Opinión: Tengo 30 años y estoy hasta abajo en la escalera profesional, de nuevo

·4  min de lectura
Mi salario de inicio no podía sustentar mis gustos de persona de 30 años (Getty/iStockphoto)
Mi salario de inicio no podía sustentar mis gustos de persona de 30 años (Getty/iStockphoto)

Es mi primer día de trabajo. Un hombre paciente me explica cómo usar una máquina franqueadora (para sellar o perforar documentos), mientras yo sonrío sin comprender, incapaz de escucharlo por encima de la voz en mi cabeza que grita: ya deberías saber cómo hacer esto. Porque no soy una recién graduada universitaria que lleva un saco de Topshop con la etiqueta todavía puesta. Soy una mujer de 30 años con ocho años de experiencia laboral que acaba de iniciar una pasantía.

Cambiar de carrera en esta etapa de mi vida fue un movimiento audaz. Con una visa estadounidense que expiraba rápidamente y un matrimonio fallido con tarjeta verde en mi haber, me senté en mi departamento de Brooklyn preguntándome por qué había desperdiciado mis veinte en busca de una buena fiesta en lugar de subir la escalera profesional; por qué había pasado siete años en un trabajo en el que caí recién graduada de la universidad solo porque no tenía las agallas para solicitar el que de verdad quería. Con mi vida hecha jirones, decidí que ahora era el momento de empezar a tomar mi carrera en serio.

Durante mis intentos a medias de ingresar a la industria editorial a lo largo de los años, aprendí que el camino tradicional no iba a funcionar. Mis supuestas habilidades transferibles, como las había oído llamar en muchas charlas universitarias, no se transferían. Mi industria deseada era muy poco imaginativa, y aunque demostrablemente podía cumplir con todos los requisitos de sus ofertas de trabajo, sin una maestría en publicaciones, no llegaba a ninguna parte.

No pude conseguir un trabajo de nivel de entrada, y mucho menos uno acorde con mi experiencia. Así que me puse creativa. Empecé a enviar correos electrónicos a editores independientes y, en dos semanas, recibí una oferta de pasantía en Londres, por un tercio de mi salario anterior.

A los 22 años, esta suma había sido una fortuna. Rodeada de un grupo de amigos arquitectos que ganaban una miseria, yo era rica. Repartí mi riqueza relativa con benevolencia, les compraba bebidas a mis amigos en apuros y pagaba una mayor parte del alquiler. Y ahora aquí estaba yo a los 30, rogando por cervezas a estas mismas personas.

Mi salario de nivel de entrada no podía sostener mis gustos de 30 años. Ya no podía cenar en un restaurante con platos pequeños e iluminación de buen gusto; ya no podía subirme a un Uber cuando me encontraba en el otro extremo de Londres a las tres de la mañana. No, eran dos autobuses nocturnos y una caminata de 20 minutos para mí. Comía papas fritas de los platos de otras personas mientras los escuchaba hablar sobre sus ascensos, sobre cómo por fin, después de años de arduos negocios, habían ahorrado suficiente dinero para comprar una casa.

Y, sin embargo, parece que no estoy sola. Gracias a la pandemia de covid-19, más personas que nunca consideran una revisión profesional. Pero mientras que el 60 por ciento de la fuerza laboral británica deseaba aprender una nueva habilidad o mudarse a un nuevo departamento, solo uno de cada 10 consideraba un cambio completo de industria. Y el 46 por ciento de ellos mencionó un aumento de salario como su principal motivación. Está claro que no era la mía.

Para mí, fue más profundo que solo la pandemia. La narrativa sobre el trabajo, al menos en mi experiencia, era que todos odiaban su trabajo. Era normal odiar tu trabajo. Pero comencé a preguntarme: ¿Era necesario? ¿Por qué me había convencido de que mi suerte ya estaba echada? ¿Por qué pensé que la elección de carrera que hice después de graduarme sería la última que haría?

Si bien es algo incongruente asistir a sesiones de entrenamiento junto a un grupo de jóvenes de 22 años, descubrí que comenzar una nueva carrera a esta edad tiene beneficios. No tengo miedo de defenderme en el trabajo ni de ofrecerme como voluntaria para un proyecto en el que podrían haberme pasado por alto. Hablo en las reuniones; tengo opiniones sobre asuntos sobre los que mis seis meses en la industria sugieren que no debería tener opiniones. Mi manejo del estrés es muy superior en comparación con lo que era antes. ¿Envié una pila de libros a Francia sin un formulario de aduana (gracias Brexit)? Posiblemente. ¿Lo hice más de una vez? Seguramente. ¿Pero fue el fin del mundo? No, no lo fue.

Los dilemas de trabajo que me habrían hecho llorar en los baños a la edad de 23 años ahora solo me envían a dar una caminata rápida alrededor de la cuadra antes de volver a sentarme en mi escritorio y seguir adelante. Y aunque estoy atrasada en el progreso de mi carrera en comparación con todos los que me rodean, sé que eventualmente lo lograré, solo que me llevará un poco más de tiempo.

No hay cantidad de dinero que cambiaría por estar emocionada de ir a trabajar por la mañana. Incluso si tengo que tomar dos autobuses para llegar allí.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.