Película ganadora de Cannes contó con productor mexicano

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — La película ganadora de la Palma de Oro en Cannes “Triangle of Sadness” (“El triángulo de la tristeza”), del director sueco Ruben Ostlund, cuenta con un toque mexicano gracias a la participación del productor Julio Chavezmontes, cuya relación laboral y de mutua admiración con Ostlund se remonta a varios años.

“Nosotros estuvimos implicados desde el principio, desde que estaba escribiéndose el guion y después fuimos parte de la consolidación del sistema financiero y junto con los demás coproductores fuimos acompañando la película”, dijo Chavezmontes, quien fungió como coproductor de la cinta, en entrevista telefónica con The Associated Press desde Francia, donde se recuperaba de un contagio reciente de COVID-19.

El productor pudo estar en el estreno de la película, pero no en la premiación en Cannes. “Triangle of Sadness” también tuvo cambios importantes en su realización debido a la pandemia, incluyendo una pausa en el rodaje y un cambio de locación.

“Antes de la pandemia, se iba a filmar una buena parte en México”, contó Chavezmontes.

Al final se filmó en Evoia, Grecia, y en Suecia, con un elenco de actores de países tan variados como Filipinas, Sudáfrica, Francia, Gran Bretaña, Alemania, Suecia y Dinamarca. Las playas del Mediterráneo sirvieron para contar esta historia del naufragio de un crucero para súper ricos, cuyos sobrevivientes, incluida una pareja de celebridades, quedan atrapados en una isla.

“Inicia con una pareja de modelos en muy distintos puntos de su carrera: la carrera de él está digamos en el punto final, mientras que la de ella está iniciando y está en este punto de gran éxito”, dijo el productor.

El filme es descrito como una sátira social en la que Woody Harrelson actúa de marxista y capitán del crucero. La sudafricana Charlbi Dean y el británico Harris Dickinson son otros miembros del reparto.

En su estreno en Cannes, la película fue ovacionada y, lo más importante, generó muchas risas.

“Es una gran, gran comedia. Es una película que es muy divertida de ver en una sala (de cine). Es muy divertida en la forma más importante, porque es la que te hace pensar, la que te incomoda también. Es una película que no tiene miedo a incomodarte, a retarte como espectador”, dijo Chavezmontes. “Es una crítica feroz a un sistema, pero también a una forma de socializar y a una forma de evaluar a las personas”.

Chavezmontes se dijo admirador del trabajo de Ostlund desde hace varios años, al grado que lo considera una influencia para “Tiempo compartido”, la película que escribió con su socio en la productora y distribuidora mexicana PIANO, Sebastián Hofman. La cinta compitió en Sundance en 2018 cuando Ostlund era presidente del jurado y él les entregó el premio al mejor guion.

Por su parte, PIANO fue la distribuidora en México de “The Square” (“The Square. La farsa del arte”) de Ostlund, galardonada con la Palma de Oro en 2017, y tras estas experiencias surgió la oportunidad de colaborar en “Triangle of Sadness”.

Sobre su papel como coproductor, Chavezmontes dijo que Ostlund es bastante abierto durante la preproducción, pero que toma las riendas al prender la cámara.

“Ruben es alguien que tiene clarísimo lo que él quiere hacer, creo que es alguien que tiene muy resuelto su estilo. Las películas las platica mucho durante el desarrollo, pero al momento de filmar él tiene todo muy claro”, dijo.

Ahora Chavemontes continúa su labor como productor de cine latinoamericano. Este año produjo el documental “Pobo ‘Tzu’ - Noche blanca”, la ópera prima de Yollótl Alvarado y Tania Ximena Ruiz; así como el documental “Malintzin 17” de Mara y Eugenio Polgovsky y “EAMI” de la directora paraguaya Paz Encina, esta última galardonada con el Premio Tiger del Festival de Cine de Rotterdam.

“Y somos coproductores también del próximo proyecto de Lucrecia Martel”, dijo sin revelar más detalles sobre ese filme de la veterana cineasta argentina.

Chavezmontes ha estrenado varias de las películas en las que ha colaborado en el Festival Internacional de Cine de Morelia, incluyendo “Tenemos la carne” de Emiliano Rocha Minter. Por el momento no confirmó si estrenará alguno de sus filmes en la vigésima edición del festival, prevista para octubre.

“Me da mucha emoción los 20 años del festival”, dijo el productor. “Para mí es un festival especialmente importante porque es el primer festival que exhibió una película mía y Morelia ha demostrado ser una plataforma esencial para dar a conocer al mundo al cine mexicano... Todo lo que está pasándonos ahora, desde hace tiempo, no hubiera sido posible sin la confianza inicial de Morelia”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.