La Plata: echaron a los golpes de un restaurante a un vendedor de pañuelos descartables

GIF LA PLATA
GIF LA PLATA

Las imágenes comenzaron a circular esta tarde en las redes. Un video, capturado anoche por un testigo, permite ver cómo dos personas se trenzaron a golpes en un restaurante en una zona tradicional de la ciudad de La Plata. En el video se ve a un hombre -empleado del restaurante- sacar a un joven vendedor de pañuelos descartables a la fuerza. El joven regresó al local con un fierro y fue detenido por la policía, según informaron desde el local.

Según explicó Martín Paula, encargado del restaurante platense Modelo –ubicado en la ochava de calle 5 y 54- el episodio se dio ayer por la noche. “Sobre otra vereda el chico estaba vendiendo en muy mal estado, no sé si de alcohol o algo más, pero estaba muy mal”, repasó, y precisó: “Uno de los clientes no le quiso comprar y él respondió de muy mala manera. Ahí es cuando un compañero lo ve y le pide que se retire de la vereda”.

Paula, en diálogo con TN, indicó que el lugar no habilita el ingreso de vendedores ambulantes al restaurante, aunque es habitual que ofrezcan productos a los clientes sobre la vereda. “Normalmente no hay problema, cientos de personas pasan pidiendo todos los días”, aseguró.

Sin embargo, el altercado con el joven vendedor escaló. “Quiso entrar al local por la ochava y mi compañero no lo dejó. Ahí se metió por la puerta lateral, sobre la calle 5, desde donde lo retiraron”, sostuvo el encargado, y agregó: “No vi golpes de puño, aunque como mi compañero no tiene un físico tan grande no lo pudo controlar hasta que lo puso contra la pared y ahí yo lo tomo de un brazo para llevarlo afuera”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El vendedor ahí fue, pero solo por unos instantes, según la recapitulación de Paula. “A los minutos ya estaba de vuelta afuera con una faca, un fierro grande, que raspaba en el piso. Ahí fue cuando llamé al 911 y vino el patrullero, que lo fue a buscar y no tuve más noticias”, contó.

Y remarcó: “Pasa un montón de gente vendiendo pañuelitos, pero este muchacho estaba muy mal. Cuando se fue seguimos trabajando”.