Panamá supera los 65.000 casos y las 1.400 muertes por la COVID-19

Agencia EFE
·2  min de lectura

Panamá, 31 jul (EFE).- Panamá registró este viernes 24 muertes por la COVID-19 y 1.065 casos positivos nuevos para un total acumulado de 1.421 defunciones y 65.256 contagios confirmados de la enfermedad tras 145 días de pandemia en el país centroamericano.

El informe del Ministerio de Salud (Minsa) de Panamá reporta que hospitalizados hay 1.468 pacientes, de ellos 1.302 en sala general y 166 en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), mientras que en aislamiento domiciliario permanecen 22.528 personas, y otras 673 en hoteles que funcionan temporalmente como nosocomios.

Desde el primer caso detectado el 9 de marzo pasado, en Panamá se han realizado hasta ahora 222.290 pruebas de detección de contagio por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, 155.165 de las cuales salieron negativas.

Los test por millón de habitantes ascienden a 52.118, con 3.048 en las últimas 24 horas, para un porcentaje de positividad de 35 %.

Las muertes de acuerdo con el rango de edad se concentran entre las personas de más de 60 años, que acumulan 1.088 de las 1.411 defunciones registradas hasta este viernes. La letalidad de la COVID-19 en Panamá es el del 2,2 %.

En cuanto a la incidencia de casos, el informe señaló que las provincias de Panamá, donde está situada la capital, y la aledaña de Panamá Oeste, son las más afectadas con 37.259 (359 más que ayer) y 11.425 (218 más), respectivamente.

En ambas zonas las personas solo tienen dos horas al día de lunes a viernes para abastecerse, de acuerdo con el género y número de identidad personal, mientras el sábado y domingo hay cuarentena total, igual que en las provincias de Bocas del Toro, Colón y Chiriquí.

En otras tres provincias de la región central del país se han abierto algunas actividades comerciales y de servicios profesionales por presentar una baja incidencia de casos.

Panamá vive hace unos dos meses una explosión de casos de la COVID-19, por lo que el Ministerio de Salud ha seguido trabajando en el fortalecimiento de su estrategia de trazabilidad para cortar la propagación del virus localizando contactos de casos positivos.

Las autoridades sanitarias destacaron el jueves que se observa una bajada lenta y gradual en el ritmo de crecimiento de los nuevos contagios.

El presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, hizo este viernes un llamado a la unidad para vencer la pandemia y dejar las diferencias y agenda política a un lado.

"Cuando pase la pandemia podemos dirimir las diferencias que sean; ahora es el momento de la unidad para derrotar al COVID-19", afirmó el mandatario durante la inauguración del Centro Local de Trazabilidad del distrito de Coclesito, en la región central del país.

La pandemia mantiene semiparalizada la economía panameña, que este año caerá un 9 %, según una nueva previsión del Gobierno. EFE

(c) Agencia EFE