El pintor Johannes Vermeer utilizaba una cámara oscura para pintar sus cuadros

El pintor neerlandés Johannes Vermeer solía usar una cámara oscura para pintar sus cuadros, conocidos por su precisión y el juego de luz, declaró este viernes 6 de enero el Rijksmuseum de Ámsterdam al presentar una nueva biografía del artista.

El libro cuenta que un grupo de monjes jesuitas enseñó al pintor a usar la cámara oscura, lo que demuestra por primera vez la influencia que tenía la iglesia católica sobre Vermeer (1632-1675), que antes de convertirse al catolicismo era protestante, indica el museo en un comunicado.

El Rijksmuseum, también conocido como museo Nacional de Ámsterdam, organizará en febrero la mayor exposición jamás realizada sobre este pintor del siglo de oro neerlandés, con 28 cuadros. La vida de Vermeer es poco conocida, al contrario de sus obras, como “La joven de la perla”, uno de los cuadros más famosos.

Su casa en Delft, una ciudad situada entre La Haya y Róterdam, estaba al lado de una misión jesuita que albergaba una iglesia escondida. A finales del siglo XVI, el culto católico fue prohibido por los holandeses calvinistas, pero cerca de un tercio de la población siguió siendo fiel al Vaticano.

Johannes Vermeer
“The Wine Glass” es uno de los cuadros famosos de Vermeer, creado en 1660. Representa a una mujer sentada y un hombre de pie bebiendo al interior de un lugar. (Foto: AdobeStock)

JOHANNES VERMEER ESTUVO EN CONTACTO CON LOS JESUITAS

Vermeer “muy probablemente entró en contacto con los jesuitas por primera vez en relación con la cámara oscura”, según la biografía que publicará en enero el jefe de Bellas Artes del Rijksmuseum, Gregor Weber.

La cámara oscura, usada bajo diferentes formas desde miles de años, es un instrumento óptico que contiene un cuarto o una caja oscura en la cual se proyecta una imagen exterior a través de un pequeño hoyo.

“Los efectos luminosos de la cámara también se encuentran en los cuadros de Vermeer, lo que deja pocas dudas de que el artista se inspiró en ella”, afirma el museo.

Los jesuitas “consideraban la cámara oscura como una herramienta de observación de la luz divina de Dios”, explicó el museo. El efecto característico que produce la cámara, con el centro enfocado pero dejando borrosas otras zonas, es “precisamente lo que realiza Vermeer” en su cuadro “La encajera”, expuesto en el Louvre de París, añadió Weber. N

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

Mon Laferte revela su faceta como artista plástica con exposición en Chile

Exposiciones dedicadas a mujeres artistas se multiplican tras estar olvidadas

Muralismo urbano mexicano: un soporte del diario acontecer