Opinión: En su día fue el “favorito” de la difunta reina, pero ¿qué le depara el futuro al príncipe Andrew?

·4  min de lectura

¿Qué hacer con el hermano del rey? El futuro del príncipe Andrew no es la preocupación más urgente de la nación -ni siquiera de la familia real-, pero mientras la constitución y la identidad de la nación estén ligadas a la familia Windsor, Andrew supone un enigma, además de una vergüenza permanente imposible de erradicar.

Se dice que la difunta reina Isabel II tenía un cariño especial por Andrew y que estaba muy interesada en su rehabilitación, incluso en sus momentos más oscuros. Se dice que pagó sus facturas legales en el caso de Virginia Giuffre. A veces optaba por hacer esos pequeños gestos públicos de lealtad hacia él, por lo que le veíamos cuidándola en el funeral del príncipe Felipe o viajando junto a ella en un auto.

Tal era su prestigio que estos despistes pasaban sin mayor crítica. Al fin y al cabo, era su hijo, no una celebridad cualquiera. Sin embargo, la protección y el apoyo que su madre proporcionaba al duque de York se acabaron.

El príncipe Andrew se enfrenta a un futuro aún más solitario ahora que su hermano es rey. En los últimos años, Carlos y su equipo cercano -incluido el príncipe William- no han ocultado que querían que la familia real se redujera. No habría papel oficial, ni fondos de subvención soberanos, ni siquiera dinero real para las hijas del duque, Beatrice y Eugenie.

Sean cuales sean sus méritos, no serían “miembros de la realeza” de alto nivel. Incluso antes de su caída en desgracia, Andrew también miraba hacia un estatus más periférico. Ahora, con la pérdida práctica de sus títulos de “su alteza real” y sus diversos patrocinios caritativos y militares, parece que va a ser condenado al ostracismo de forma bastante brutal.

Además de perder a su madre, Andrew ha perdido a su mayor aliado en la corte real. Aunque hay que decir que ha sido la reina, siempre anteponiendo la institución, la que le ha hecho “retirarse” de casi todos sus papeles públicos en 2019.

La diferencia entre su hermano, el rey, y su madre, la difunta reina, fue que ella se aferró a la esperanza de que un resultado legal adecuado y el paso del tiempo pudieran permitir poco a poco la rehabilitación de Andrew. Él mismo, como tantas veces víctima de la ilusión, expresó la idea en su entrevista con Emily Maitlis, de que podría hacer trabajos de caridad con las víctimas de la explotación sexual. No estaba siendo irónico.

Así que quedó desprestigiado, y no se ha descubierto ningún camino para restaurar su reputación. Antes era muy popular: cuando se casó con Sarah Ferguson en 1986, era una especie de ídolo de la moda. Ya no lo es. No hay vuelta atrás.

Esto se debe a que no puede admitir ninguna ofensa, en el espíritu y los términos del acuerdo legal, y, por lo tanto, cualquier charla de arrepentimiento es imposible. En cierto modo, está atrapado por el resultado del caso Giuffre. En un mundo ideal no se le vería en público en absoluto, al menos en cualquier cargo oficial.

Pero, aunque la mayoría de sus papeles, títulos y grandiosos uniformes han desaparecido, sigue siendo el hermano del rey, el tío del futuro rey y el segundo hijo de la difunta reina. En otras palabras, sigue siendo un miembro de la familia, aunque ya no sea la familia real.

Así que es probable que haga una aparición discreta en el funeral de la reina, podría aparecer como centinela en el velatorio, como es tradicional, y, tal vez, en la coronación de su hermano. Sin embargo, eso será todo para el príncipe. La oscuridad le espera, y más tiempo con su familia (incluida su exmujer) y jugar golf.

Al igual que el duque de Windsor antes de él, Mark Phillips, Sarah Ferguson - y, quizá, el príncipe Harry y Meghan ahora - la familia real puede ser implacable sobre la marginación de los que encuentra inconveniente. Solo la princesa Diana, con su carisma de superestrella, no “se fue en silencio”, como ella misma dijo, y no se le pudo obligar. Sin embargo, ella fue la excepción.

En los próximos años, Andrew será una figura cada vez más sombría y fantasmal, que solo se verá en los funerales, momento en el que los más jóvenes se preguntarán quién es. El rey Carlos III tiene un trabajo bastante duro como es vivir el reinado de su madre. No quiere distracciones. Pero debemos recordar siempre que es Andrew, y nadie más, el responsable de su caída.