ONGs de Nueva York desbordadas por la ola de inmigrantes enviados por Texas

·3  min de lectura

Nueva York, 26 ago (EFE).- Una coalición de organizaciones proinmigrantes de Nueva York aseguró este viernes que se encuentra desbordada por los miles de inmigrantes enviados desde Texas en los últimos meses y lanzó una campaña para conseguir un fondo de 20 millones de dólares para continuar brindándoles los servicios que necesitan.

Los grupos están reclamando 10 millones de dólares al estado de Nueva York y otros 10 millones a la ciudad a través de la iniciativa "Welcoming New York Campaign (Campaña de bienvenida a Nueva York) para ofrecer servicios de abogacía, salud, formación laboral, educación, transporte o búsqueda de vivienda a las miles de personas que ya han llegado y las que se esperan.

Las ONG están atendiendo a los inmigrantes con sus propios recursos económicos y humanos "y ya no dan abasto" como reclamaron durante una conferencia de prensa en las escalinatas de la alcaldía convocada por la Coalición del Inmigrante, que estima que entre 7.000 y 10.000 personas han llegado a la ciudad desde mayo.

La campaña también reclama que el Gobierno del presidente Joe Biden incluya a estos inmigrantes en el sistema de apoyo a los refugiados, coordine sus llegadas con las autoridades locales.

"Estas personas han realizado un peligroso largo viaje porque creen en el sueño americano y buscan refugio aquí (EEUU). Algunos han caminado más de 5.000 kilómetros para llegar a la frontera sur (que separa México de EEUU)" y luego encontrarse con que son colocados en un autobús y enviados a más de 3.000 kilómetros de distancia (de la frontera) en un viaje de autobús de dos o tres días "a un lugar donde no quiere o pueden ir", dijo el director ejecutivo de la Coalición, Murad Awawdeh.

Agregó que han visto "muy poco" de respuesta coordinada del gobierno federal, el estatal y municipal para enfrentar las necesidades de los recién llegados y afirmó que es tiempo que las autoridades desarrollen una estrategia coordinada.

Los inmigrantes, en su mayoría venezolanos están siendo enviados por el gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, quien ha admitido abiertamente que quiere repartir la carga migratoria que soporta su estado en su frontera y ha declarado que Nueva York y Washington, por ser ciudades progresistas gobernadas por alcaldes demócratas, son las que tienen que asumir su parte de un problema que considera nacional.

Los grupos agradecieron al alcalde Eric Adams que la ciudad reciba y esté brindando servicios a estas personas pero aseguraron que "no es suficiente" , en una conferencia en la que un grupo de inmigrantes latinos gritaba pidiendo justicia y dignidad para los recién llegados..

Nueva York, que por ley está obligada a brindar refugio a quien lo solicite, no está preparada para una marejada de personas sin techo a los que ha enviado a su sistema de refugios.

Las autoridades han tenido que contratar también los servicios de 13 hoteles, -un total de 1.300 habitaciones- para alojar a los recién llegados y se prepara para integrar a unos mil niños al sistema de educación, el más grande de la nación.

La doctora Yocasta Peña, de la red de médicos latinos Somos, que ha estado recibiendo a inmigrantes en la estación Autoridad de Puertos, afirmó que alrededor de un 30% están enfermos y que llegan cansados, deshidratados, algunos con covid e infecciones como resultado de su travesía, que también les ha causado problemas emocionales por lo que requieren de servicios de salud mental.

Como ejemplo, recordó que una de las familias que atendió había sufrido la muerte de su hijo, que se ahogó durante el viaje. "Sólo pudieron salvar a su hija", lamentó.

(c) Agencia EFE