Nikolas Cruz preguntó si la gente “comía” cadáveres y cómo “sonó” matar a Lincoln en una clase de historia

·5  min de lectura

Nikolas Cruz preguntó si la gente se “comía” los cuerpos de los muertos y quiso saber cómo “sonó” cuando Abraham Lincoln fue asesinado a tiros durante una clase de la escuela secundaria sobre la Guerra Civil de Estados Unidos, según las inquietantes pruebas mostradas en el tribunal.

A los miembros del jurado en el juicio por la sentencia del joven de 23 años se les mostró el martes una evaluación del comportamiento funcional realizada por el personal de la escuela cuando Cruz estaba en octavo grado en la Escuela Secundaria West Glades en Parkland, Florida.

En ella, el miembro del personal detalló un incidente del 11 de septiembre de 2013 en el que Cruz “se obsesionó con la muerte y el asesinato de Abraham Lincoln” e hizo muchas preguntas sobre el tiroteo y lo que ocurrió con los cadáveres de las personas asesinadas en la Guerra Civil.

“Nikolas volvió de estar fuera por una Suspensión Interna. Después de una conversación y una clase sobre la Guerra Civil en Estados Unidos, Nikolas se obsesionó con la muerte y el asesinato de Abraham Lincoln”, se lee.

“Algunas de las preguntas que hizo fueron: ‘¿Cómo sonó cuando le dispararon a Lincoln? ¿Sonó pop, pop, pop muy rápido? ¿Había sangre por todas partes? Después de la guerra, ¿qué hicieron con todos los cuerpos? ¿Se los comía la gente?’”.

Este relato forma parte de un conjunto de incidentes reportados de agresión, comportamiento perturbador y fascinación por las armas de fuego documentados en la evaluación del comportamiento.

Cruz fue alumno esta escuela de educación general entre 2011 y 2013.

En otro incidente, fechado el 4 de septiembre de 2013, se descubrió que Cruz había hecho dibujos de víctimas de disparos e imágenes de personas desnudas.

“Nikolas dibujó representaciones cuestionables en su hoja de trabajo de vocabulario. Se le pidió a Nick que las borrara y arreglara su trabajo”, dice la nota.

“Nick dibujó figuras de palo desnudas (mostrando partes del cuerpo) e hizo dibujos de gente disparándose entre sí con armas de fuego”.

Otros incidentes también mostraron que Cruz hablaba a menudo de armas.

El 17 de octubre de 2013, el salón de Cruz estaba hablando sobre un libro y Cruz leyó deliberadamente en voz alta el último par de páginas para arruinar el final, según las notas.

Cuando le dijeron que se detuviera, le dijo al miembro del personal de la escuela que no le gustaba el libro pero anunció que le gustaban las armas.

“Declaró: ‘Me gustan las armas’, ¿podemos hablar de eso?”, decía la nota.

El tirador del instituto Marjory Stoneman Douglas, Nikolas Cruz, es escoltado a la sala del tribunal el 30 de agosto (AP)
El tirador del instituto Marjory Stoneman Douglas, Nikolas Cruz, es escoltado a la sala del tribunal el 30 de agosto (AP)

Otro día, las notas de los miembros del personal afirman que “Nikolas encuentra cualquier excusa para sacar a relucir las armas”.

En múltiples ocasiones también se detalla que Cruz a menudo decía obscenidades y destruía cosas.

La fiscalía presentó estos documentos durante el contrainterrogatorio de Jessica Clark Flournoy, que era la consejera de Cruz en la escuela secundaria West Glade.

Ella no fue la autora de las notas y testificó que Cruz se comportó en sus sesiones de asesoramiento y nunca le habló de su fascinación por las armas.

Le mostraron a Flournoy las notas de una sesión del 20 de marzo de 2013 en las que se decía que Cruz había dejado de revisar sus notas porque “sentía que si su barco se iba a hundir, prefería hundirse con el barco siendo conocido por algo (es decir, haciendo algo para que lo recordaran)”.

El fiscal comparó esos comentarios con un vídeo que Cruz hizo apenas tres días antes del tiroteo masivo en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en 2018.

En el vídeo, Cruz hablaba de su notoriedad por el crimen.

“Va a ser un gran evento y cuando me vean en las noticias todos sabrán quién soy. Van a morir todos. No puedo esperar”, dijo.

El fiscal preguntó a Flournoy si eso demostraba que Cruz “quería ser conocido por algo ya desde 2013”.

El juez admitió una objeción de la defensa pero no la eliminó del acta.

Los fiscales también trataron de argumentar que Cruz era capaz de controlar su comportamiento y actuó “intencionadamente” para que lo cambiaran de escuela.

Según otro estudiante, Cruz les preguntó una vez después de portarse mal: “¿Cómo es que sigo en la escuela?”.

También los mostraron algunas notas a los miembros del jurado, las cuales mostraban que Cruz se comportó delante de un subdirector masculino y que luego se portó mal cuando salió de la sala.

Flournoy confirmó que Cruz se comportó en sus sesiones de consejería.

Cuando le preguntaron si sus diferencias en las acciones indicaban que era capaz de controlar su comportamiento, ella estuvo de acuerdo, y agregó que “él tenía la capacidad de tomar decisiones”.

En febrero de 2014, Cruz fue trasladado de West Glades a Cross Creek, una escuela que se centra en las necesidades de educación especial de los estudiantes. A principios de 2016, fue trasladado de nuevo, esta vez al Marjory Stoneman Douglas, donde permaneció hasta febrero de 2017, cuando fue enviado a un centro de aprendizaje para adultos.

Un año después, el 14 de febrero de 2018, Cruz viajó a Marjory Stoneman armado con un AR-15.

El entonces joven de 19 años acechó los pasillos del edificio de primer año y asesinó a 17 estudiantes y miembros del personal.

En octubre pasado, Cruz se declaró culpable de 17 cargos de asesinato y 17 cargos de intento de asesinato por los asesinatos del día de San Valentín.

Los jurados decidirán ahora si lo condenan a cadena perpetua sin libertad condicional o a la pena de muerte.

Los fiscales pasaron tres semanas detallando cómo Cruz asesinó a 17 estudiantes y miembros del personal e hirió a 17 más, y el jurado escuchó a los miembros de la familia en duelo y recorrió el sitio de la escuela.

Ahora, la defensa de Cruz presenta su caso, y busca demostrar que las acciones de Cruz ese día fueron la culminación de su vida hasta ese momento, desde su exposición a las drogas y el alcohol en el útero a través de su madre biológica, hasta los problemas psicológicos y de comportamiento de una edad temprana, y la muerte de sus dos padres adoptivos.