Dos fallecidos durante "plantón" opositor en Venezuela

Por Brian Ellsworth y Eyanir Chinea
1 / 5

Partidarios de la oposición en una marcha contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en Caracas

Partidarios de la oposición en una marcha contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en Caracas, abr 24, 2017. Al menos dos personas murieron el lunes por disparos en una jornada en la que miles de opositores se "plantaron" en las principales vías de Venezuela, para protestar contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Por Brian Ellsworth y Eyanir Chinea

CARACAS (Reuters) - Al menos dos personas murieron el lunes por disparos en una jornada en la que miles de opositores se "plantaron" en las principales vías de Venezuela, para protestar contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Los adversarios del mandatario se congregaron en las grandes avenidas del país, sentados en el pavimento, jugando cartas, leyendo o conversando, en un nuevo día de protestas que se tiñó de sangre, aumentando a 12 los fallecidos en las últimas tres semanas de manifestaciones antigubernamentales.

Jesús Sulbarán, un trabajador de 42 años de la gobernación de Mérida, recibió un tiro en el cuello, dijo la Fiscalía en un comunicado, agregando que en el incidente resultaron heridas otras seis personas. Sulbarán se encontraba participando de una manifestación a favor del Gobierno, dijo el Defensor del Pueblo.

Según la oposición y el alcalde de Mérida, Carlos García, los disparos habrían provenido de grupos de choque adeptos al oficialismo, denominados "colectivos".

"¡Narco corrupta cúpula madurista empeñada en tapar con muerte y violencia el autogolpe y desvirtuar legítima protesta por la Constitución!", escribió el líder opositor Henrique Capriles en su cuenta de Twitter @hcapriles.

En el municipio Bolívar, de Barinas, Renzo Rodríguez, de 54 años, recibió un disparo en el pecho cuando se encontraba en las inmediaciones de la alcaldía, dijo el Ministerio Público, precisando que otra persona fue herida.

"(Son) grupos que en la mañana parecieran pacíficos, en la tarde se convierten en terroristas y en la noche en bandoleros, asesinos que andan en la calle", dijo el poderoso vicepresidente del partido oficialista, Diosdado Cabello, acusando a la dirigencia opositora por las muertes.

Más temprano, los manifestantes, vestidos de blanco, tendieron sábanas en el piso, jugaron dominó y conversaron en los diferentes plantones en las principales ciudades del país petrolero. La oposición pidió a sus seguidores llevar comida y agua para aguantar hasta las 6 de la tarde.

En Ciudad Bolívar, al sur del país, los asistentes hicieron una sopa comunal, mientras que en San Cristóbal, al occidente, jugaron fútbol y en la capital, Caracas, algunos artistas realizaron 'performances' con el cuerpo pintado de los colores amarillo, azul y rojo de la bandera venezolana.

"Estamos calentando motores porque va llegar el día en que todos nos quedemos en la calle hasta que salga el Gobierno", dijo Gladys Avariano, de 62 años, sentada en la principal autopista de Caracas, protegiéndose del sol con una sombrilla.

Al finalizar la tarde, algunos pocos manifestantes quemaron neumáticos y destrozaron bienes públicos a pesar de las advertencias de líderes opositores quienes insistieron en que la protesta debía ser pacífica.

"NICOLÁS NO SE VA"

El ambiente político se caldeó en Venezuela a fines de marzo luego que el Poder Judicial se arrogó prerrogativas del Parlamento dominado por la oposición, generando protestas y llamados internacionales a respetar la democracia.

La oposición ha insistido en que permanecerá en las calles hasta lograr que sean repuestas todas las funciones del Parlamento, se convoque a elecciones generales, se abra un canal humanitario que alivie la grave escasez de medicinas y alimentos y se liberen a cientos de políticos presos.

Sin embargo, el Gobierno de Maduro, quien llegó al poder en el 2013, ha replicado que la democracia venezolana goza de buena salud y que las protestas sólo buscan sembrar el caos para, luego, desbancarlo a través de un golpe de Estado.

Más de 1.400 personas han sido detenidas este mes, según el grupo local de derechos humanos Foro Penal, mientras que 11 personas perecieron en saqueos y disturbios.

Países de América y Europa y organismos como la OEA y Naciones Unidas han alzado su voz de protesta contra la crisis en Venezuela y han pedido al gobierno socialista de Maduro que celebre elecciones a la brevedad.

"Se lo decimos muy claro: nosotros no nos vamos, Nicolás (Maduro) no se va. Pero la derecha no va a volver más nunca a gobernar este país. Y los vamos a derrotar, dónde, cuándo y cómo sea", precisó Cabello.

(Escrito por Eyanir Chinea; Reporte adicional de Diego Oré, Andreína Aponte, Deisy Buitrago y Andrew Cawthorne en Caracas, Anggy Polanco en San Cristóbal, María Ramírez en Puerto Ordaz e Isaac Urrutia en Maracaibo; Editado por Gabriela Donoso y Manuel Farías)