Oscar Isaac, el actor nacido en Guatemala que brilla en Hollywood pero no se deja seducir por la fama

·5  min de lectura

Primero depende, pero luego gira, seduce y desprecia al personaje de Jessica Chastain, una de las jóvenes y más bellas y talentosas actrices de Hollywood de este siglo. Ambos protagonizan Scenes from a marriage (Secretos de un matrimonio), la brillante adaptación del clásico de Bergman que transmite HBO. Isaac interpreta a un hombre complejo, que viaja de la sumisión al despertar de su individualidad y masculinidad atravesando el abandono, administra sus más bajas pasiones y ejerce su paternidad a toda costa.

VENICE, ITALY - SEPTEMBER 04: American actor Oscar Isaac on the red carpet of the movie
La vida profesional de Oscar Isaac no se ve empañada por las vanidades de la fama. "No me interesa la celebridad", ha dejado claro ya en un par de ocasiones, "mi vida privada definitivamente quiero que sea privada". (Photo by Marilla Sicilia/Archivio Marilla Sicilia/Mondadori Portfolio via Getty Images)

Es Oscar Isaac el actor que da vida a Jonathan, el renovado personaje que en 1974 interpretaba Erland Josephson en la obra sueca original. Pero esta vez, aquel Johan, como era su nombre, es hoy quien recibe con estruendosa sorpresa que su esposa se ha enamorado de otro. Será su independencia emocional la que se ponga en tela de juicio, será el hombre el abandonado y el sumiso, y renacer de ese periplo será su odisea.

Mira, en cambio, que era Marianne en la obra de Bergman, fastuosamente interpretada por Liv Ullman en 1974, es ahora quien toma la valiente decisión de deshacer aquel aparentemente perfecto matrimonio, pero profundamente asfixiante en sus aguas subterráneas. El desafío lo encarna la majestuosa Jessica Chastain, en el que es de seguro el reto más ambicioso de su carrera.

¿Cómo manejar en el siglo XXI, en un ambiente liberal, donde los supuestos tradicionales se han movido de sus roles históricos, el abandono, la dependencia y la traición, sin recurrir a los recursos simplistas del melodrama y el maniqueísmo? Dramáticamente ese es ya un reto prácticamente literario. Muy difícil de traducir al arte de la dirección (una olimpiada cuyo director, Hagai Levi, logra con una sutileza y una complejidad impecables, junto a al diseño de arte y de audio).

Pero había un reto aún mayor: interpretar el viaje de esa psicología masculina, dependiente y apegada, con la valentía de quien no pega dos gritos para expresar sus iras y sanseacabó, sino que tiene el coraje de mirarse al espejo y preguntarse por qué me está pasando esto a mi, y ser capaz de tragarse el sapo de poner en sí mismo las respuestas.

Esta es la extraordinaria misión que fue encomendada a Oscar Isaac, y mira que la logró y superó con creces.

VENICE, ITALY - SEPTEMBER 04: American actors Jessica Chastain and Oscar Isaac on the red carpet of the movie
Oscar Isaac junto con Jessica Chastain en la alfombra roja de 'Scenes From a Marriage' (Escenas de un matrimonio) en el Festival de Venecia, Italia (Photo by Marilla Sicilia/Archivio Marilla Sicilia/Mondadori Portfolio via Getty Images)

El viaje

No es gratuito. Isaac ha tenido una vida de distancias largas (su origen y su locación actual son verdaderamente distantes) y, quizás, precisamente por eso, sus apuestas han sido las de un tipo que ha experimentado ya que los viajes se hacen un paso tras otro.

Que lo diga su propia carrera, cuya primera aparición data de 1998 en Illtown, un film de bajo costo que narraba las peripecias de un cartel narco, donde hacía un personaje sin nombre ("pool boy"), hasta la nominación de un Golden Globe como mejor actor en 2013 por su protagonismo en Inside Llewyn Davis, de los hermanos Coen. Quizás su persistencia reside en conocer los riesgos, como ya dijo una vez en una entrevista: "lo más difícil es ponerse en primera línea, una y otra vez, para arriesgarse a fracasar".

Nacido en Guatemala y de madre cubana, Isaac, cuyo nombre original es Oscar Isaac Hernández, estudió en Miami Dade College y tuvo una breve y exitosa carrera musical en la banda The blinking underdogs, que llegó a abrir conciertos de Green Day.

Sus inicios actorales ocurrieron en la agrupación Area Stage, una de las organizaciones teatrales más reconocidas del Sur de Florida, pero su salto definitivo, que implicó renunciar a la música, ocurrió cuando fue aceptado en la Julliard School de Nueva York, en 2001.

La crítica

Valdría la pena que cada lector pudiera constatarlo por sí mismo, pero podemos asomarnos al registro de las reseñas que algunos críticos han hecho del performance de Isaac. Brian Lowry, de CNN, admite que Isaac lo deja "todo en el terreno". Linda Holmes, de NPR, le considera un "fantastic performer". Linda Cooper del LA Times lo cataloga como un"actor excelente".

TOKYO, JAPAN - DECEMBER 11: Oscar Isaac signs autographs for fans at the special fan event for 'Star Wars: The Rise of Skywalker' at Roppongi Hills on December 11, 2019 in Tokyo, Japan. (Photo by Christopher Jue/Getty Images for Disney)
Oscar Isaac ya tiene una legión de seguidores, aunque no se siente muy cómodo con la fama. En la imagen firmando autógrafos a sus fans en un evento especial es Japón a propósito de una entrega de la saga de La Guerra de las Galaxias. (Photo by Christopher Jue/Getty Images for Disney)

Todo eso (la notoriedad de la actuación, en una pieza tan aclamada) ocurre, además, sin que medie este discurso condescendiente en el que su condición de latino haga que sus evaluadores le den algún trato preferencial por ser minoría o proveniente de una familia de inmigrantes.

Es el puro talento, sin muletillas. Y la vocación: "me gusta ser como un camaleón que se transforma a sí mismo, cada vez que asumo un personaje".

La suerte de Isaac, que se parece muy poco a la de Jonathan, por cierto, está forjada por su propio trabajo e, indudablemente, por la diferencia que hizo en él la educación, tanto formal como familiar (su padre es médico, su hermano periodista, su hermana científico), y la disciplina.

Con 47 años, la carrera del Jonathan de Levi, este segundo renacimiento de aquel Jonah de Bergman, apenas comienza. La actuación, siendo una de los oficios más duros por el que alguien puede sentir vocación, tiene la nobleza de hacer a los actores mejores mientras la edad pasa.

Mucho más si su vida profesional no se ve empañada por las vanidades de la fama. "No me interesa la celebridad", ha dejado claro ya en un par de ocasiones, "mi vida privada definitivamente quiero que sea privada".

Hay un pequeño olimpo de actores latinos, una pequeña lista que incluye a Raul Julia, Javier Bardem, Gael García, Edgar Ramírez, Antonio Banderas, Benicio del Toro, Demián Bichir, Edward James Olmos y no muchos más, que se han ganado su lugar propio en las antípodas de Hollywood. Bien parece que Isaac quiere sumar su nombre a ese club.

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) La cruda realidad tras el 'romántico' momento de Jessica Chastain con Oscar Isaac en Venecia

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.