Anuncios

Paul Pogba fue suspendido por cuatro años luego de dar positivo en un control antidoping

Pogba recibió cuatro años de suspensión por doping y su futuro en el fútbol es una incógnita
Pogba recibió cuatro años de suspensión por doping y su futuro en el fútbol es una incógnita - Créditos: @NurPhoto

El francés Paul Pogba, que en la actualidad integra el plantel de Juventus de Turín, fue condenado a cuatro años de suspensión por el tribunal antidopaje italiano, luego de dar positivo de testosterona en un test realizado el pasado 20 de agosto tras el encuentro entre Udinese y su equipo, lo que confirma la petición de la Fiscalía Antidopaje de Italia (NADO).

Juventus indicó “tomar nota” de la decisión del tribunal, que siguió la petición de la fiscalía contra el mediocampista y campeón del mundo 2018, conforme al Código Mundial Antidopaje. Así, el campeón mundial con su selección en Rusia 2018, que cumplirá 31 años el 15 de marzo, se enfrenta a un escenario complejo, que podría terminar con su carrera.

A pesar de que se especulaba con que la defensa de Pogba, que tiene contrato con el conjunto turinés hasta junio de 2026, hubiese alcanzado un acuerdo para evitar el proceso, la aceptación de la pena que pedía la fiscalía deja en el aire la carrera de un futbolista que regresó a Italia en 2022 procedente del Manchester United.

Pogba en acción, durante un partido contra Inter de Milán en la Copa Italia, el 26 de abril de 2023, en Milán.
Pogba en acción, durante un partido contra Inter de Milán en la Copa Italia, el 26 de abril de 2023, en Milán. - Créditos: @Spada

La revelación del uso por parte de Pogba de la hormona esteroidea más comúnmente encontrada en el cuerpo humano, un contaminante clásico de docenas de productos antienvejecimiento y de musculación, cambió el escenario de la defensa y provocó la denuncia por un suplemento contaminado.

El 11 de septiembre pasado se confirmó el positivo en testosterona a Pogba en una prueba que se le practicó el 20 de agosto en el partido entre el conjunto turinés y el Udinese, que el mediocampista vio desde el banco de suplentes.

Inmediatamente, ese mismo día, el Tribunal Nacional Antidopaje decretó su suspensión, atribuyéndolo la violación de los códigos 2.1 y 2.1 de las Normas Deportivas que sancionan el uso e incluso el intento de consumo de sustancias prohibidas.

“Estoy desconsolado”

Poco después de conocer la sanción, Pogba se expresó en Instagram, con el siguiente comunicado: “Hoy me han informado de la decisión del Tribunal Nacional Antidoping y creo que el veredicto es incorrecto. Estoy triste, conmocionado y desconsolado porque me han quitado todo lo que he construido en mi carrera como jugador profesional. Cuando esté libre de restricciones legales, la historia completa quedará clara, pero nunca he tomado, a sabiendas o deliberadamente, ningún suplemento que viole las normas antidopaje”.

Luego, continuó: “Como atleta profesional, nunca haría nada para mejorar mi rendimiento mediante el uso de sustancias prohibidas y nunca he faltado el respeto ni he engañado a mis compañeros atletas y seguidores de ninguno de los equipos con los que he jugado o a favor o en contra Como consecuencia de la decisión anunciada hoy recurriré ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo”.

Entre los mensajes de aliento se destacaron los de Paulo Dybala y Leandro Paredes, dos excompañeros del francés. “Te quiero mucho mucho hermano”, escribió el mediocampista cordobés.

El derrumbe de una estrella

Hizo un gol en la final del Mundial 2018 que Francia le ganó a Croacia y un par de años antes se había constituido en el pase más alto hasta ese momento, con los 105 millones de euros que Manchester United le pagó a Juventus. Por esa época, Paul Pogba era un futbolista nominado al Balón de Oro, que deslumbraba por sus recursos y estampa. De 1,91m de altura, armonizaba muy bien sus desplazamientos con el control de la pelota. Un mediocampista con alto impacto en el juego de sus equipos, polivalente. Tranco largo, capacidad para cubrir varios sectores de la cancha, buen remate y una personalidad imponente, la clase de jugador que transmite un “aquí estoy yo”.

Pero desde hace más de una temporada, su carrera, plagada de lesiones, y su vida personal entraron en un declive que acaba de sumar otro capítulo negativo, que condiciona seriamente su futuro en las canchas con esta suspensión de cuatro años por haber dado positivo por testosterona.

Según la Agencia Antidoping, la muestra tomada a Pogba “viola los artículos 2.1 y 2.2 por la presencia de las siguientes sustancias prohibidas: metabolitos de testosterona”. Se agregó que la testosterona no es de origen endógeno, o sea que no fue producida por el organismo. En el contraanálisis, el centrocampista francés dio positivo por una nueva sustancia, denominada Dhea, o dehidroepiandrosterona, también conocida como la “hormona de la juventud”, informaron medios de Italia. Esa fue la razón por la que el jugador permanecía suspendido cautelarmente mientras la NADO investigaba los hechos.

Quien en su momento salió al cruce de la novedad fue la agente de Pogba, Rafaela Pimenta, en declaraciones al medio francés RMC: “Lo que es seguro es que Paul Pogba nunca quiso transgredir ninguna norma”.

Pogba se abraza con Mbappé, durante la final del Mundial 2018 que ganaron con Francia
Pogba se abraza con Mbappé, durante la final del Mundial 2018 que ganaron con Francia - Créditos: @Adam Davy - EMPICS

En la temporada pasada, Pogba, de 30 años, sufrió seis lesiones, que solo le permitieron participar en 108 minutos de seis encuentros del calcio. Casi no tuvo acción. La testosterona es un anabólico que aumenta la masa muscular e incrementa el desempeño atlético.

En 2022, el defensor argentino José Luis Palomino (Atalanta) dio positivo de nandrolona (cercana a la testosterona) con una segunda muestra también positiva. Tras estar suspendido entre julio y noviembre, fue sobreseído por el Tribunal Nacional Antidoping, que descartó cualquier responsabilidad por parte del jugador. Se consideró una posible contaminación accidental.

El comunicado de Juventus con la admisión del positivo de Pogba

La secuencia de problemas físicos de Pogba lo dejó al margen de 53 cotejos en el curso 2022/23. En el seleccionado francés, donde Didier Deschamps lo hizo debutar con 20 años en 2013, no juega desde hace un año y medio, en marzo de 2022, en un 5-0 a Sudáfrica en un amistoso.

Sucesivamente, durante el último año sufrió una lesión meniscal, una operación en una rodilla, una distensión muscular, una distensión inguinal, una lesión en un aductor y una última en un muslo, según la recopilación de Transfermarkt, que a comienzos de esta temporada señala una inactividad de “34 días por una lesión desconocida”.

La escasa continuidad tenía muy preocupada a Juventus, que le paga a Pogba el contrato más alto del plantel: 8 millones de euros al año, por un vínculo hasta 2026. Debido a esto, en el reciente mercado de pases se evaluó una salida a Arabia Saudita. En el actual curso, el volante jugó 52 minutos en dos cotejos, entrando desde el banco contra Empoli y Bologna. Muy poco para un jugador que en su primera etapa en la Vecchia Signora, entre 2012 y 2017, fue determinante en la obtención de cuatro scudettos, dos copas y tres supercopas de Italia.

Extorsión familiar

A los padecimientos con su cuerpo, Pogba le sumó en el último año un duro trance familiar, por un caso de extorsión que sufrió de su hermano Mathías, de 32 años, por una cifra cercana a los 13 millones de euros. Fue el propio futbolista el que denunció a su hermano mayor, que junto a una banda había amenazado en redes sociales con revelar informaciones comprometedoras sobre Paul. La serie de ilícitos incluyó una irrupción a punta de pistola en el departamento del futbolista en París.

Mathias Pogba, hermano de Paul, durante el video que grabó y emitió en sus redes sociales
Mathias Pogba, hermano de Paul, durante el video que grabó y emitió en sus redes sociales

En una entrevista con la cadena árabe Al Jazeera, respondió sobre el intento de extorsión, su salud mental, las presiones que conlleva ser un deportista de élite, el racismo y la fe. “El fútbol es muy bonito, pero es cruel, duro. La gente puede olvidarte. Podés hacer algo grande y al día siguiente no eres nadie. El dinero cambia a la gente... Puede romper una familia. Puede crear una guerra”, expresó.

Agregó, a modo de confesión: “A veces pienso: ‘No quiero tener más dinero. Ya no quiero jugar. Sólo quiero estar con gente normal, que me quiera por lo que soy, no por la fama ni por el dinero’ Es muy difícil”.

El jugador nacido en Lagny-sur-Marne, en las afueras de París, también imaginaba que esta sería una temporada reivindicatoria desde lo futbolístico, una revancha contra sus críticos y detractores: “Quiero hacer que se coman sus palabras. Quiero demostrarles que no soy débil. Pueden hablar mal de mí. Nunca me rendiré”.

Las sanciones por doping más resonantes

Diego Armando Maradona

El campeón del mundo en México 86 dio dos veces positivo en controles antidopaje. El primero, en marzo de 1991, por cocaína tras un partido de la Serie A, la segunda vez fue durante el Mundial de 1994, que tuvo que dejar tras dar positivo de efedrina. En ambos casos recibió 15 meses de sanción.

Claudio Caniggia

Al delantero le encontraron rastros de cocaína ingerida antes del partido del 21 de marzo entre Roma (equipo donde el astro jugaba desde julio de 1992) y Napoli, que terminó 1 a 1. Recibió 13 meses de sanción luego de que reconociera que había fumado un cigarrillo con esa sustancia. Por esta inhabilitación se perdió la Copa América de 1993.

Pep Guardiola

En noviembre de 2001, el actual técnico del Manchester City era jugador de Brescia. Fue acusado en Italia de dar positivo de nandrolona en un control antidopaje. El caso del español llegó al tribunal de esa ciudad, que dictó seis meses de cárcel y 2 mil euros de multa. El español negó siempre las acusaciones, pero aun así recibió una sanción de cuatro meses. Su negación continuó a lo largo del tiempo y finalmente la federación italiana lo absolvió de todos los cargos en 2009.

Fabio Cannavaro

El capitán italiano, campeón mundial en Alemania 2006, dio positivo en una prueba de dopaje en 2009, pero se retiraron los cargos por tratarse de una medicina para la alergia que sufrió tras ser picado por una avispa.

Paolo Guerrero

El delantero peruano dio positivo por metabolitos de la cocaína benzoilecgonina, una sustancia prohibida, en un control el 5 de octubre de 2017. Por esa acusación, el jugador peruano casi se pierde el mundial de Rusia 2018, pero argumentó que fue por consumir té de coca y le retiraron la sanción.

Edgar Davids

En marzo de 2001 el Pitbull dio positivo por consumo de nandrolona tras un partido de Serie A entre la Juve y la Udinese. Por este positivo fue condenado a cinco meses alejado de las canchas.

Rio Ferdinand

En septiembre de 2003 el jugador inglés fue suspendido por no querer someterse a las pruebas obligatorias de antidopaje. Fue sancionado con 8 meses de sanción. Diez años después, Ferdinand volvió a encontrarse en problemas, esta vez en Queens Park Rangers. El ex central de Inglaterra se saltó accidentalmente otra prueba de drogas y recibió una suspensión de un partido y una multa de £ 25.000.

René Higuita

El carismático arquero colombiano fue castigado con seis meses de sanción en 2003, por dar positivo en un control. El Loco tenía cocaína en su organismo cuando se realizaron los análisis de orina.

Samir Nasri

En diciembre de 2016, cuando el jugador francés militaba en el Sevilla, durante sus vacaciones en Estados Unidos se sometió a un tratamiento intravenoso, que el jugador desconocía que estaba prohibido por el Código de la Agencia Mundial Antidopaje. Fue suspendido en 2019 a 18 meses de sanción deportiva.

Kolo Touré

En febrero de 2011, cuando el marfileño militaba en el Manchester City, dio positivo en un control antidopaje. Touré alegó que tomó pastillas adelgazantes, recetadas para su esposa, para bajar de peso. Fue sancionado con seis meses fuera de las canchas.

Jaap Stam

En 2001, el defensor neerlandés dio positivo por nandrolona cuando jugó en la Lazio. Fue sancionado con 5 meses aunque luego solo cumplió uno.

Andre Onana

El arquero camerunés fue sancionado por dar positivo en febrero de 2021, cuando defendía la valla de Ajax. Le encontraron la droga furosemida en su orina en un control fuera de competición realizado el 30 de octubre del año anterior. Fue sancionado con 8 meses de inactividad. Onana continuó en Ajax durante su sanción antes de unirse al Inter, donde reconstruyó su carrera y finalmente fue traspasado a Manchester United.