Opinión: Prepárate para el confinamiento 4.0: así puedes superarlo

·5  min de lectura

Mi corazón, literalmente, se hundió cuando escuché la noticia de la nueva variante del covid-19 que se ha descubierto en Sudáfrica, entre advertencias de que podría ser la cepa “más importante” del virus hasta la fecha.

Se teme que la variante B.1.1.529 pueda eludir la inmunidad creada por la vacunación o la infección previa, y el Secretario de Salud, Sajid Javid, advirtió que podría ser “más transmisible” que la cepa Delta. Como resultado, Gran Bretaña ha añadido seis nuevos países a la lista roja para viajar: Sudáfrica, Namibia, Lesoto, Botsuana, Eswatini y Zimbabue.

Estoy absolutamente segura de que no he sido la única en sentirme preocupada y emocionalmente aplastada por las últimas noticias, porque, con toda franqueza, ¿no hemos tenido todos suficiente? Basta de covid, basta de confinamientos (la idea de que podríamos enfrentarnos al confinamiento 4.0 en los próximos meses, dependiendo de la rapidez con la que se pueda contener esta última cepa, es suficiente para que cualquiera de nosotros llore de verdad). Ya hemos tenido suficiente con la preocupación de estar infectados y de transmitir esa infección; también con nuestro dolor colectivo por los amigos y familiares que hemos perdido a causa del virus; con el miedo que pesa como una losa de cemento en nuestros estómagos cada vez que viajamos en un autobús o un tren, o vamos a un lugar lleno de gente.

Anoche, fui a un evento que estaba lleno de gente -todos con doble vacuna, todos con flujo lateral negativo, muchos con cubrebocas- pero ¿qué fue lo primero que hablé con un desconocido? Lo ansiosos que nos sentíamos por estar en esa sala. Porque, admitámoslo, los últimos 18 meses de vivir una pandemia nos han cambiado a todos profundamente. Puede que aún no nos demos cuenta, porque estamos muy ocupados “siguiendo” con la vida: el trabajo, la familia, las relaciones, las minucias cotidianas de los cuidados y la limpieza y las compras y pensando en las vacaciones.

No hemos tenido la oportunidad de hacer una pausa para respirar y recalibrar, para mirar atrás y empezar a procesar lo que nos han hecho los meses de blindaje o autoaislamiento, para lamer nuestras heridas y cicatrices. Las llevamos, todos y cada uno de nosotros. Pero, al modo clásico de los británicos, nos abrochamos el cinturón y seguimos adelante.

Al fin y al cabo, hoy es Black Friday, y la mayoría de nosotros no vamos a reflexionar sobre lo que sentimos por el virus, simplemente no tenemos tiempo. En su lugar, es probable que estemos buscando con desesperación ofertas de juguetes, productos electrónicos, ropa, regalos y juegos para asegurarnos de que la Navidad de 2021 (a diferencia de la lamentable Navidad de 2020) se desarrolle según lo previsto. Pero en el fondo de todo esto, ¿es la base de todo lo que hacemos? El miedo, por los que queremos y por nosotros mismos.

Los efectos a largo plazo de vivir con miedo son nebulosos y preocupantes. Los efectos potenciales del miedo crónico en la salud física, según un experto, incluyen dolores de cabeza que se convierten en migrañas, dolores musculares que se convierten en fibromialgia, dolores corporales que se convierten en dolor crónico y dificultad para respirar que se convierte en asma.

También hay efectos potenciales igualmente devastadores en nuestra salud y bienestar emocional: disociación, incapacidad de tener sentimientos amorosos, impotencia, ansiedad o fobias, cambios de humor y pensamientos obsesivos-compulsivos.

El miedo también puede afectar a nuestra capacidad de aprender cosas nuevas. Mary D Moller, directora de servicios psiquiátricos, explica que la capacidad del cerebro para recuperar aprendizajes anteriores depende de “estados químicos específicos”. “Las alteraciones químicas pueden distorsionar la percepción de la información sensorial y, por tanto, distorsionar el almacenamiento”, expresa.

Cuando el cerebro está hiperactivo -como podría decirse que nos sentimos muchos de nosotros, dado nuestro constante estado de vigilancia en torno al virus- “esto distorsiona el almacenamiento de la información sensorial y la recuperación de la información se verá afectada”.

Entonces, ¿qué hacer con todo este miedo? ¿Cómo empezamos a sobrellevarlo y llevarlo? Algunas personas recurren a cosas sencillas como la atención plena, otras al ejercicio y a salir a la naturaleza; a muchas les gusta mantenerse lo más informadas posible, para sentir que tienen algún tipo de control. Personalmente, estoy en el último bando: no me gusta lo que no sé. Me ayuda a mantener la calma si siento que he explorado todos los ángulos, he leído a los expertos, estoy al tanto de las noticias de última hora.

Quizá una forma básica de empezar sea validar nuestros propios sentimientos, como haríamos con un amigo o un colega (es una técnica que se explora en la última columna de consejos de Dear Vix). Está bien tener miedo: es una respuesta completamente natural al descubrimiento de la nueva variante. Es más grande que nosotros, no podemos controlarlo. Esto puede ser difícil de manejar, pero la aceptación puede llevarnos muy lejos.

También creo firmemente en la importancia de hablar: el simple hecho de exponer una preocupación hace maravillas. El viejo adagio de “un problema compartido es un problema reducido a la mitad” existe por una razón. Y no, puede que no podamos “resolverlo” o “arreglarlo”, pero podemos escuchar, empatizar y comprender. Y si algo hemos aprendido en los últimos 18 meses es lo mucho que nos necesitamos unos a otros.

Así que empecemos a hacerlo: seamos #BeKind. No podemos controlar el virus, pero podemos controlar cómo nos apoyamos unos a otros. Y aunque no sabemos cuál será el resultado o el efecto dominó de esta última variante, a medida que avancemos en el duro invierno que nos espera, vamos a necesitar ese apoyo más que nunca.

Relacionados

Detectan en Sudáfrica variante nueva de COVID-19 en repunte

El presidente Biden presenta una nueva prohibición de viajar en respuesta a la variante de covid Omicron

¿Hasta qué punto debe preocuparnos la nueva variante de covid?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.