Perú: hallan los restos de una mujer que vivió hace 600 años en el Imperio inca

LA NACION
·2  min de lectura

En Lima, Perú, un grupo de obreros encontró los restos de una mujer y, tras ser analizados por expertos arqueológicos, confirmaron que corresponden a una joven de unos 20 años que vivió hace aproximadamente 600 años en el Imperio inca.

Esteco: la mítica ciudad del siglo XVI descubierta en Salta ve la luz por primera vez

La agencia AFP informó que los trabajadores estaban excavando para instalar una tubería de gas cuando hallaron los restos en el distrito de San Juan de Lurigancho. El hecho ocurrió en 2018, pero los estudios arqueológicos para determinar la antigüedad culminaron recién este año.

Incluso hicieron una reconstrucción digital de la cara de la mujer, que fue bautizada como "Wayaw", que en quechua significa "sauce". Además pudieron determinar que medía 1,48 metros y se cree que murió por causas naturales.

La jefa de la excavación, Cecilia Camargo, reveló que posiblemente haya sido hilandera, como miles de trabajadoras peruanas de la actualidad: "Fue una artesana que se dedicaba a una labor tan noble como es el tejido, con técnicas que hasta hoy se preservan".

Una de las pruebas que confirmó su profesión fue el desgaste de los huesos de los hombros y cadera. Fue hallada en posición fetal, enterrada junto a objetos textiles y otros decorativos, como un prendedor de plata y brazaletes con conchas de mariscos.

La joven, que los lugareños llaman la "Dama del Sauce", tenía la cara alargada, nariz aguileña y labios gruesos. Su esqueleto y objetos personales se entregarán al Ministerio de Cultura para que decidan dónde expondrán el hallazgo arqueológico.

"El Sauce fue un centro poblado que se dedicaba a la agricultura, a la orfebrería y pastoreo, un espacio de control del Imperio inca", expresó el arqueólogo independiente Julio Abanto, que trabaja en la zona donde se encontraron los restos.

Un cachorro de cinco patas es salvado del sacrificio y ahora disfruta de una nueva vida

"El hallazgo es bastante emocionante, porque es una pieza más que le devolvemos a las perdidas hojas de nuestra historia", cerró Abanto.