Una ola de ataques de tiburones en Nueva York despierta miedo y algunas teorías

·6  min de lectura
Seis personas han sido mordidas por tiburones en aguas de Long Island
Seis personas han sido mordidas por tiburones en aguas de Long Island - Créditos: @Lad Bible

NUEVA YORK.- Una serie de ataques de tiburón en aguas de la costa de Nueva York en las últimas semanas ensangrentó a los bañistas y asustó a los bañistas, pero también puso de manifiesto la eficacia de los esfuerzos de conservación marina.

En el último mes, seis personas han sido mordidas por tiburones en aguas de Long Island, en Nueva York, según el Museo de Historia Natural de Florida, que recopila datos sobre ataques de tiburones. Los ataques -ninguno de los cuales causó lesiones graves- fueron los primeros en la zona desde 2018, cuando hubo dos.

Un cartel indica el cierre temporal de una playa tras el ataque de un tiburón a un hombre en Estados Unidos
Un cartel indica el cierre temporal de una playa tras el ataque de un tiburón a un hombre en Estados Unidos - Créditos: @captura de YouTube

Los científicos marinos dijeron que el aumento del número de tiburones frente a Long Island y los peces menhaden de los que se alimentan podrían haber contribuido a los ataques. El agua más limpia también podría haber jugado un papel al atraer a los tiburones a las áreas donde se congregan los nadadores, dijeron, y agregaron que los ataques probablemente involucraron a los tiburones tigre de arena, de banco de arena o tiburones oscuros.

“Los tiburones no viven en zonas contaminadas”, decía Chris Paparo, director del Centro de Ciencias Marinas de la Universidad de Stony Brook. “Así que lo que estamos viendo ahora es una historia de éxito”.

Paparo dijo que los límites estatales y federales a la pesca de tiburones y sus presas en los últimos años son responsables del aumento del número de estos animales. “Aquí en Nueva York, una de las áreas metropolitanas más concurridas del mundo, tenemos una población de tiburones en auge y se debe a la conservación”, dijo. “No sólo a la conservación de los tiburones, sino a la conservación de su alimento”.

Las poblaciones de menhaden disminuyeron a principios de la década de 2000, pero se han recuperado desde que la Comisión de Pesca Marina de los Estados Atlánticos, un organismo regional de 15 estados costeros, comenzó a limitar las capturas comerciales del menhaden en 2013, según Joseph Gordon, director de proyectos de Pew Charitable Trusts, una organización de política pública sin ánimo de lucro de Filadelfia.

A medida que los cardúmenes aumentan de tamaño, se convierten en la base de toda una red de vida oceánica que incluye peces, tiburones, aves marinas, águilas y ballenas”, dijo Gordon sobre el menhaden. “Son algo así como el alma de esa parte del Atlántico”.

Las especies de tiburones costeros siguen los cardúmenes de menhaden y otras presas cerca de la costa, donde durante los meses de verano los tiburones pueden encontrarse con nadadores y surfistas, y a veces confundir a las personas con sus presas habituales.

Los ataques en Nueva York probablemente involucraron a los tiburones tigre de arena, de banco de arena o tiburones oscuros
Los ataques en Nueva York probablemente involucraron a los tiburones tigre de arena, de banco de arena o tiburones oscuros

La mayoría de las veces se trata de un error de identidad”, explica Enric Cortés, biólogo de investigación pesquera del Centro de Ciencias Pesqueras del Sureste de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, en Ciudad de Panamá (Florida).

Al parecer, eso es lo que le ocurrió a Shawn Donnelly. Este abogado de Mastic Beach (Nueva York) estaba surfeando en aguas poco profundas frente a la playa de Smith Point, en Long Island, el 13 de julio, cuando fue derribado de su tabla de surf. Recuerda haber visto una aleta dorsal y haber sentido que algo le rozaba.

“Lo vi mientras caía al agua”, dijo Donnelly sobre el tiburón. “Se acercó un segundo y bam, me golpeó”.

Donnelly remó de vuelta a la orilla y buscó ayuda en un puesto de guarda parque por un corte de cinco centímetros en su pantorrilla izquierda. Dijo que llevaba 29 años surfeando en la zona y que éste era su primer encuentro con un tiburón.

El ataque se produjo días después de que un socorrista de Smith Point sufriera cortes en el pecho y la mano derecha al ser mordido por un tiburón durante una sesión de entrenamiento.

Sentí un dolor agudo y una presión en la mano e intenté tirar de ella y me di cuenta de que había algo enganchado”, dijo el socorrista, Zachari Gallo, que también trabaja como profesor en Sayville, Nueva York. “A la tercera vez, me golpeó con la cola en el pecho y me di cuenta de que estaba tratando con un tiburón”.

Este verano también se ha observado una actividad inusual de tiburones en las costas de Cape Cod, Massachusetts, donde han sido habituales los avistamientos de tiburones blancos, aunque hasta el martes no se habían registrado mordeduras.

Gavin Naylor, director del programa de Florida para la investigación de tiburones en el Museo de Historia Natural de Florida, dijo que desde una perspectiva global los recientes ataques de tiburón frente a Long Island no son especialmente inusuales.

“Cada año recibimos entre 70 y 80 mordeduras” en todo el mundo, dijo Naylor. “Un año es Australia Occidental con una racha de mordeduras en rápida sucesión, y al siguiente es Hawaii o Sudáfrica. No nos preocupan demasiado estos focos individuales que se producen”.

Florida está a la cabeza de Estados Unidos en ataques de tiburón, seguida de Hawai, California y Carolina del Norte. Florida ha registrado 12 ataques en lo que va de año y unos 900 desde que se empezó a llevar un registro en la década de 1960, según Naylor. Nueva York ocupa el décimo lugar entre los estados con mayor número de ataques de tiburón.

Los ataques y las muertes por mordedura de tiburón son extremadamente raros, según los expertos. Los nadadores y surfistas pueden reducir el riesgo permaneciendo fuera del agua al anochecer y al amanecer, cuando los tiburones suelen alimentarse, según los expertos del museo de Florida. Otras precauciones recomendadas son mantenerse alejado de los bancos de peces y no llevar joyas brillantes, que pueden atraer a los tiburones.

Una aplicación para teléfonos inteligentes llamada Sharktivity envía alertas sobre la ubicación de los tiburones frente a Cape Cod, Massachusetts, utilizando datos de una red de boyas oceánicas equipadas con sensores, así como informes de testigos oculares. Una red similar que se está desarrollando para Long Island debería estar lista para el próximo verano, dijo Michael Frisk, profesor de ciencias marinas y atmosféricas de la Universidad de Stony Brook.

Gallo, el socorrista de Long Island, dijo que no le preocupaba volver a ser mordido, pero reconoció que el encuentro había cambiado su perspectiva sobre la presencia en el océano. “Ahora soy un poco más indeciso y más consciente de mi entorno”, dijo.

Donnelly, el surfista, dijo que estaba ansioso por volver a subirse a su tabla. “Cuanto antes, mejor”, dijo. “No quiero que se me acumule en la cabeza”.

Por Eric Niiler

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.