Opinión: La verdadera razón por la que republicanos como McConnell estuvieron de acuerdo en la legislación sobre armas

·3  min de lectura

El domingo, un grupo de 20 senadores, 10 demócratas y 10 republicanos, anunciaron su marco sobre legislación de seguridad de armas. Es probable que los demócratas no estén demasiado entusiasmados con la inclusión de disposiciones sobre salud mental, mientras que a los republicanos no les gustan elementos como el proceso de revisión mejorado para personas menores de 21 años.

Pero aun cuando admitió sus imperfecciones, el senador de Connecticut Chris Murphy, el principal negociador demócrata, insistió en que marca un paso en la dirección correcta. Mientras tanto, activistas por la prevención de la violencia armada como Shannon Watts de Moms Demand y Fred Guttenberg, cuya hija fue asesinada en Parkland en 2018, elogiaron el acuerdo.

El anuncio se hizo después de semanas de negociaciones, que se abrieron cuando el líder de la minoría del Senado le encargó al senador John Cornyn que comenzara a hablar con Murphy y la demócrata de Arizona Kyrsten Sinema. El republicano Thom Tillis de Carolina del Norte luego se convirtió en el cuarto senador en el principal grupo de negociación, contando con una cohorte más grande para ayudar con el resto de los detalles.

La bendición de McConnell puede ser sorprendente, dado que disfruta de una calificación A-plus del brazo político de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), al igual que Cornyn y Tillis. Pero como dijo el año pasado el excorresponsal de The Independent en Washington (y excolega de Roll Call de este reportero) Griffin Connolly con respecto al proyecto de ley de infraestructura, McConnell (con mucho, el operador político más inteligente en Washington) necesita conceder algunos artículos como un medio para preservar el obstruccionismo.

Si puede permitir algunos cambios modestos en la legislación sobre armas, puede preservar al menos cierta credibilidad para el Senado, permitiéndole insistir en que no hay necesidad de deshacerse del obstáculo de los 60 votos. Efectivamente, el marco propuesto no prohíbe las armas de asalto, eleva la edad para comprarlas a 21 años o prohíbe los cargadores de alta capacidad. Si la legislación cuenta con la aceptación de los demócratas, incluidos los principales como Murphy y Cory Booker de Nueva Jersey, eso le da cierta legitimidad.

Pero también hay una dura verdad debajo de la fanfarria: la mayoría de los senadores en las negociaciones solo lo hacen porque no enfrentan vientos políticos en contra.

De los 10 republicanos a bordo, Pat Toomey de Pensilvania, Richard Burr de Carolina del Norte, Rob Portman de Ohio y Roy Blunt de Missouri se jubilarán este año, lo que significa que no tienen que preocuparse por la ira de los votantes de las primarias que los consideran insuficientemente conservadores.

Además de eso, cinco más: Cornyn, Tillis, Susan Collins de Maine, Bill Cassidy de Luisiana y Lindsey Graham de Carolina del Sur, acaban de ganar la reelección en 2020, lo que significa que no tienen que preocuparse por sus perspectivas electorales hasta 2026 (asumiendo que se postulen de nuevo).

Por el contrario, la senadora Lisa Murkowski de Alaska se enfrenta a unas elecciones primarias en agosto en las que los cuatro candidatos principales avanzan a las elecciones generales. Murkowski, que proviene de un estado rural con una fuerte cultura de caza y a quien la NRA respaldó en 2016, necesita reforzar su apoyo conservador, especialmente después de que votara para condenar al expresidente Donald Trump y confirmar al candidato de Biden, Ketanji Brown Jackson, a la Suprema Corte.

El único republicano del grupo que enfrenta un gran riesgo es Mitt Romney de Utah, quien como gobernador de Massachusetts firmó una prohibición de armas de asalto. Ahora que sus sueños presidenciales han quedado atrás, ha demostrado estar dispuesto a trabajar del otro lado del pasillo y desafiar la ortodoxia: además de votar para condenar a Trump dos veces, también ayudó a negociar las dos primeras rondas de ayuda por covid-19 y votó para confirmar a Jackson.

Esto muestra el predicamento de legislar. Hay demasiado incentivo para que los republicanos no negocien cuando sus perspectivas de reelección están en juego y, en su mayor parte, solo se puede esperar razonablemente que gobiernen una vez que se haya calmado la presión.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.