Peña Nieto, regañado y humillado por Trump en llamada telefónica

Enrique Pérez Quintana
Enrique Peña Nieto, presidente de México. Foto: Cuartoscuro / Donald Trump, presidente de EEUU. Foto: AP

Con motivo de la firma de una orden ejecutiva del presidente Donald Trump para financiar la construcción de un muro en la frontera de ese país con México e insistir en que lo pagarán los mexicanos, el presidente Enrique Peña Nieto, mediante un twitter, informó que no asistiría a una reunión que se realizaría en la oficina del presidente Trump, el 31 de enero.

El ambiente político entre los dos gobiernos de ha vuelto “tenso” a partir de las determinaciones y expresiones de Donald Trump hacia México y los mexicanos, no obstante lo cual, el gobierno de Peña Nieto continúa informando que está en busca de acuerdos y construir “puentes” de amistad con el nuevo presidente de los Estados Unidos. En ese afán, recientemente desde Los Pinos se informó que ambos mandatarios habrían sostenido una conversación telefónica de una hora, la mañana del viernes 27 de enero, en la que acordaron continuar el diálogo para fortalecer la relación bilateral.

Según el comunicado del gobierno de México, ambos presidentes reconocieron, respecto al pago del muro fronterizo, sus “claras y muy públicas diferencias de posición en este tema tan sensible”, y acordaron resolverlas como parte de una “discusión integral de todos los aspectos de la relación bilateral”. Los presidentes también convinieron, por ahora, ya no hablar públicamente de este “controversial tema”. El comunicado de la Casa Blanca en Washington fue entregado a los medios con una versión similar.

La intención de los comunicados fue entregar a los medios la imagen de una relación cordial y sensata entre los dos presidentes, lo que contrasta con la figura agresiva y prepotente que se extiende por todo el mundo del presidente Donald Trump.

Entrevistada en el portal de internet “Aristegui en vivo” la periodista Dolia Estévez, corresponsal en Washington, reveló que la conversación vía telefónica del viernes 27 entre los dos presidentes del “Fue una conversación muy ofensiva donde Trump humilló a Peña Nieto”. (Aristegui Noticias, 1 febrero 2017)

“Obtuve información confidencial que pude corroborar sobre el contenido de la conversación que sostuvieron Trump y EPN el viernes pasado”. Trump le dijo a Peña Nieto que no necesita a México ni a los mexicanos, en tono amenazante, e incluso se quejó del mal papel que está haciendo el Ejército en el combate al narcotráfico”, señaló Estévez. “No necesito a los mexicanos, no necesito a México, vamos a construir el muro y ustedes van a pagar les guste o no”.

“Trump siempre en tono humillante, ofensivo, dijo que los militares mexicanos no servían para su tarea de combatir el narcotráfico. Amenazó con usar la fuerza militar… la actitud de Trump fue todo menos que constructiva”. Dijo que no permitiría que las drogas procedentes de México continuaran envenenando a sus ciudades.

Comentó la periodista Dolia Estévez que “ante esta insólita embestida de Trump, Peña no fue firme, balbuceó”, el presidente Peña intentó explicar a Trump que México busca una relación constructiva con Estados Unidos.

Por último, dijo Estevez a Carmen Aristegui que el comunicado de prensa no informa lo que pasó pues “la conversación en realidad no duró una hora, sino que se prolongó por una hora porque se comunicaron a través de un intérprete”. 

El relato que hace la periodista Dolia Estévez de la conversación de los presidentes, sí refleja la personalidad y tendencia a la ofensa de Donald Trump, que más parece inclinado a la confrontación que a la construcción de acuerdos.

La historia es la gran maestra de los pueblos, los mexicanos no deben olvidar el pasado y tendrán que hacer de esta crisis una oportunidad para crecer sin tener encima el peso que representan los intereses del gobierno estadounidense.

Por lo pronto, al interior de México y ante el “enemigo” externo, el efecto es el surgimiento de solidaridad y apoyo a las determinaciones que tome el presidente Peña Nieto para enfrentar el conflictivo estilo de gobernar de Donald Trump.

En estas horas la solidaridad y simpatía de muchos pueblos y gobiernos en el mundo se han identificado con México y su gobierno, lo que desde luego será parte de la oportunidad que podría llevar a disminuir la dependencia con los Estados Unidos. Todavía falta mucho camino por andar, pero los mexicanos estarían en la vía de conquistar otra independencia.

Trump sí ofreció militares contra “bad hombres” en México: AP

La agencia Associated Press (AP) señaló que en una conversación telefónica, el presidente Donald Trump sí le dijo al mandatario mexicano Enrique Peña Nieto que podría mandar militares a enfrentar a los “bad hombres ahí” a menos que el ejército de México haga más para controlarlos, en declaraciones que según la Casa Blanca tuvieron un tono “a la ligera”.

Un funcionario de la Casa Blanca confirmó a AP que las declaraciones, un extracto de la conversación obtenido por The Associated Press de una conversación de una hora, “eran parte de una discusión sobre cómo Estados Unidos y México podrían colaborar para combatir a los cárteles de la droga y otros elementos delictivos y hacer la frontera más segura”.

El funcionario, quien habló con la condición de no ser identificado porque no estaba autorizado a dar información al respecto, dijo que “la conversación fue “agradable y constructiva”.

Trump hizo el comentario durante una conversación telefónica de una hora que tuvo con Peña Nieto el 27 de enero.

“Tienen muchos bad hombres ahí”, le dijo Trump a Peña Nieto, de acuerdo con el extracto recibido por la AP. “No están haciendo lo suficiente para detenerlos. Creo que su ejército está asustado. El nuestro no, así que podría enviarlo para que se haga cargo”.

Una persona con acceso a la transcripción oficial de la llamada telefónica solo proporcionó ese extracto a la AP. La persona lo entregó con la condición de mantener el anonimato debido a que el gobierno no hizo públicos los detalles de la llamada.

El extracto de la transcripción no aclara a quién se refería Trump con “bad hombres” (“hombres malos”), ni el tono o el contexto de la declaración. Tampoco contiene la respuesta de Peña Nieto. México negó que Trump hiciera dicha amenaza.

Eduardo Sánchez, portavoz de la oficina de presidencia de México, negó que el tono de la conversación fuera hostil o humillante y dijo que había sido respetuoso.

“Es absolutamente falso que el presidente de los Estados Unidos haya amenazado con mandar tropas a México”, dijo Sánchez el miércoles por la noche en una entrevista con Radio Fórmula.

El gobierno de México, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores, dijo a la AP que “las expresiones negativas a las cuales se hace referencia, no sucedieron durante dicha llamada telefónica. Al contrario, el tono fue constructivo”.

La llamada entre ambos mandatarios se realizó con la intención de hacer las paces entre el nuevo presidente y su aliado, quienes tuvieron una serie de diferencias públicas por la insistencia de Trump en que México pague por el muro que Estados Unidos pretende construir en la frontera, algo que el país latinoamericano se niega rotundamente a aceptar.

El portal web Aristegui Noticias, de México, publicó el martes una descripción similar de la llamada telefónica, basada en el reporte de la periodista Dolia Estévez. El reporte dice que Trump humilló a Peña Nieto en una conversación muy ofensiva.

La cancillería de México refutó dicho reporte y dijo que estaba basado “en absolutas falsedades”.

Los estadounidenses podrían reconocer la altisonancia característica de Trump en sus comentarios, pero las declaraciones quizá conlleven mayor peso en México.

El analista político y ex vocero presidencial Rubén Aguilar señaló que Peña Nieto parecía haber conseguido un impulso en su bajo nivel de aprobación luego de que los mexicanos lo cobijaron al desafiar públicamente a Trump en la disputa por el muro fronterizo.

Sin embargo, las declaraciones más recientes de Trump podrían socavarlo si Peña Nieto es percibido como “débil”, señaló.

Trump ya ha utilizado la frase “bad hombres”. Durante un debate entre candidatos presidenciales en octubre, prometió librar a Estados Unidos de “capos narcotraficantes” y de “gente mala”.

“Tenemos algunos ‘bad hombres’ aquí y los vamos a sacar”, dijo. La frase se extendió en las redes sociales y los adversarios de Trump dijeron que estaba denigrando a los inmigrantes.

Los comentarios de Trump son congruentes con la postura intransigente del nuevo gobierno en materia de política exterior en general y con el deseo del presidente de romper viejas normas en todo el mundo.

Antes de su investidura, Trump habló con la presidenta de Taiwán, lo que quebrantó una añeja postura de política exterior de Estados Unidos y molestó a China. Su suspensión temporal al ingreso de refugiados y de viajeros de siete naciones predominantemente musulmanas, mientras se revisan los procedimientos de evaluación para disminuir la amenaza de ataques de extremistas, ha ocasionado consternación en varias partes del planeta.

Pero nada ha creado el mismo nivel de disputa que el muro fronterizo, una parte central de su campaña presidencial. México ha reiterado que no va a pagar la construcción del muro y que se opone a éste. Antes de la llamada telefónica, Peña Nieto canceló una visita que tenía planeada a Estados Unidos.

La disputa con México de la semana pasada surgió en relación al comercio, luego de que la Casa Blanca propuso un impuesto de 20% a las importaciones de productos del crucial aliado estadounidense para financiar el muro después de que Peña Nieto canceló abruptamente su viaje del 31 de enero a Washington.

Estados Unidos y México tienen un intercambio comercial diario a través de la frontera de aproximadamente 1.600 millones de dólares, y cooperan en todo, desde migración hasta lucha contra las drogas e importantes asuntos ambientales.

Trump le encargó a su yerno y asesor de alto rango Jared Kushner —un ejecutivo inmobiliario sin experiencia en política exterior— la tarea de manejar la disputa en curso, según un funcionario del gobierno con conocimiento de la llamada telefónica.

Durante una conferencia de prensa con la primera ministra británica Theresa May la semana pasada, Trump describió su llamada con Peña Nieto como “amigable”.

En un comunicado, la Casa Blanca dijo que los dos líderes admitieron sus “claras y muy públicas diferencias” y acordaron analizar el desacuerdo en inmigración como parte de conversaciones más amplias sobre la relación entre sus naciones.