La Plata: epicentro de un sistema que opera al límite

María José Lucesole
·5  min de lectura
Espera para hisopado en el Hospital Rossi de La Plata
Ricardo Pristupluk

LA PLATA.- A un paso del código rojo, los médicos terapistas del Hospital San Martín recibieron al gobernador Axel Kicillof con sus cofias, sus máscaras, sus barbijos, sus trajes aislantes. Allí, en las salas que ya funcionan al 90 por ciento de ocupación, expresaron un único pedido para frenar el coronavirus: más restricciones.

El hospital, que es centro de referencia en esta capital, tiene 26 camas de terapia intensiva e intermedia. En este momento hay 12 camas de terapia intensivas ocupadas por patologías no Covid y 12 ocupadas por Covid. Quedaban hasta ayer sólo dos camas libres. Hay 28 médicos para atender a este universo de pacientes que permanecen hasta 25 días en estado grave. Cada vez más jóvenes llegan a terapia. Cada vez los entuban más rápido. Cada vez tardan más en irse. “Yo le pedí a Kicillof más restricciones”, dice Gabriela Sáenz, jefa del servicio de terapia intensiva que recibió a Kicillof el miércoles de la semana que pasó.

“Más restricciones de las anunciadas, sí”, confirma la mujer que no se acostumbra a anunciar la muerte a los familiares de sus pacientes.

Buenos Aires: temor de médicos, clínicas y funcionarios por un posible colapso del sistema de salud

La médica tiene noción del peso de las limitaciones en la nocturnidad entre los adolescentes y los jóvenes: en casa tiene un hijo que este año sólo fue al colegio secundario un par de días y que brega por salir de noche. Pero ella, la jefa de terapia intensiva del hospital de referencia en la gobernación no tiene dudas: “Es muy duro informar muertes por Covid en el Hospital y luego, al salir para volver a casa, ver los grupos de pibes tomando cerveza del pico como si nada pasara”. “Ya no hay dónde hacer derivaciones”, expresa la titular del servicio del Hospital San Martín. “El Hospital San Roque, de Gonnet, está complicado. También los hospitales privados. Me cuentan de gente que ya no se puede internar”, expresa Sáenz. La avalancha de pacientes llegó el lunes que pasó, después del domingo de Pascua. En el Hospital se hisopan 200 personas por día. La mayoría da positivo. Algunos llegan y van directo a terapia. “Van a la guardia y terminan entubados”, se lamenta Sáenz, la médica que habló con Kicillof poco antes de los anuncios para restringir la circulación en Provincia.

Rosa Reyna, médica terapista que ejerció por décadas en el mismo hospital está segura de que esta segunda ola es peor que la primera. “En La Plata están complicadas todas las terapias de los hospitales”, asegura. “Ya casi no tienen camas. En todo el AMBA la situación es muy crítica”, expresa Reyna, que preside la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva.

En toda la región capital la situación alarma a los intendentes. En el municipio de Ensenada la ocupación es del 100% en terapia intermedia y del 80% en terapia intensiva, según informó a LA NACION Mario Secco, alcalde de ese distrito.

En otros distritos del AMBA la situación también es tensa: en Moreno la ocupación es del 90 % en la sala de terapia del hospital Mariano y Luciano de la Vega. Y en la terapia del hospital modular la ocupación es del 70 %. La cantidad de personas que se hisopan aumentó un 100 % la semana que pasó en ese distrito del Gran Buenos Aires. En Merlo, la ocupación de camas de terapia es del 90 %. En Quilmes la ocupación de camas de terapia es del 70 %. Los hisopados se duplicaron y los casos positivos aumentaron un 50 %, según informaron a la nacion los intendentes de esos distritos.

Coronavirus: con 19.419 nuevos contagios, el país superó los 2,5 millones de casos

El promedio de ocupación en los distritos del Gran Buenos Aires es del 88%, según una muestra aleatoria realizada en 16 hospitales y sanatorios por la Sociedad Argentina de Terapias Intensivas.

En cambio el gobierno de la provincia brindó cifras oficiales donde se advierte que la ocupación de camas de terapia intensiva es del 66,86% en el AMBA. El dato baja al 58,55% si se toma el total de la provincia. En el total territorio hay un total de 4208 camas de cuidados intensivos, de las cuales están ocupadas 2477. Pero en el AMBA la situación es apremiante: del total de 2906 camas de terapia intensiva están ocupadas 1943.

“El gobierno tiene montado un sistema de derivaciones entre municipios y regiones, que permite dar soluciones rápidas. Desde este punto de vista, ninguna región o municipio se encuentra hoy en una situación crítica aunque el aumento de ocupación ha sido muy veloz en los últimos 10 días”, sostiene el jefe de gabinete provincial, Carlos Bianco. Un dato alarma a todos por igual: los contagios ya duplicaron el pico de agosto del año pasado. Entonces, sin clases y con restricciones en la circulación entre municipios se registraban 5800 casos por día. El viernes hubo un pico de 12.020 casos. “La primera semana de abril mostró un promedio de 14.800 hisopados diarios con picos de más de 20.000 hisopados en un día y 6137 confirmados. Es decir el 41% de positividad”, destaca Bianco. “Esto significa un aumento de confirmados del 16% respecto de la última semana de marzo, un aumento del 86% respecto al promedio del mes de marzo y 164% respecto del promedio diario de febrero”, manifiesta el funcionario. El número de personas que se acercó a hisoparse fue un 3% mayor a la última semana de marzo, 33% respecto del promedio diario del mes y 42% respecto a la misma variable en febrero, según afirma el jefe de gabinete de la provincia de Buenos Aires.

Hay stock de plasma de convalecientes pero la reserva es a la baja por la disminución de donantes y el aumento en la demanda: la semana pasada hubo 122 receptores y esta semana en promedio hubo 169.

“El aumento de contagios y la ocupación de camas de la provincia y en AMBA particularmente”, fueron los indicadores que motivaron a Kicillof a hablar de evitar una catástrofe, según su jefe de Gabinete.

El número de personas fallecidas también se acelera: 29 mil decesos en este territorio se suman en el año de pandemia. Cada día se cargan unos doscientos muertos en el sistema. A este ritmo no pasará una semana en superar los 30 mil fallecidos solo en esta provincia.

“La situación es dura. A nadie le gusta las restricciones, pero hace falta que la sociedad tome conciencia”, concluye Pablo Pratesi, jefe de terapia intensiva del Hospital Austral de Pilar, donde la ocupación ronda el 94% de las camas.