OEA inicia sesión para debatir la crisis en Venezuela pese a oposición de Bolivia

1 / 2

Opositores bloqueando una autopista en Caracas durante una manifestación al Gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela

Opositores bloqueando una autopista en Caracas durante una manifestación al Gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, abr 3, 2017. La oposición venezolana intentaba el lunes mantener la presión sobre la gestión del presidente Nicolás Maduro con pequeñas protestas de calle, mientras la Organización de Estados Americanos (OEA) canceló una reunión prevista para discutir sobre la crisis política en el país petrolero.. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

CARACAS/WASHINGTON (Reuters) - La Organización de Estados Americanos (OEA) inició el lunes una sesión extraordinaria para discutir la crisis política de Venezuela, que había sido suspendida a instancias de Bolivia, que debía asumir la presidencia del Consejo Permanente del organismo multilateral y que calificó el encuentro de ilegal.

La reunión se inició una vez que Honduras asumió temporalmente la conducción del Consejo Permanente, tras protestas de Costa Rica y México por la suspensión del encuentro, convocado tras los conflictos en Venezuela por dos sentencias del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que anularon las funciones del Parlamento controlado por la oposición.

Bolivia, un aliado del presidente venezolano Nicolás Maduro, advirtió a través de su portavoz que la convocatoria a la sesión era irregular. "Este consejo es ilegal y lo que se ha hecho es un golpe institucional", denunció el representante del gobierno de Evo Morales en la sesión plenaria impulsada por una veintena de miembros.

En tanto, la oposición venezolana intentaba el lunes mantener la presión sobre Maduro con protestas en la calle.

Un centenar de opositores marcharon por una autopista principal hasta la Defensoría del Pueblo en el centro de la capital, cargando gallinas vivas que dejaron en la puerta de la institución a la que acusaron de "cobarde".

Los diputados opositores habían solicitado al organismo, que junto a la Fiscalía y la Contraloría componen el poder ciudadano, condenar las dos polémicas sentencias del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de la semana pasada, que anularon las funciones del Parlamento, controlado por la oposición.

El máximo tribunal revirtió el sábado parte de las sentencias, que también habían limitado la inmunidad de los parlamentarios. [nL5N1H90FV]

La OEA emitió un comunicado celebrando que se superó la "controversia" que generaron las decisiones judiciales, que fueron criticadas en Venezuela por la Fiscal General, Luisa Ortega, por considerarlas violatorias de la constitución. [nL2N1HB136]

Un puñado de personas identificadas como simpatizantes del Gobierno arremetieron contra los opositores con botellas y piedras. Dos diputados opositores resultaron heridos, según recuentos de testigos y legisladores.

El partido opositor venezolano Copei denunció el lunes que dos de sus dirigentes fueron detenidos por supuestos delitos de instigación a la rebelión, traición a la patria y "contra el orden y la seguridad de la nación".

La Asamblea Nacional alega que pese a la marcha atrás del Tribunal, su labor seguirá bloqueada por el máximo tribunal que le ha impedido aprobar leyes desde que asumió funciones en 2016 acusándola de "desacato".

En otro punto de Caracas, parlamentarios arrojaron heno a la magistratura, el ente donde se coordinan las funciones de los juzgados, repitiendo la consigna: "El recule del TSJ es pura paja (mentira)".

(Reporte de Lesley Wroughton en Washigton, Carlos García, Deisy Buitrago en Caracas y Enrique Andrés en San José. Escrito por Eyanir Chinea; Editado por Javier López de Lérida y Juana Casas)