La oposición respondió al llamado de Cristina Kirchner con ironía e incredulidad

Jaime Rosemberg
·2  min de lectura

Con una mezcla de incredulidad e ironía, la oposición de Juntos por el Cambio criticó el llamado de la vicepresidenta de la Nación, Cristina Kirchner, a un "acuerdo que abarque al conjunto de los sectores para resolver el problema de la economía bimonetaria". Es parte del contenido de la carta publicada en su sitio web a diez años de la muerte de su marido, el expresidente Néstor Kirchner.

El diálogo es bienvenido en base al respeto, y en la carta critican a los empresarios y al gobierno anterior antes de llamar a acordar", afirmó a LA NACION la presidenta de Pro, Patricia Bullrich.

En la misma línea, el titular del Comité Nacional de la UCR, Alfredo Cornejo, afirmó a LA NACION que "según la carta, la responsabilidad por los problemas económicos es de todos los sectores, menos del Gobierno". El ex gobernador mendocino afirma que "el párrafo en el que llama al diálogo desentona con todo lo demás que escribe, se nota que no cree realmente en un acuerdo", fustigó el dirigente radical.

Para el diputado mendocino Omar Demarchi, "cuando el único rumbo a la vista es el precipicio, producto de la torpeza y la irresponsabilidad, hasta Cristina se espanta". Según el legislador, "cuando Cristina llama a un acuerdo nacional está reconociendo su estrepitoso fracaso a través de su edecán Alberto Fernandez", y destacó: "Los acuerdos en abstracto no existen. Deben indicar hacia donde quieren ir y poner un plan arriba de la mesa. Mientras tanto deben retirar todos los proyectos que desenfoquen los problemas principales como la reforma judicial", pidió el dirigente, que también preside el Pro en su provincia.

En su carta, la expresidenta fue clara al pedir la confluencia de distintos sectores para resolver la escasez de dólares y su impacto en la economía. "La Argentina es ese extraño lugar en donde mueren todas las teorías. Por eso, el problema de la economía bimonetaria que es, sin dudas, el más grave que tiene nuestro país, es de imposible solución sin un acuerdo que abarque al conjunto de los sectores políticos, económicos, mediáticos y sociales de la República Argentina. Nos guste o no nos guste, esa es la realidad y con ella se puede hacer cualquier cosa menos ignorarla", afirma la ex presidenta. Su declaración fue tomada con pinzas por la oposición, que reaccionó con dureza y retrucó las críticas que, en la misma carta, les lanzó Cristina Kirchner.