Dos novatos impresionan en lucha por puesto de wide receiver. La pelea es dura en los Dolphins

·6  min de lectura

Cuando la mayoría de los fanáticos de la NFL que no viven en el sur de la Florida hablan sobre los “wide receivers de los Dolphins”, la conversación comenzará y terminará con el seis veces invitado al Pro Bowl Tyreek Hill y el joven prodigio Jaylen Waddle.

Pero hay algo de intriga, y algunos jugadores talentosos, en el resto de conversación, incluso si continúan llamando a Mike Gesicki por su posición designada (tight end) en lugar de lo que aparentemente es: un glorificado wide receiver adicional.

También llama la atención el wide receiver #3, Cedrick Wilson Jr., quien impresionó a todos con los Cowboys de Dallas la temporada pasada.

Y el prometedor novato Erik Ezukanma, quien se vio muy bien al principio del campamento y atrapó un touchdown de 40 yardas en la práctica del lunes. Seguramente estará en la lista de 53 hombres, salvo lesiones.

Y hay una batalla competitiva entre Preston Williams, Trent Sherfield, Mohamad Sanu, Lynn Bowden Jr., River Cracraft, el exjugador de CFL DeVonte Dedmon y el impresionante novato de Mississippi, Braylon Sanders, por potencialmente dos puestos en la nómina.

Wilson podría beneficiarse más de la atención que seguramente se enfocará en Hill y, en menor medida, hacia Waddle. Esto pudiera darle la atractiva perspectiva de enfrentar una cobertura individual y ser defendido por el tercer o cuarto mejor cornerback.

“Definitivamente, con esos dos muchachos de gran velocidad haciendo ruido me dejará un poco más de espacio abierto”, expresó Wilson.

“Ahí es cuando siento que avanzo más cuando alguien me defiende uno a uno”.

Wilson lo demostró la temporada pasada en métricas avanzadas que van más allá de sus estadísticas básicas (45 recepciones, 602 yardas, 6 touchdowns en 16 juegos y cuatro titularidad).

Según ESPN, Wilson ocupó el puesto 17 entre los wide receivers en yardas promedio de separación por captura con 3.5.

El linebacker de los Dolphins Brennan Scarlett (57) atrapa un pase en el quinto día de práctica en el Baptist Health Training Complex en Miami Garden, Florida, el 1ro de agosto de 2022.
El linebacker de los Dolphins Brennan Scarlett (57) atrapa un pase en el quinto día de práctica en el Baptist Health Training Complex en Miami Garden, Florida, el 1ro de agosto de 2022.

Y su YAC promedio de 5.8 (yardas después de atrapar el ovoide) fue el 14° mejor entre los wide receivers y el 50° entre más de 200 que atraparon al menos un pase, según Pro Football Focus.

Cuando se combinó en jugadas con el quarterback de los Cowboys Dak Prescott hizo que este exhibiera un excelente índice de eficiencia de pase de 130.6.

“Es un gran receptor y será un gran receptor durante mucho tiempo”, expresó Prescott.

Wilson, quien firmó un contrato de $22.5 millones por tres años con Miami, se alineó en el slot el 90.5 por ciento del tiempo la campaña pasada (la mayoría entre los wide receivers de la NFL), pero dijo que los Dolphins lo están entrenando para jugar en cada posición.

“En esta ofensiva tienes que aprender bastante”, señaló.

“Nos movemos mucho. Hay muchas formaciones. Son más o menos las mismas jugadas, muy buenas jugadas, pero en diferentes formaciones”.

Comentó que aprender esta ofensiva inicialmente “fue bastante complicado porque tienes que desglosar todas las formaciones solo para saber dónde alinearte”.

Wilson aprovechó su oportunidad cuando las lesiones golpearon a los wide receivers de Dallas la temporada pasada, especialmente Michael Gallup.

Los jugadores de los Dolphins corren en el quinto día de práctica en el Baptist Health Training Complex en Miami Garden, Florida, el 1ro de agosto de 2022.
Los jugadores de los Dolphins corren en el quinto día de práctica en el Baptist Health Training Complex en Miami Garden, Florida, el 1ro de agosto de 2022.

El explosivo jugador también es una amenaza lanzando la pelota pues fue quarterback de la escuela secundaria en Memphis y tiene 5 de 5 para 111 yardas aéreas en su carrera en la NFL.

Quién termine obteniendo la cuarta mayor cantidad de jugadas esta temporada será una trama secundaria interesante entre los wide receivers.

Ezukanma ha usado su tamaño (6-2, 206 libras) para ayudar a posicionarse para hacer varias recepciones hasta ahora en el campamento de prácticas, incluida la recepción de TD de Tagovailoa el lunes.

“Es grande y físico”, afirmó Wilson. “Definitivamente va a ser útil”.

Mel Kiper Jr., de ESPN, dijo que Ezukanma “dejó caer demasiados pases” en Texas Tech, pero eso no ha sido un problema hasta ahora.

Aunque dejó caer cuatro pases para los Red Raiders la campaña pasada, tuvo nueve recepciones, un índice de eficiencia del pase de 149 en su área de cobertura y un promedio de YAC de 7.8, que fue el 28vo mejor del país en 2021.

Sus manos son muy buenas”, argumentó el entrenador de wide receivers de Miami, Wes Welker, a principios de esta temporada baja.

“Un tipo de ese tamaño [6-2] que haga esos movimientos para atrapar el ovoide es espectacular. Tiene un conjunto de habilidades únicas”.

Sanders, el otro novato, capturó un pase largo de touchdown la semana pasada y tuvo una espectacular atrapada con una mano el sábado.

Tendrá que seguir haciendo jugadas, y evitar errores, y hacerse un hueco en los equipos especiales para hacer un caso sólido para la lista de 53 hombres.

Sanders, quien tiene marca de 6-1, promedió 21.1 yardas en 69 recepciones universitarias, pero perdió tiempo por diversas lesiones.

“Fue un agregado tardío para nosotros”, expresó el director ejecutivo de Senior Bowl, Jim Nagy.

“Tiene gran habilidad y realmente puede correr”.

Ninguno de los jugadores veteranos que compiten por el quinto y sexto puesto ha dado un paso importante por delante de los demás.

Williams tuvo una gran atrapada durante la práctica del sábado y Sherfield lució bien.

Por el contrario, Bowden, quien pasó la temporada pasada en la lista de lesionados por un problema en el tendón de la corva, ha tenido un campamento tranquilo.

Sanu, firmado en la víspera del campo de entrenamiento, ha realizado algunas atrapadas y tiene la ventaja de conocer el sistema desde hace dos años en San Francisco.

Sherfield y Cracraft también jugaron para los 49ers durante el tiempo que el entrenador Mike McDaniel estuvo allí.

Williams, el wide receiver más alto de Miami con 6’5, tiene el tamaño para reemplazar a DeVante Parker, quien fue cambiado a New England, pero necesita un campamento fuerte tras una campaña 2021 anodina (seis recepciones y 71 yardas en ocho juegos, con tres aperturas).

Sherfield no debe pasarse por alto. Aunque estuvo en solo el 24 por ciento de las jugadas ofensivas de los 49ers la temporada pasada y terminó con solo nueve recepciones y 87 yardas, Welker se entusiasmó con él esta primavera.

“Hay mucho que me gusta de Trent”, comunicó Welker.

“Como entrenador te da mucha seguridad tener a un tipo así porque sabes que hará exactamente lo que le dijiste’’.

La pregunta es cuántas atrapadas tendrá cualquiera de los wide receivers del cuarto al sexto puesto considerando el armamento de alta gama que representan los tres primeros.

Hill fue tercero en la NFL en recepciones la temporada pasada con 111; Waddle se ubicó octavo con 104 y Wilson viene de su mejor campaña en la liga y tendrá un papel importante.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.