Pierde fuerza bandera de guerra de la Confederación en EEUU

JAY REEVES
1 / 2

EEUU BANDERA CONFEDERADA

Un empleado de la municipalidad de Tupelo, Mississippi, recoge la bandera del estado que por última vez incluyó emblemas de la bandera de guerra de la Confederación el 29 de junio del 2020. (Thomas Wells/The Northeast Mississippi Daily Journal via AP, File)

BIRMINGHAM, Alabama, EE.UU. (AP) — Viejo símbolo que enorgullece a algunos y enfurece a otros, la bandera de la Confederación está perdiendo su lugar de prominencia 155 años después de que los estados del sur de Estados Unidos fuesen derrotados en una guerra en la que buscaban perpetuar la esclavitud.

La legislatura de Mississippi, controlada por los republicanos, votó el domingo a favor de retirar ese emblema rebelde de la guerra civil de la bandera estatal, una medida que se venía gestando desde hacía años que se hizo realidad en un abrir y cerrar de ojos en medio de un debate nacional en torno a las desigualdades raciales, desatado por la muerte de George Floyd a manos de la policía de este estado. Mississippi era el último estado que tenía ese símbolo en su bandera.

La categoría NASCAR de automovilismo, un producto del sur muy popular en esa región, prohibió llevar esa bandera rebelde a sus carreras este mes y algunas localidades del sur retiraron monumentos y estatuas que homenajean la causa confederada. Ya había habido una campaña similar hace cinco años, motivada por la matanza de nueve personas de raza negra en una iglesia de Charleston, Carolina del Sur. Un supremacista blanco fue condenado por la matanza.

No se confunda: La bandera de la Confederación no ha desaparecido en el sur. Si no lo cree, vaya por una de las carreteras donde miembros de los Hijos de Veteranos Confederados erigieron gigantescas banderas de guerra o pase por el Dixie General Store, donde Bob Castello vive de la venta de camisetas, accesorios para autos y otros artículos alusivos a los rebeldes sureños en un condado de Alabama que lleva el nombre de un oficial confederado, el general Patrick Cleburne.

“Estamos vendiendo mucho en estos momentos”, dijo Castello el lunes.

El propio Castello, sin embargo, se sorprende del impacto de las manifestaciones contra la brutalidad policial, que parecen estar poniendo fin a generaciones de adoración por la bandera de la Confederación. Se pregunta qué pasará ahora.

“Esto podría seguir”, comentó. “Esto no tiene límites”.

La Confederación fue fundada en Montgomery en 1861. Su constitución prohibía “negar o socavar el derecho a la propiedad de esclavos negros”. El sur perdió la guerra civil, la esclavitud fue abolida y desde entonces los partidarios de la Confederación dicen que la guerra no fue sobre la esclavitud, sino que defendían una “causa perdida” que giraba en torno a los derechos de los estados y la nobleza y el honor del sur.

Para algunos, la bandera de la Confederación --con su fondo rojo, una X azul y estrellas blancas-- es un símbolo de la herencia y el orgullo sureños. La banda musical Alabama la incluyó en las tapas de cinco de sus discos en las décadas de 1980 y 1990, en la cima de su popularidad.

Patty Howard, que visitó el lunes una gigantesca escultura tallada de generales confederados en el Parque Stone Mountain de Georgia con su esposo Toby, dijo que la bandera no los ofende, pero que tampoco la exhiben en el frente de su casa en Hendersonville, Carolina del Norte.

“No la veo como algo asociado con la esclavitud”, dijo Howard, de 71 años. “Para nosotros, representa el sur”.

La bandera tiene su lado oscuro. Ha sido agitada por décadas por el Ku Klux Klan, neonazis y otros supremacistas blancos que se oponen a la igualdad de derechos. El uso de la bandera por esos grupos, combinada con la sensación cada vez más generalizada de que llegó la hora de retirar ese símbolo de una nación derrotada de una vez por todas, alienta los cambios.

“La discusión sobre la bandera de 1894 es tan divisiva como la bandera misma y llegó la hora de acabar con esto”, expresó el gobernador de Mississippi Tate Reeves aludiendo a la bandera actual del estado, adoptada por la legislatura en momentos en que los supremacistas blancos suprimían el poder político que habían ganado los afroamericanos después de la guerra civil.

Georgia, que incorporó el emblema a su bandera estatal en 1956, en respuesta a una decisión de la Corte Suprema de abolir la segregación en las escuelas públicas, adoptó una bandera sin un símbolo rebelde en el 2003.

Alabama tuvo la bandera rebelde en su Capitolio hasta 1993, en que fue retirada por las protestas de legisladores negros. Más banderas de la Confederación fueron retiradas de un enorme monumento a la Confederación afuera del edificio en el 2015, cuando Carolina del Sur retiró también su bandera de guerra del Capitolio tras la matanza de Charleston.

A Mississippi le tomó más tiempo. Después de ese episodio, el presidente de la cámara baja Philip Gunn, republicano, dijo que era hora de retirar el símbolo. La gente lo resistió, diciendo “que se quede la bandera y se vaya el presidente de la cámara”. Gunn sobrevivió y fue reelegido dos veces.

En las últimas semanas, Gunn y el vicegobernador Delbert Hosemann, también republicano, convencieron a numerosos legisladores de ambos partidos de que era hora de cambiar la bandera.

___

Los reporteros de la Associated Press Kate Brumback (Stone Mountain, Georgia) y Emily Wagster Pettus (Jackson, Mississippi) colaboraron en este despacho.