Perú le prohíbe el ingreso a Evo Morales por “intervenir” en la política interna

El expresidente de Bolivia Evo Morales
El expresidente de Bolivia Evo Morales

LIMA-. Perú prohibió el ingreso a su territorio del exmandatario boliviano Evo Morales por “intervenir” en los asuntos de la política interna del país, sumido en una grave crisis institucional y política salpicada de manifestaciones en varias regiones, informó este lunes el ministerio del Interior.

“Se dispuso el registro del impedimento del ingreso al país, a través de todos los puestos de control migratorio, de nueve ciudadanos de nacionalidad boliviana, entre quienes se incluye al señor Juan Evo Morales Ayma”, indicó la cartera en referencia al exmandatario, que ha expresado su apoyo a las protestas contra el gobierno de la presidenta peruana, Dina Boluarte.

El vicepresidente Choquehuanca (centro), junto al expresidente Evo Morales
El vicepresidente Choquehuanca (centro), junto al expresidente Evo Morales - Créditos: @DAVID MERCADO

“En los últimos meses se ha identificado a ciudadanos extranjeros, de nacionalidad boliviana, que ingresaron al país para efectuar actividades de índole política proselitista, lo que constituye una clara afectación a nuestra legislación migratoria, a la seguridad nacional y al orden interno del Perú”, agregó el ministerio.

Morales, que presidió Bolivia entre 2006 y 2019, ha tenido una presencia activa en la política peruana desde que el exmandatario izquierdista Pedro Castillo llegó al poder en julio de 2021 hasta su destitución el pasado 7 de diciembre.

Desde la caída de Castillo, el líder boliviano ha expresado su apoyo a las protestas, en especial a las que se producen en Puno, la región aymara peruana fronteriza con Bolivia. “Mientras grupos oligárquicos de la derecha en Perú tratan de amedrentarnos con mentiras y denuncias insostenibles, continúa la represión brutal contra hermanos indígenas que reclaman justicia, democracia y recuperación de sus recursos naturales. El Perú profundo ha despertado”, escribió Morales en Twitter el sábado pasado.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La nueva presidenta de Perú, Dina Boluarte, había pedido el miércoles pasado a Morales dejar de “intervenir” en los asuntos internos del país y dijo que las autoridades migratorias evaluaban prohibirle su ingreso a territorio peruano.

Horas antes, la canciller peruana, Ana Gervasi, fue citada en el Congreso por este asunto. Según la agenda de la Comisión de Relaciones Exteriores del Parlamento, Gervasi fue convocada para que dé cuenta sobre las relaciones bilaterales con Bolivia, el flujo migratorio irregular de bolivianos por la región de Puno y la posición de su sector en lo que se refiere a “la idea secesionista contemplada en el decálogo (del bloque) Runasur, impulsada por el señor Juan Evo Morales Ayma, básicamente en el sur de nuestro país”.

Proyecto político Runasur

Morales visitó en varias ocasiones desde noviembre de 2021 la región sureña de Puno, fronteriza con Bolivia, para promover su proyecto geopolítico Runasur, que impulsa el diálogo y la cooperación —organización, en general— entre pueblos indígenas, sindicatos, organizaciones sociales y colectivos civiles de Latinoamérica.

Algunos políticos y líderes de Perú rechazan la participación de Morales y su entorno en reuniones con grupos opositores al gobierno de Boluarte. Las críticas crecen ante iniciativas secesionistas de algunos colectivos, que plantean que el sur peruano se separe como un Estado aparte. “No basta con una respuesta administrativa de Migraciones. No vamos a permitir que ningún presidente, expresidente, ni líder ni persona se inmiscuya en los asuntos de Perú, sobre todo afectando los legítimos derechos de los peruanos”, expresó el primer ministro.

El congresista conservador Jorge Montoya presentó una denuncia penal contra Morales, a quien acusa de promover la separación de una parte de Perú y era uno de los que exigía que se impida su entrada al país. Su colega de bancada, José Cueto, pide que el exmandatario boliviano sea capturado.

Simpatizantes del candidato de izquierda Pedro Castillo manifiestan en la ciudad andina de Puno, cerca de la frontera con Bolivia, el 14 de junio de 2021 STR AFP
Simpatizantes del candidato de izquierda Pedro Castillo manifiestan en la ciudad andina de Puno, cerca de la frontera con Bolivia, el 14 de junio de 2021 STR AFP - Créditos: @Agencia AFP

Por su parte, Morales alega que respalda el pedido de un sector de peruanos que quiere una nueva Constitución y que eso no es una injerencia indebida. “Somos países hermanos y seremos vecinos por toda la vida. Compartir experiencias de una Constituyente para refundar el país y consolidar la soberanía con igualdad, inclusión y solidaridad, no es intervencionismo. La insurrección no se resuelve con reforma parcial de la Constitución”, replicó en Twitter.

Mientras tanto, en Perú continúan las protestas

Miles de personas continúan este lunes por quinto día consecutivo participando en las movilizaciones generales en las que se reclama la salida de la presidenta de Perú, Dina Boluarte, elecciones anticipadas y el cierre del Congreso, en especial en las zonas rurales del sur del país, donde se han registrado bloqueos de carreteras y enfrentamientos con las autoridades.

Gente en el cortejo fúnebre de Clemer Rojas, de 23 años, fallecido durante las protestas contra la presidenta Dina Boluarte, en Ayacucho, Perú, el sábado 17 de diciembre de 2022.  Nueve personas han muerto en Ayacucho de un total de 22 en varias partes del país en menos de una semana desde que empezaron las protestas. (AP Foto/Franklin Briceño)
Gente en el cortejo fúnebre de Clemer Rojas, de 23 años, fallecido durante las protestas contra la presidenta Dina Boluarte, en Ayacucho, Perú, el sábado 17 de diciembre de 2022. Nueve personas han muerto en Ayacucho de un total de 22 en varias partes del país en menos de una semana desde que empezaron las protestas. (AP Foto/Franklin Briceño)

Las últimas cifras oficiales hablan de al menos 13 de las principales carreteras del país bloqueadas en los departamentos de Puno; Cuzco, Arequipa, Madre de Dios, Apurímac, Ucayali y Tacna, mientas que más de medio centenar de otras vías secundarias continúan en la misma situación. Mientras tanto, en la capital, Lima, al menos un centenar de personas han sido detenidas mientras participaban en las protestas. Asimismo, varios sectores y sindicatos anunciaron que se sumarán a las jornadas de huelga que se convocaron antes del fin de semana.

“Los últimos acontecimientos en Puno han confirmado el carácter represivo, dictatorial, militar, y abusivo”, denunció el grupo parlamentario que representa a esta región, que ha criticado el uso desproporcionado y a discreción de la fuerza contra “mujeres, jóvenes, adolescentes, vecinos y prensa”.

Las protestas en Perú se iniciaron tras la detención del expresidente Pedro Castillo y su acusación por rebelión al intentar cerrar el Congreso y convocar elecciones parlamentarias, tras año y medio intentando gobernar al tiempo que lidiaba con las maniobras de la cámara, que a la tercera logró su destitución.

Como consecuencia de la represión de las protestas por parte de las fuerzas del orden, cerca de 30 personas han muerto. La Fiscalía abrió el viernes una investigación contra Boluarte y varios ministros del gabinete por estos hechos.

Agencias AFP y DPA