Tras renunciar a Superliga, City y Tottenham ganan

STEVE DOUGLAS
·3  min de lectura

Una semana aciaga para Manchester City y Tottenham, dos de los clubes rebeldes en el moribundo proyecto de la Superliga, se complicó más el miércoles, cuando ambos se vieron en desventaja, en su regreso a la actividad dentro de la Liga Premier inglesa.

Los dos equipos se recuperaron para obtener triunfos vitales que los dejaron de buen ánimo para su siguiente compromiso. Ambos chocarán el domingo en Wembley, en la final de la Copa de la Liga.

El City permitió un gol apenas a los 20 segundos pero terminó superando 2-1 al Aston Villa y estiró a 11 puntos su ventaja en la cima, mientras se acerca a lo que casi seguramente será su tercer título de liga en cuatro años.

Tanto el City como el anfitrión perdieron a un jugador por cartulina roja en el Villa Park. El zaguero del City, John Stones, se llevó la expulsión directa por una falta imprudente y tardía en el primer tiempo.

La ambición de Tottenham, de jugar en una lucrativa Superliga pudo quedar sepultada, pero el equipo sigue peleando por un puesto en las copas europeas la próxima temporada tras una agónica victoria 2-1 ante Southampton.

Son Heung-min transformó un penal a los 90 minutos para dejar a los Spurs apenas dos puntos detrás de Chelsea, el cuarto de la tabla general, en la pugna por los boletos ingleses para la Liga de Campeones.

Ryan Mason debutó con el pie derecho como técnico interino. Reemplaza a José Mourinho, quien fue despedido el lunes con Tottenham en el séptimo escaño de la liga.

Mason, un ex volante de Tottenham que se vio obligado a retirarse en 2018 al no poder recuperarse de una fractura del cráneo, hizo historia al convertirse en el técnico más joven en un partido de la Liga Premier, con 29 años y 312 días.

Tottenham debió remontar tras quedar en desventaja a los 30 minutos por el gol de Danny Ings, quien definió con un cabezazo que primero pegó en un poste. Ings salió lesionado en la segunda parte.

Gareth Bale, de titular por primera vez en más de un mes, niveló a los 60 con un soberbio remate combeado.

Son se encargó de certificar el triunfo desde los 12 pasos, luego que su compañero Sergio Reguilón fue víctima de una falta apenas dentro del área.

Mason no pudo contar con Harry Kane. El máximo goleador de la Premier vio el partido desde las vacías gradas del estadio Tottenham Hotspur tras salir lastimado en el tobillo en el partido contra Everton la semana pasada.

Mason no descartó que Kane pueda jugar en la final de la Copa de la Liga contra Manchester City el domingo en el estadio Wembley, la única oportunidad que le queda a Tottenham para conquistar un título esta temporada y otra vía para acceder a las copas europeas el próximo curso.

Tanto el City como el Tottenham disputaron sus primeros partidos desde que abandonaron el proyecto de la Superliga, que lanzaron con otros 10 clubes de elite en Europa.

Un grupo pequeño de hinchas protestó frente al estadio de los Spurs, antes del partido ante Southampton. Pidió la destitución del presidente Daniel Levy y que el ENIC Group, dueño del equipo, lo venda.