Paula Rego, artista pionera que defendió los derechos de las mujeres, muere a los 87 años

·2  min de lectura

Por Catarina Demony

LISBOA, 8 jun (Reuters) - La artista portuguesa Paula Rego, quien desafió los estereotipos de género y denunció los abusos de poder en pinturas a menudo viscerales infundidas con fantasías sombrías y realismo mágico, murió en Londres el miércoles a la edad de 87 años tras una breve enfermedad.

“La cultura portuguesa ha perdido a una de sus creadoras más importantes e irreverentes, alguien que se distinguió como mujer, ser humano y artista”, dijo Carlos Carreiras, alcalde de la ciudad de Cascais, sede de un museo dedicado a la obra de Rego.

Nacida en una familia liberal en Lisboa durante los primeros años de la dictadura de António de Oliveira Salazar, Rego aprendió rápidamente a expresar su inquietud por el mundo que la rodeaba a través del arte, incluido "El interrogatorio", una desgarradora representación de la tortura pintada cuando tenía sólo 15 años.

El padre antifascista de Rego, que se negó a ver a su hija confinada en el entorno restrictivo de Portugal, la envió a Inglaterra en la década de 1950 para estudiar. Allí asistió a la Slade School of Fine Art y conoció y se casó con el pintor británico Victor Willing, quien siguió siendo su esposo hasta su muerte en 1988.

La pareja vivió en Portugal durante siete años hasta que, en 1976, dos años después del fin de la dictadura, se instalaron definitivamente en Londres con sus tres hijos.

Con exposiciones individuales en todo el mundo y doctorados honorarios de universidades como Oxford y Cambridge, Rego se convirtió en la primera artista en residencia en la National Gallery, que presenta sus murales como decoración permanente.

En 2010, fue nombrada Dama Comandante de la Orden del Imperio Británico.

Sin embargo, nunca perdió su conexión íntima con la cultura portuguesa. Los fantasmas también siguieron siendo elementos fijos en un cuerpo de trabajo que, si bien reflejaba su pasión por los mundos imaginarios, desde el folclore y los cuentos de hadas hasta los sueños, seguía siendo profundamente honesto y profundamente humano.

Sobre todo, sus pinturas dieron el papel central a las mujeres, generalmente retratadas como robustas y seguras de sí mismas, mientras que sus hombres parecen niños o incluso borrachos.

“Pinto a las mujeres que conozco. Pinto lo que veo. Hago a las mujeres protagonistas porque yo soy una”, dijo Rego al diario The Guardian en una entrevista en 2021.

(Información adicional de Patrícia Vicente Rua; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.