Opinión: Los republicanos fingen no haber escuchado lo que dijo Trump, como en los viejos tiempos

·4  min de lectura
El expresidente Donald Trump insinuó hace poco que podría volver a postularse para la Casa Blanca  (EPA)
El expresidente Donald Trump insinuó hace poco que podría volver a postularse para la Casa Blanca (EPA)

El expresidente Donald Trump regresó ayer a Washington D.C. por primera vez desde que dejó la Oficina Oval. Estaba aquí para dar un discurso amplio en el America First Policy Institute, un grupo de expertos dirigido por varios exmiembros de su administración.

En muchos sentidos, el regreso de Trump a la capital de la nación no podría haber llegado en peor momento para su partido.

Muchos pronosticadores electorales dicen que el Partido Republicano tiene muchas posibilidades de recuperar al menos la Cámara de Representantes en las elecciones de mitad de mandato de noviembre, aunque una serie de candidatos mediocres y extremistas amenazan sus posibilidades de tomar el control del Senado. A menos de 100 días de las elecciones, los republicanos quieren que los votantes piensen en un solo presidente: Joe Biden. Esperan culpar al demócrata por el aumento de los precios en el supermercado y la gasolinera, así como por el aumento de la delincuencia.

Y, sin embargo, Trump enturbia el mensaje. El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, ha ido tan lejos como para instar al expresidente a que espere hasta después de las elecciones para anunciar si se postulará para presidente. “Mi punto para él siempre ha sido, ‘Vamos a ganar 2022’”, dijo McCarthy, según se informa.

En cambio, ayer los republicanos tuvieron que volver a su actividad menos favorita de la era Trump: fingir no estar al tanto de lo que acababa de decir.

El expresidente llegó a los titulares ayer cuando sugirió que las personas sin hogar se alojen en tiendas de campaña suburbanas y que EE.UU. debería combatir a los traficantes de drogas al emular a los países autoritarios e introducir la pena de muerte por delitos de drogas. “Si nos fijamos en los países de todo el mundo, los que no tienen un problema de drogas son los que instituyen una pena de muerte en un juicio muy rápido para los traficantes de drogas”, dijo.

Le pregunté a McCarthy si estaba de acuerdo. El líder de la minoría me preguntó a cambio cuándo Trump planteó esa propuesta. Le recordé que acababa de decirlo, en una conferencia a la que había asistido el propio McCarthy. Él respondió con dudas sobre “lo que los demócratas han hecho en la frontera” con las drogas y agregó que el fentanilo es ahora el asesino número uno de los estadounidenses.

Pence y Trump parecen volver a relacionarse tras su distanciamiento por las elecciones de 2020 (AP)
Pence y Trump parecen volver a relacionarse tras su distanciamiento por las elecciones de 2020 (AP)

Todo el asunto se sintió muy similar a los días en que los republicanos insistían de forma habitual en que no habían visto los tuits de Trump durante su presidencia. Durante esos días, cada vez que hacía comentarios incendiarios que obstaculizaban su agenda, les preguntaba a los miembros del Partido Republicano qué pensaban de sus afirmaciones, solo para que me respondiera que no tenían idea de lo que hablaba. Eso parecía poco probable, si se considera que los tuits de Trump aparecían seguido en los titulares internacionales en ese momento.

Una vez más, los republicanos se enfrentan a un gran dilema: Trump lleva a sus partidarios más obstinados a las urnas, y el partido le debe cierto grado de gratitud por su éxito entre los votantes de clase trabajadora que no son blancos. Pero al mismo tiempo, los republicanos necesitan más que la base de Trump para recuperar el Congreso. Necesitan llegar a los habitantes de los suburbios insatisfechos e incluso a las personas que votaron por Biden, y el ruido de sables que genera Trump, combinado con el hecho de que fueron sus tres nominados a la Corte Suprema quienes ayudaron a anular Roe vs. Wade, podría poner en peligro sus posibilidades de victoria.

Trump habló solo unas horas después de que su exvicepresidente Mike Pence estuviera en Washington para dirigirse a una conferencia de la Fundación Young America, una organización para estudiantes conservadores. En sus comentarios, Pence nunca mencionó su relación con Trump de forma directa, sino que se centró en los logros políticos de él y su jefe. Aludió brevemente al hecho de que pensaba que el expresidente estaba atascado en las elecciones presidenciales de 2020 cuando era importante avanzar.

De manera similar, Pence mencionó brevemente el ataque al Capitolio de EE.UU., pero no mencionó cómo los partidarios de Trump gritaron “cuelguen a Mike Pence”. Y el exvicepresidente solo mencionó la división entre él y Trump cuando un asistente a la conferencia le preguntó al respecto. “No sé si el presidente y yo diferimos en los temas”, dijo, “pero podemos diferir en el enfoque. De verdad creo que las elecciones son sobre el futuro”.

Por cierto, Pence también anunció ayer que su libro, So Help Me God, se publicará en noviembre. Según el resumen de la editorial, el libro es la “defensa más sólida del historial de Trump por parte de cualquiera que haya servido en la administración”, uno que “narra la ruptura de su relación por parte del presidente Trump el 6 de enero de 2021, cuando Pence cumplió su juramento a la Constitución”. Es claro que Pence trata de demostrar que fue Trump, no él, quien fracturó la relación, y que fue un soldado de infantería leal en el movimiento MAGA hasta el final.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.