Pese a un informe demoledor, Venezuela logra un puesto en el Consejo de Derechos Humanos en la ONU

Daniel Lozano

CARACAS.- El gobierno de Nicolás Maduro ganó hoy la votación para que Venezuela forme parte del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas sólo unos minutos antes de que comience la liberación de 24 de los 466 presos políticos que todavía permanecen en las mazmorras revolucionarias. Entre los países miembros de la ONU no pesó el demoledor informe publicado por Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU. La candidatura bolivariana superó a Costa Rica por 105 votos a 97, obteniendo así uno de los dos puestos destinados para la región.

El otro cargo para el período 2020-2022 resultó para Brasil, que se presentaba a la reelección, por 153 votos.

La revolución se lanzó de inmediato a celebrar su victoria diplomática. "Venezuela hizo su campaña bajo el protocolo de Naciones Unidas, haciendo aportes, propuestas; no con bajas intenciones como otros Estados miembros", se congratuló el canciller Jorge Arreaza.

Los esfuerzos del continente para impedirlo, con la presentación a última hora y de forma improvisada de la candidatura de Costa Rica, no fueron suficientes para arrebatarle el puesto al gobierno de Nicolás Maduro . Los países que conforman el Grupo de Lima, Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea (UE), con las denuncias previas de las ONG de derechos humanos, apoyaron fuertemente a Costa Rica, que dispone de una solvente política en defensa de los derechos humanos. Un país que ni siquiera tiene fuerzas armadas.

El apoyo del movimiento de los Países No Alineados, que preside actualmente Venezuela, inclinó finalmente la balanza hacia el lado revolucionario. Entre las naciones africanas y asiáticas no impactó el informe Bachelet, que reúne miles de ejecuciones extrasumariales, prácticas continuas de torturas, violaciones sexuales, persecuciones políticas y el derrumbe de los servicios sanitarios, lo que provocó una diáspora que ya supera los cinco millones de emigrantes.

Entre el grupo de liberados se encuentra el tuitero Pedro Jaimes, que permaneció en prisión durante 17 meses por publicar en su cuenta de Twitter la trayectoria de un viaje en avión de Maduro, una información que él mismo sacó de Internet. Jaime también fue torturado: lo asfixiaron con bolsas de plástico, le aplicaron descargas eléctricas y le dieron tantos golpes que hasta le rompieron una costilla.

Otro de los excarcelados es Elías Rodríguez, dirigente juvenil de Voluntad Popular (VP, el partido del presidente interino Juan Guaidó), quien permaneció nueve meses en la siniestra sede de la policía política en el Helicoide. El joven fue detenido en enero con volantes de su partido en el interior de su vehículo.

"No es inédito ni inusual que un país muy cuestionado en derechos humanos sea electo miembro del Consejo en la ONU. La elección de Venezuela denota que el régimen de Maduro sigue siendo capaz de conseguir un apoyo político importante en la ONU", subrayó desde Washington el internacionalista Mariano de Alba. Países como Cuba, Iran o Irak, además de la propia Venezuela, ya han ostentado anteriormente este posición.

"Una vergüenza que el régimen venezolano acceda a un puesto en el Consejo de Derechos Humanos. La dictadura se encuentra entre los mayores violadores de derechos humanos del planeta y se supone que va a velar por ellos a nivel mundial", reaccionó el fiscal Zair Mundaray, exiliado actualmente en Colombia.