solicitó a los estudiantes que respeten las zonas delimitadas para permitir que se recuperen pronto.

“Desde el viernes 22 de septiembre todos los institutos y centros de los subsistemas de la Investigación Científica y de Humanidades han regresado a sus funciones de crear conocimiento. A partir del lunes 25 de septiembre todas las escuelas y facultades reiniciarán sus actividades de docencia e investigación”, señaló.

– Un sismo de magnitud 6.1 en la escala Richter y con epicentro en Ixtepec, Oaxaca, despertó a la Ciudad de México a las 7:52 de la mañana hora local. Por protocolo se suspendieron labores de rescate en edificios colapsados. No se reportan daños hasta el momento en la capital, pero en Oaxaca algunas viviendas afectadas por terremoto del 19 de septiembre se vinieron abajo. El temblor fue perceptible en Ciudad de México, Chiapas, Morelos, Oaxaca, Tabasco, Veracruz, Puebla, Guerrero y Edomex.

El jefe de gobierno de la CDMX informó que dos mujeres murieron al sufrir un infarto tras la alerta de sismo en la capital.

La alarma sonó casi un minuto antes de que se pudiera sentir el temblor en Ciudad de México, lo que permitió a muchos capitalinos abandonar sus hogares y repetir las imágenes de hace solo cuatro días, cuando otro sismo se sintió con más fuerza y destruyó 38 edificios, donde en algunos siguen las labores de rescate.

Esta vez el sismo, cuyo epicentro se situó a una profundidad de 75 kilómetros, sorprendió a la mayoría de los capitalinos cuando dormían.

En la Ciudad de México “percepción ligera y por el momento no reportan afectaciones, continúa el monitoreo”, señaló en Twitter el coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, quien dijo estar en comunicación con los estados de Chiapas y Oaxaca.

En declaraciones a Milenio Televisión, dijo tener reportes de que se sintió “fuerte, sobre todo en el Istmo de Tehuantepec”, y señaló que por protocolo se detuvieron las labores de rescate mientras se revisan las infraestructuras en donde se está trabajando.

“Estas se reiniciarán después de la revisión”, a fin de determinar si hubo movimientos o colapso, indicó Puente, si bien agregó que por la forma en que se sintió en la Ciudad de México “parece ser que no tuvimos este caso”.

“Pedimos a toda la población mantener la calma”, indicó a su vez la Presidencia.

El director del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), Carlos Valdés, afirmó para el mismo canal televisivo que el sismo fue una réplica del ocurrido el 7 de septiembre.

Por la “magnitud” que tuvo dicho terremoto, señaló, “puede generar réplicas como la que hemos visto el día de hoy”.

En tanto, el jefe de Gobierno de la capital, Miguel Ángel Mancera, dijo a la cadena Televisa que, de acuerdo con el informe preliminar, “no tenemos hasta ahora consecuencias mayores, fuera de este susto que genera (el sismo)”.

La alerta sísmica “se activó en tiempo” y, dado el lugar del epicentro del temblor, generó la oportunidad de que la población la atendiera, indicó Mancera, quien pidió a la población “verificar instalaciones de gas y eléctricas”.

Además de las suspensión de las labores de rescate entre estructuras derruidas en la capital por el sismo del martes, donde se cree hay más de 30 personas bajo los escombros, ahora también hay preocupación por las decenas de edificios que quedaron gravemente daños por ese terremoto, muchos de ellos a puntos de colapsar.



– Un terremoto de 5.8 en la escala de Richter sacudió hoy el sur de México, sin que por el momento se haya informado de daños o víctimas, indicó el servicio de Alerta Sísmica de ese país (SASMEX). El temblor se registró a las 5.38 hora local y su epicentro se localizó a 123 kilómetros al sureste de Salina Cruz, en el estado de Oaxaca.

La cifra de muertos por el terremoto se elevó a 295, de los cuales 157 se registraron en Ciudad de México, 73 en Morelos, 45 en Puebla, 13 en Estado de México, 6 en Guerrero y 1 en Oaxaca

IMPORTANTE: Cómo ayudar o pedir ayuda tras el poderoso terremoto de México

– Tras el sismo de magnitud 7.1 registrado el pasado martes 19 de septiembre, Caminos y Puentes Federales (Capufe) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) establecieron que se activen los protocolos de emergencia operativa, por lo que hay paso libre a los usuarios en algunas casetas. Aquí la lista

– Unas 3.000 viviendas de la Ciudad de México quedaron afectadas por el fuerte sismo de magnitud 7,1 en la escala de Richter registrado el martes y continúan las llamadas de personas que no saben si su casa mantiene las condiciones de seguridad, según el Sistema Nacional de Protección Civil.

Mira aquí: Lista completa de mascotas perdidas y encontradas tras el terremoto

– Ciudadanos denuncian que el gobierno del estado de Morelos está reteniendo ayuda que es enviada desde otros lugares del país.

 – El diario estadounidense “The Washington Post” recuperó la historia de “Frida Sofía”, la niña que, de acuerdo con información de personal de la Marina, habría pasado horas debajo de los escombros de una escuela del sur de la capital, destruida por el sismo del martes, esperando a ser rescatada. Historia que, ahora se sabe, terminó siendo sólo un invento.

– Las autoridades mexicanas desmintieron que se esté utilizando maquinaria pesada para demoler edificios derruidos por el terremoto y que se niegue el trabajo de rescatistas en inmuebles en los que se tienen indicios de gente con vida.

“Es falso que se estén demoliendo estructuras donde puede haber sobrevivientes o personas desaparecidas”, dijo en un breve mensaje a medios el coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente.

En las últimas horas se han propagado informaciones que indicaban que las fuerzas de seguridad públicas impedían el paso de brigadistas y rescatistas voluntarios en edificios con gente bajo los escombros, y también se ha criticado el uso de maquinaria pesada en algunos inmuebles.

La Marina puso fin a una historia que había mantenido la atención de los mexicanos desde el sismo de 7.1 que sacudió el centro del país: no hay ninguna niña atrapada bajo los escombros de una escuela colapsada en la capital como se creyó.

El subsecretario de la Marina, Ángel Enrique Sarmiento, dijo a periodistas afuera de la escuela Enrique Rébsamen que tras verificar con distintas autoridades no había información de ninguna niña que pudiera estar ahí, aunque sí creen que un empleado de intendencia pudiera estar con vida.

– La Ciudad de México es declarada zona de desastre, con lo cual podrá acceder a los recursos federales programados para situaciones de emergencia

Rescatistas y perros de búsqueda del sur de California están en México para ayudar después del terremoto mortal en el país.

El embajador de Estados Unidos en México dice que un equipo del Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles ha llegado con “expertos y toneladas de equipo”.

– La embajada de Japón en México anunció que envió a México un grupo de brigadistas para apoyar en los labores de rescate luego del sismo de 7.1 grados que sacudió el centro del país.

 

EFE/José Méndez

 

– “Necesito brigadistas” –

En zonas alejadas del centro de la capital como el barrio San Gregorio en Xochimilco, en el extremo sur, la ayuda material y sobre todo personas que la puedan distribuir llegaban lentamente.

“Necesito brigadistas, ayer (miércoles) llegó todo y ahorita no hay nadie. Vienen, hacen turismo de desgracia y se van”, dijo a la AFP un socorrista de 45 años que se identificó solo como Morales.

San Gregorio fue golpeado casi en su totalidad con casas derrumbadas y algunas por desplomarse.

En el norte de la ciudad, en un edificio de departamentos de complicado acceso, se rescató con vida a un hombre que estuvo atrapado 26 horas y a una mujer de más de 90 años, según reportes de autoridades locales.

Los trabajos se aceleraban a casi dos días de la tragedia. Los expertos dan 72 horas en promedio para que sobreviva una persona en los escombros, aunque en México, en el devastador sismo de 1985, la resistencia humana rompió expectativas.

Entre las víctimas se cuentan extranjeros. Taiwán confirmó la muerte de uno de sus ciudadanos y tres están desaparecidos, mientras que una mujer fue rescatada con vida.

Además habría muerto una panameña y un español, según las autoridades de esos dos países.

“La prioridad sigue siendo salvar vidas y dar atención médica”, dijo en un mensaje televisivo el presidente Enrique Peña Nieto.

– Solidaridad, dentro y fuera –

El 19 de septiembre de 1985, Ciudad de México atravesaba el momento más trágico de su historia luego de que un devastador terremoto de 8,1 grados redujera a escombros amplios sectores, dejando más de 10.000 muertos.

Ante un gobierno ausente, los mexicanos se organizaron para levantar a la megaurbe de sus ruinas, cambiando la historia social y política de la ciudad.

Generando escenas que rememoran 1985, miles han salido a las calles a sacar escombros con las manos, ofrecer alimentos y agua a socorristas y damnificados. Pero esta vez, codo a codo con las autoridades y con el apoyo de la tecnología del siglo XXI.

Numerosos países han dado muestras de solidaridad con México.

Peña Nieto conversó el miércoles con los presidentes de Francia, Emmanuel Macron, y de Venezuela, Nicolás Maduro, quienes transmitieron un mensaje de condolencias y de solidaridad, según un comunicado oficial.Equipos de rescatistas de El Salvador y Panamá ya están en México y otros de Ecuador, Honduras, Colombia, Israel y España iban en camino.

México se ubica entre cinco placas tectónicas cuyos movimientos lo convierten entre los países con mayor actividad sísmica en el mundo.El pasado 7 de septiembre, un terremoto de 8,1, el más fuerte en un siglo en México, causó 96 muertos y más de 200 heridos en el sur del país, especialmente en los estados de Oaxaca y de Chiapas.

  • El presidente de México, Enrique Peña Nieto, dirige un mensaje a la nación y detalla plan de tres etapas

Aseguró que sólo en la Ciudad de México se han atendido a 1.900 personas que requerían atención médica y explicó que 95% de los servicios de luz se han reestablecido.

El mandatario también reiteró condolencias a familiares y aseguró que los albergues dispuestos en distintos puntos de la capital tienen capacidad para recibir a quien lo requiera.

Asimismo, explicó que el gobierno llevará a cabo un plan en tres etapas: apoyo a damnificados con albergues y restablecimiento de servicios públicos básicos, elaboración de un censo exhaustivo de daños materiales para iniciar proceso de restauración y reconstrucción —que implica la demolición de edificios con daños estructurales irreparables— y la remoción de escombros.

  • Rescatistas contactan a niña atrapada en colegio que colapsó en Ciudad de México pero la lluvia complica rescate

Más de 32 horas después del sismo de magnitud 7.1, rescatistas seguían luchando en la noche para encontrar sobrevivientes entre los escombros de lo que era el colegio Enrique Rébsamen, de la colonia Nueva Oriental Coapa, en la Ciudad de México. Incluso, enfrentando la complicación de la lluvia.

Con la ayuda de perros y tecnología de escáneres de calor, rescatistas confirmaron que una niña seguía con vida, e incluso lograron contactarla, relató  la cadenaTelevisa.

Los rescatistas lograron hablar con ella e incluso le hicieron llegar medicamentos, agregó la televisora en su reporte. Su nombre es Frida Sofía, tiene 12 años, y se ha protegido con una mesa.

De igual forma, autoridades militares informaron que al menos otros 4 menores han sido contactado con vida debajo de los escombros.

Las cadenas de televisión han mostrado la labor de decenas de rescatistas, de diferentes corporaciones, en varios momentos levantando el puño cerrado, para pedir silencio y tener la oportunidad de escuchar señales de los sobrevivientes.

En otros momentos, incluso se han escuchado aplausos, alentando la expectativa de que se logre rescatar a más personas con vida.

Sin embargo, cerca de las 19:00 horas, comenzó a llover en la zona, complicando las labores de rescate. La televisión mostró a los rescatistas, colocando lonas, ya que habían estado trabajando en un boquete, para tratar de rescatar a Frida, y a otras personas que pudieran estar con vida.

Lo ocurrido en el colegio Rébsamen ha sido uno de los hechos más estremecedores tras el sismo de magnitud 7.1. Al caerse la escuela, las autoridades han confirmado la muerte de al menos 21 menores y cuatro adultos.

Además, señalaron que unas 30 personas se encontraban desaparecidas.

(AP Photo/Miguel Tovar)

El sismo de magnitud 7.1 en la escala abierta de Richter sacudió el martes a la capital mexicana y estados aledaños, ha dejado al menos 223 muertos, de los cuales 93 murieron en la Ciudad de México, 69 en Morelos, 43 en Puebla, 13 en el Estado de México y 4 en Guerrero y uno en Oaxaca, de acuerdo con información oficial difundida por la Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación.

Hasta el momento, se han registrado 23 réplicas del terremoto, la mayor de magnitud 4, de acuerdo con las últimas cifras del Servicio Sismológico Nacional.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, decretó hoy tres días de luto nacional en honor a las víctimas del terremoto que el martes sacudió con violencia el centro del país

EFE/STR

Una de las mayores tragedias, dentro del sismo general, se ha producido en con el derrumbe del Colegio Enrique Rébsamen en Ciudad de México, donde 21 niños, según los últimos datos oficiales. Las tareas de rescate se extendieron a lo largo de la noche en esta escuela del sur de la capital, uno de los cerca de 40 edificios que se derrumbaron en la capital a causa del terremoto. Según estas mismas fuentes, ya se ha conseguido rescatar con vida a 14 personas, y se estima que todavía queda una veintena bajo los escombros.

En una conversación telefónica, el presidente de EEUU, Donald Trump expresó al mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto, que “está muy consternado y muy pendiente para lo que México pudiera necesitar”, dijo a la cadena Televisa el vocero de la Presidencia, Eduardo Sánchez.

Horas antes, la Casa Blanca informó de la llamada telefónica realizada por Trump con motivo del devastador terremoto de 7,1 en la escala de Richter de este martes.

La Presidencia de México informó también que Peña Nieto recibió llamadas telefónicas del jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, del rey Felipe VI y del mandatario colombiano, Juan Manuel Santos.

Al término de la audiencia general este miércoles en el Vaticano, el papa Francisco elevó una plegaria por los mexicanos.

“En este momento de dolor quiero manifestar mi cercanía y oración a toda la querida población mexicana”, dijo Francisco en español.

También la Unión Europea expresó sus condolencias y ofreció ayuda de emergencia.

En tanto, el canciller mexicano Luis Videgaray tomó la palabra de forma imprevista el miércoles en la Asamblea General de la ONU para informar que la ayuda internacional estaba en camino.

Chile y El Salvador enviaron los primeros contingentes de socorristas.México se ubica entre cinco placas tectónicas cuyos movimientos lo convierten entre los países con mayor actividad sísmica en el mundo

Como sucedió en 1985, año en que el mismo 19 de septiembre un temblor devastó a la capital mexicana con casi 10 mil muertos, la ciudadanía se unió instantes después de que el terremoto golpeó a las distintas ciudades para sumarse a labores de rescate.

Los servicios de urgencia del Instituto Mexicano del Seguro Social, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado y de las Fuerzas Armadas están disponibles para todas las personas que requieran atención, aún cuando no estén afiliados. De igual forma, varios hospitales privados han abierto sus puertas en Ciudad de México para atender heridos.


Según la alcaldía de Ciudad de México, suman al menos 49 los edificios colapsados en zonas del centro y sur de la capital.

La Secretaría de Educación Pública informó se suspenden las clases en la Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Puebla, Veracruz y Tlaxcala. La UNAM tampoco tendrá actividad académica hasta nuevo aviso.

La Presidencia de México indicó que la gente, ante las afectaciones por el sismo, puede llamar a: la Cruz Roja, al teléfono 065; al servicio nacional de emergencias, que es el número 911; también a los bomberos, al 068, y a la Policía, al 060.

Fugas en la Ciudad de México pueden reportarse al 56543210.

Foto: Presidencia

Locatel, en su cuenta de Twitter, está actualizando la lista de personas hospitalizadas en la Ciudad de México, al resultar heridas por el sismo.

(Photo: Ronaldo Schemidt/AFP/Getty Images)

El epicentro del sismo, registrado a las 13.14 horas locales (18.14 GMT), se localizó a 12 kilómetros al sureste de Axochiapan, en el central estado de Morelos, a una profundidad de 57 kilómetros.

El sismo ocurrió justo cuando se cumplen 32 años del terremoto de 8,1 grados que dejó más de 10.000 muertos en 1985 y redujo a ruinas amplios sectores de la capital.

Así lo vivieron dentro de una oficina:

Un video grabado en el Zócalo captó el instante en que la alarma antisísmica se activó:

Los medios de prensa muestran imágenes de edificios parcialmente destruidos en distintas zonas de la Ciudad de México como las colonias Condesa, Del Valle, Narvarte, Centro, Coyoacán y Xochimilco, entre otras, así como fugas de gas e incendios en varias zonas.

“¡No fumen! ¡Hay fugas de gas!”, gritaban los socorristas mientras corrían por las calles en el sector de Roma Norte.

En el sur de la ciudad, en Coyoacán, la Iglesia de San Juan Bautista sufrió daños en una de sus torres y en Xochimilco se cayó la parroquia de San Bernardino.

En esta zona un videoaficionado registró el fuerte movimiento del agua de los canales. Un ola gigante cruzó de lado a lado y removió las tradicionales trajineras.