Países Bajos pide perdón por su papel en el genocidio de Srebrenica

·2  min de lectura

ÁMSTERDAM, 11 jul (Reuters) - Los Países Bajos ofrecieron el lunes sus "más profundas disculpas" por el papel desempeñado por las fuerzas de paz neerlandesas en el genocidio de Srebrenica, cuando unas 8.000 personas de etnia bosnia musulmana fueron masacradas por las fuerzas serbobosnias hace 27 años.

Es la primera vez que el Gobierno neerlandés se disculpa con los familiares de las víctimas por lo ocurrido.

Superadas en número y en armamento, las fuerzas de paz neerlandesas no pudieron evitar que las fuerzas serbobosnias invadieran el "refugio" declarado por la ONU al final de las guerras de los Balcanes en la década de 1990.

Durante una semana de derramamiento de sangre en julio de 1995, numerosos hombres y niños fueron separados de las mujeres y llevados a lugares de ejecución, donde fueron masacrados. Sus cuerpos fueron arrojados a fosas comunes.

"Sólo una parte es culpable del horrible genocidio: el ejército serbobosnio. Pero permítanme ser claro. La comunidad internacional no ofreció una protección adecuada a la población de Srebrenica y, como parte de esa comunidad, el Gobierno neerlandés comparte la responsabilidad de la situación en la que se produjo ese fracaso. Y por ello ofrecemos nuestras más profundas disculpas", dijo la ministra de Defensa neerlandesa, Kajsa Ollongren, llevándose la mano al corazón.

Los tribunales neerlandeses ya determinaron que los Países Bajos eran parcialmente responsable de la masacre de Srebrenica, tras lo que se pagaron indemnizaciones a los supervivientes.

El Gobierno neerlandés dimitió en 2002 por lo ocurrido, con lo que el entonces primer ministro Wim Kok dijo que el Gobierno aceptaba su responsabilidad en la masacre, pero no la culpa. Los familiares de las víctimas no lo consideraron suficiente y llevan años exigiendo una disculpa.

El mes pasado, los Países Bajos pidieron disculpas a los soldados neerlandeses de la ONU presentes en la masacre por las condiciones en las que tuvieron que realizar su trabajo, lo que desató la ira de los familiares de las víctimas.

"Los acontecimientos de 1995 provocaron un profundo sufrimiento humano que es palpable aquí hasta el día de hoy. No podemos aliviar ese sufrimiento. Pero lo que sí podemos hacer es mirar a la historia directamente a los ojos", dijo Ollongren durante una visita a Bosnia para conmemorar el genocidio.

La matanza, juzgada como un acto de genocidio por el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia, fue la peor de las atrocidades cometidas durante la guerra de Bosnia de 1992 a 1995, en la que se estima que murieron unas 100.000 personas.

(Reporte de Charlotte Van Campenhout; edición de Anthony Deutsch y Alison Williams; traducción de Darío Fernández)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.