Niños mexicanos arriesgan su vida en jaripeos para ganar hasta 40 mil pesos

·3  min de lectura
Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

México es uno de los países en donde más se practica el jaripeo, deporte que consiste en montar toros, de hecho, en el país existe la Federación Mexicana de Rodeo (FMR), la cual tiene un reglamento muy estricto en el que se especifica la edad de los participantes, sin embargo, la reciente muerte de José Alberto Enríquez Báez, mejor conocido como ‘Niño de Oro’ pone duda que se cumpla.

El reglamento establece que para ser jinete se deben tener más de 18 años y tener un peso no mayor de 50 kilos, sin embargo, José Alberto solo tenía 15, y perdió la vida luego de ser arrastrado y pisoteado por un toro en el jaripeo que se llevó a cabo en Atlixco, Puebla.

El premio por el que competía era de 30,000 pesos, una bolsa nada despreciable para un menor de edad, el único requisito que debía de cumplir era permanecer sobre el lomo del animal, el cual llega a pesar entre 700 y 1,000 kilos.

Enríquez Báez pertenecía a la empresa ganadera Rancho los Morros, que se dedica a organizar espectáculos de jaripeo en Puebla, Estado de México y Morelos.

Lamentablemente, el caso del ‘Niño de Oro’ no es el único en el país, pues el pasado 31 de mayo también perdió la vida un joven jinete de tan solo 14 años llamado ‘Niño del Llano’, luego de que se golpeó en la cabeza con la reja.

El diario El Universal también reporta el caso de un menor apodado como ‘Grullito’ quien compite en los jaripeos desde que tenía 11 años, y ahora, a sus 14 continúa practicando ese deporte extremo. En YouTube también circulan video del jinete apodado 'Chestre Jr.' de solo 15 años.

El citado medio señala que los menores compiten por premios de entre 10,000 y 40,000 pesos, el cual reciben dependiendo de si ganan la competencia o terminan entre los mejores lugares. También indica que hay niños que desde los 9 años comienzan a practicar montando en ganado más pequeño, como las ovejas.

Durante el sepelio del ‘Niño de Oro’, su padre, Gerardo Enrique Tapia, narró a TV Azteca cómo fueron los inicios de su hijo en ese deporte: “un día llegó como a las tres de la mañana, a nuestra casa San Pedro Apatlaco, Morelos, y me despertó, me dijo: ‘papá, gané un torneo, me gané este trofeo y me dijeron que soy el rey de los torneos’”.

Sobre si procedería de forma legal en contra de la empresa en la que su hijo laboraba, comentó, "Yo no soy apático de esas cosas, yo no voy a demandar a nadie, yo no voy a proceder contra nadie, porque mi hijo se murió en su gusto y era su gusto estar arriba de un toro”.

Hasta ahora, Ariadna Ayala, presidenta municipal de Atlixco, ha informado que los organizadores no contaban con el permiso para realizar un jaripeo, por lo que cree que son responsables de la muerte del menor.

Rancho los Morros solo realizó una publicación en su cuenta de Facebook en la que lamentaron el deceso de José Alberto: “algo que ni un ganadero quiere, Rancho los Morros está de luto, hoy se nos adelantó un gran amigo, con el cual nos llevamos muchos torneos, un niño para mi corazón que tenía una vida por delante, gracias por todo amigo, te me adelantaste”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

EN VIDEO: La brutal agresión a un guardia de seguridad de un fraccionamiento en Sinaloa.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.