Su pareja y su madre: las incógnitas que envuelven la muerte de Brittany Murphy

LA NACION

La muerte de la actriz Brittany Murphy en diciembre de 2009 sorprendió al mundo entero. Los investigadores aseguraron que la joven de 32 años había muerto de una neumonía agravada por una significativa anemia. Sin embargo, los rumores acerca de supuestos desórdenes alimentarios y de consumo de drogas sembraron decenas de incógnitas alrededor del hecho. El desconcierto fue todavía mayor cuando, a los pocos meses de su muerte, Simon Monjack, su viudo de cuarenta años, murió en las mismas circunstancias.

El documental “Brittany Murphy: An ID Mistery” recorre las extrañas circunstancias de la desaparición de una de las actrices prominentes de Hollywood durante la primera década de los años 2000. Murphy logró sus primeros reconocimientos con las películas “Clueless” e “Inoncencia interrumpida”. Uno de sus últimos éxitos fue la comedia “Recién casados”, que protagonizó con Ashton Kutcher, su pareja por entonces.

Brittany y Simon vivían con la madre de la actriz, Sharon Murphy, en una mansión que antes había sido propiedad de Britney Spears. Durante los meses previos a su muerte, Brittany la venía pasando mal: mientras su marido era acusado de estafador por acumular múltiples deudas, la actriz intentaba sin éxito recuperar la carrera que había construido hasta el momento pero que se encontraba en decadencia.

Murphy y Mojack se conocieron en 2007 y se casaron en secreto de inmediato. Él le llevaba ocho años y era un guionista venido a menos y poco conocido en la industria cinematográfica. Su único crédito era una supuesta participación en la película “Factory Girl” -protagonizada por Sienna Miller- que quedó sin valor cuando el director del film, George Hickenlooper, aseguró que Monjack "era un estafador y un tipo malo".

El guionista, además, tenía dos órdenes de arresto en el estado de Virginia por presunto robo y fraude de tarjetas de crédito, además de una deuda de US$6,000, una sentencia impaga de US$500,000, cuatro desalojos y una estadía en prisión por su visa vencida.

Nacido en Inglaterra, Simon Mojack fue señalado por haberse casado con la actriz para permanecer en Estados Unidos y para vivir de su fortuna. Dichos rumores tomaron otra dimensión cuando el viudo no quiso que le hicieran una autopsia al cuerpo de Brittany. El guionista explicó a su favor que no podía soportar la idea de que la abrieran. Sin embargo, su inquietante pedido fue rechazado. Este comportamiento alcanzó para que los rumores aseguraran que estaba involucrado en la muerte de su esposa.

Una de las cuestiones que más llamó la atención en aquel momento es que, a pesar de haber estado casada con Monjack durante tres años, la actriz no le dejó nada en la herencia. La única beneficiaria del patrimonio fue su madre, Sharon, quien, después de la muerte de su yerno, quedó en un incómodo lugar debido a que las sospechas sobre las dos muertes consecutivas recayeron sobre ella.

De hecho, en 2013, el padre de Murphy, Angelo Bertolotti, acusó a su exmujer de vender todas las pertenencias de su hija para beneficio personal. Un tiempo antes, Bertolotti pidió una prueba de toxicología privada para descartar que Brittany hubiera sido envenenada. Al parecer, el hombre, que murió el año pasado, sospechaba de la madre de la actriz.

Según los informes, se encontraron altos niveles de metales tóxicos presentes en el pelo, pero los investigadores explicaron que la presencia de metales pesados se debía al uso de tintura.

El año pasado, el forense encargado del caso le dijo a E! que para encontrar la verdadera historia se necesitaría que alguien confiese: "La única forma de reabrir el caso es que alguien conecte entre sí los hechos aislados".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

La crisis de salud de Paquita la del Barrio: además de su enfermedad pulmonar ha sufrido una caída que le impide moverse

La respuesta de Gustavo Adolfo Infante al escándalo por las fotos de la noche que se vistió de mujer