Osorio tenía checado a Pablo Montero para que no faltara al set

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, junio 12 (EL UNIVERSAL).- Desde el estreno de "El último rey: El hijo del pueblo", la bioserie no autorizada de Vicente Fernández no deja de dar de qué hablar, pero en esta ocasión, la polémica gira en torno al elenco, pues Juan Osorio no se ha limitado cuando se trata de expresar el descontento que le provocaron las fallas de Pablo Montero, ya que asegura que, para que no faltara a los llamados, tenía que marcarle y tenerlo vigilado durante toda la filmación.

El productor de Televisa, Juan Osorio, asegura que el gran problema de Montero es el alcoholismo, pues a pesar que dejó a la producción de "El último rey" plantada en el último día de grabaciones, reconoce que es una persona a la que estima y quiere mucho en el ámbito personal, pero que su falta de profesionalismo lo ha orillado a no tener deseos de trabajar con él en un futuro cercano.

"No quisiera adelantarme, pero si me lo preguntas ahorita no, no tengo ningún interés de trabajar con Pablo Montero", aseguró.

En una entrevista con "De primera mano", Osorio indicó que se sentía muy molesto por el comportamiento de Montero, a quien defendió a escapa y espada cuando nadie confiaba en que interpretara al charro de Huentitán, además fue el productor uno de los que le dio su primera oportunidad en televisión, cuando lo incluyó en el elenco de la telenovela "Vivo por Elena", en 1998.

"Dejó plantados a sus compañeros actores, al equipo técnico, y toda la renta de un estadio; a extras y a todo lo que conformó a esta producción", señaló.

Osorio compartió que, a día de hoy, no ha tenido comunicación con el actor, pues está en la espera que sea él quien acuda a su oficina para ofrecerle una disculpa por su falta de profesionalismo, consecuencia del alcoholismo, pues no negó que Pablo hizo un gran trabajo con el personaje de Chente Fernández, ya que en todo momento siguió los consejos de directores y asesores para encarnar al cantante fallecido, personaje que "se posesionó" del actor.

"Pero no se nos puede olvidar que hay una enfermedad (el alcoholismo), y cuando tienes una enfermedad de adicción es muy difícil; y si no tienes la convicción, el valor y el carácter (…) no logras deshacerte de esa adicción".

El productor expresó que envuelto en la adicción, Montero "es muy difícil", pues tenía que cuidarlo a lo largo de la grabación para que no faltara a los llamados, por lo que le solicitaba que se quedara a dormir en su casa para que llegara a los llamados y al set de grabación.

"Yo le hablaba, lo fui cuidado durante toda la grabación. Le hablaba y le decía –Pablo, recuerda que tú tienes esta debilidad", dijo. "Le hablaba a las 2:00, 3:00 de la mañana y el único día que lo descuidé vino el trancazo".

Finalmente, Osorio expuso que sólo cuando Montero se dé cuenta que el alcohol no lo lleva a nada bueno y que atenta únicamente contra su salud será cuando "le caiga el veinte".

Además, el productor no quiso alimentar los rumores sobre el comportamiento del actor en una fiesta de la producción de la bioserie, en la que se celebraba el fin de las grabaciones, solamente aseguró que las compañeras de reparto de Montero, Sara Corrales e Iliana Fox se dan muy bien su lugar como para que alguien trate de sobrepasarse con ellas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.