Nikki Fried aspira a la gobernación desde afuera

·11  min de lectura

En la primavera de 2003, la guerra cultural llegó a la Universidad de la Florida.

Una emisora de radio local, KISS-105.3, se negó a emitir desde una feria organizada por la Pride Student Union, un grupo de estudiantes LGBTQ. El grupo se indignó.

La presidenta del cuerpo estudiantil de UF, Nikki Fried, intervino.

Fried, que entonces era estudiante de posgrado de 25 años, suspendió toda la publicidad financiada por los estudiantes de las ondas de la emisora.

A la semana siguiente, la emisora se disculpó y prometió emitir en futuros eventos relacionados con el Orgullo. El Pride Student Union aceptó las disculpas y dio las gracias a Fried, quien restableció el patrocinio de la emisora.

Al recordarlo un día de julio en Tampa, casi dos décadas después, Fried, de 44 años, sonrió.

“¿Ven?”, dijo Fried a sus personal. “He sido así toda mi vida”.

Es el tipo de historia que cualquier campaña estaría orgullosa de contar. La candidata, incluso en su edad de formación, incluso cuando relativamente pocos la observaban, se mantuvo firme.

La campaña de Fried para convertirse en la primera mujer elegida a la gobernación de la Florida se centra en que es alguien de afuera.

El eslogan de la operación es “Algo nuevo para la Florida”, un claro contraste con el habitual de la política Charlie Crist, su oponente demócrata en las primarias. La candidatura de Fried ofrece algo fresco, insiste su campaña: Antes de ser elegida comisionada de Agricultura en 2018, nunca había ocupado un cargo público de elección.

Pero si se examina la vida de Fried con suficiente detenimiento, es difícil verla como alguien externo. Fried, una luchadora de toda la vida y planificadora meticulosa, quiere pertenecer al círculo interno. Y cree que la forma de conseguirlo es mediante el consenso.

“Me gusta romper el sistema desde dentro y marcar la diferencia una vez que estoy adentro”, dijo Fried.

Considere la historia de la emisora de radio una vez más. Suspendió la financiación, pero también la devolvió.

Fried asciende en UF

Lawton Chiles, ex gobernador de la Florida y graduado de UF, calificó en una ocasión sus contiendas para la Legislatura estatal de “ligas menores” en comparación con las campañas “duras” que consumían al gobierno estudiantil en Gainesville.

Hija de una madre liberal dedicada al hogar y de un abogado conservador, Fried se sintió atraída por la política porque le daba la oportunidad de salvar las diferencias. Pero no estaba preparada para el ambiente que describió Chiles: Recuerda que vistió unos Birkenstocks y una camiseta de Grateful Dead en su primera reunión del senado estudiantil. Otros llevaban sacos azules y corbatas de moño.

En las entrevistas, Fried y sus contemporáneos describieron la escena como despiadada, una red de viejos muchachos con un conducto directo a las altas esferas de la política de la Florida. Una mujer no había sido elegida presidenta del cuerpo estudiantil en más de una década. Era el tipo de escenario que enseñaba a un adicto a la política en ciernes a establecer el tipo de conexiones adecuadas y a anticiparse a los movimientos de los oponentes.

“Si quería ascender tenía que ser más inteligente. Ser más táctica”, dijo Fried. “Trabajar más. Estar en todos los sitios donde tenía que estar. Darme a conocer”.

Finalmente, Fried encontró su lugar y sus aliados. En 1999 lideró el senado estudiantil y comenzó a planear su candidatura a la presidencia del cuerpo estudiantil.

Nikki Fried, comisionada de Agricultura y candidata a gobernadora de la Florida, asiste a la manifestación Bans Off Our Bodies en Ives Estates Park en Miami, Florida, el sábado 14 de mayo de 2022.
Nikki Fried, comisionada de Agricultura y candidata a gobernadora de la Florida, asiste a la manifestación Bans Off Our Bodies en Ives Estates Park en Miami, Florida, el sábado 14 de mayo de 2022.

Al igual que la Legislatura de la Florida, el liderazgo estudiantil de UF en aquella época estaba muy jerarquizado. Cuando entró en la Facultad de Derecho, el camino de Fried hacia la cima siguió obstruido. En su lugar, se postuló al principal puesto judicial del gobierno estudiantil. Ganó.

No fue hasta 2002, cuando entraba a su último año en la Facultad de Derecho, que Fried se ganó el apoyo de suficientes grupos del campus para competir por la presidencia.

La espera trajo consigo una lección, dijo Josh Aubuchon, un líder de UF que se puso del lado del oponente de Fried en la contienda.

“Se aprende sobre el momento oportuno, y el momento oportuno lo es todo en la política”, dijo Aubuchon, un cabildero en Tallahassee.

Fried ganó con cerca del 52% de los votos. Sin embargo, entró en el cargo con una minoría legislativa, casi con toda seguridad el tipo de gobierno dividido en el que se encontraría en caso de ser elegida gobernadora.

No tardó en incorporar a sus oponentes. Nombró a Aubuchon director de cabildeo estudiantil, donde representó a los estudiantes en el senado docente de la universidad.

“Habría sido muy fácil para ella decir: ‘Apoyaste a mi oponente, no tengo nada para ti’”, dijo Aubuchon. “Pero no lo hizo”.

Joel Howell, vicepresidente de Fried, dijo que el campus de Gainesville era un lugar tenso para algunos estudiantes de minorías tras el 11-S. En una de sus primeras apariciones públicas importantes como presidenta, Fried tuvo que hablar en la conmemoración del primer año de los atentados en la universidad.

Fried dijo a la multitud que el aniversario era una oportunidad para que el campus se uniera. En sus discursos todavía lleva habitualmente un broche con forma de corazón rojo, blanco y azul tachonado de cristales que le regaló su madre.

El enfoque conciliador dio sus frutos políticos. En las elecciones al senado estudiantil de otoño, el Ignite Party de Fried ganó todos los escaños disponibles.

La comisionada de Agricultura Nikki Fried, que se postula para gobernadora de la Florida, responde a las preguntas de la Junta Editorial del Miami Herald, el lunes 11 de julio de 2022.
La comisionada de Agricultura Nikki Fried, que se postula para gobernadora de la Florida, responde a las preguntas de la Junta Editorial del Miami Herald, el lunes 11 de julio de 2022.

Un lugar solitario para los demócratas

Durante años, el Capitolio de la Florida en Tallahassee fue un lugar cómodo para Fried. Tras graduarse en UF y pasar unos años ejerciendo como defensora pública y abogada de ejecuciones hipotecarias, recorrió sus pasillos como cabildera. Se especializó en la política de la marihuana y el sistema de acogida infantil, áreas que le permitieron establecer relaciones de trabajo productivas con los legisladores republicanos.

Se dice que se hizo amiga de Matt Gaetz, el controversial legislador del Panhandle, y en 2016 hizo campaña por Manny Díaz, entonces legislador, que hoy es comisionado de Educación del gobernador Ron DeSantis. (Fried tuiteó en julio que los reportes sobre su amistad con Gaetz son una “mentira”. Un portavoz de la campaña dijo que ella hizo una hora de llamadas de campaña a favor de Díaz para promover los intereses de un cliente de cabildeo).

Después de que ganó una campaña con posibilidades remotas para comisionada de Agricultura en 2018, Fried regresó a Tallahassee. Pero como la única demócrata elegida en todo el estado, Fried descubrió que su alto cargo venía con menos aliados.

En febrero, Fried subió al podio de comentarios públicos para dirigirse a una comisión del Senado estatal presidida por Díaz que estaba abordando una prohibición del aborto a partir de las 15 semanas.

“A algunos de ustedes los conozco desde hace más de 20 años. Sé que esto no es algo que quieran hacer”, dijo Fried, tratando de hacer un llamamiento personal. “Hoy se vieron forzados a esta situación”.

Algunos de los legisladores del Partido Republicano estaban desconcertados por la apelación. La senadora Kelli Stargel, republicana de Lakeland, patrocinadora del proyecto de ley, había defendido con orgullo la legislación antiaborto en el pasado. Todos los republicanos del Senado votaron a favor de la prohibición a partir de las 15 semanas y el proyecto se convirtió en ley.

No es raro que la jefatura del Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor de la Florida parezca algo irrelevante. El cargo no tiene el púlpito del gobernador ni el poder legal del procurador general. El elector promedio probablemente reconoce mejor a Fried por el nombre que aparece en los surtidores de gasolina de la Florida.

La comisionada de Agricultura Nikki Fried habla durante el foro público del gobernador organizado por el Partido Demócrata de Miami-Dade, el sábado 28 de mayo de 2022, en el Julius Littman Performing Arts Theater en North Miami Beach.
La comisionada de Agricultura Nikki Fried habla durante el foro público del gobernador organizado por el Partido Demócrata de Miami-Dade, el sábado 28 de mayo de 2022, en el Julius Littman Performing Arts Theater en North Miami Beach.

Fried encuentra la manera de disfrutar de su posición de “nosotros contra el mundo” en la vida. En su despacho en Tallahassee ha colgado una portada enmarcada de New Yorker de noviembre de 2018 que muestra a mujeres de color de pie en el exterior de una habitación llena de hombres blancos a punto de entrar. Las mujeres están dibujadas con un relieve nítido, mientras que los hombres tienen contornos borrosos. Le recuerda que su victoria en 2018 fue parte de un movimiento más amplio porque las mujeres progresistas de todo el país ganaron influencia.

Pero como comisionada de Agricultura, Fried ha gobernado más como la presidenta del cuerpo estudiantil de UF que como alguien impulsada al poder por las bases progresistas. No es Alexandria Ocasio-Cortez.

Mantuvo a los principales funcionarios de carrera del departamento que habían sido nombrados por los republicanos, una medida que dijo que era necesaria debido al amplio alcance de su agencia de 4,600 personas. El Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor es responsable de muchas cosas, desde la inspección de productos de consumo hasta la seguridad de las atracciones de los parques temáticos.

“Las cosas que hacemos en el departamento no son partidistas”, dijo Fried. “Están realmente aquí para hacer el bien a la gente de nuestro estado”.

A veces su vena independiente puede meterla en problemas. El día que anunció que su departamento iba a demandar a la administración de Biden en nombre de los pacientes de marihuana medicinal que compran armas, Annette Taddeo, que entonces era la oponente de Fried en la contienda por la gobernación, tuiteó burlonamente: “Yo nunca he demandado a la administración de Biden”.

Howell, vicepresidente de Fried en UF, dijo que ella siempre ha sido así.

“Lo primero que hace es intentar reunir a todos”, dijo Howell. “A veces puede ser engorroso, a veces puede ser desordenado, a veces se recibe algo de prensa negativa. Pero creo que es un enfoque válido de la democracia”.

¿Su mayor prueba?

Una pregunta se cierne sobre la campaña de Fried, la misma que la atormentó durante los años que pasó esperando para postularse a la presidencia estudiantil de UF. ¿Y si no es su momento?

A diferencia de su oponente, Crist, ex gobernador que se postuló como republicano y es lo más parecido a un nombre conocido en la política demócrata de la Florida, Fried no tiene décadas de relaciones a las cuales recurrir. Crist se postuló por primera vez a un cargo estatal en 1998, cuando Fried aún estaba en la universidad. Él ha ganado la mayor parte del apoyo y de la recaudación de fondos en lo que ha sido hasta ahora una primaria tranquila.

A pocas semanas del día de las elecciones, hay señales de que la campaña de Fried se está quedando atrás: Crist ha recaudado casi tres veces más que ella este año. En este extenso estado, donde los costosos anuncios en televisión son clave para los políticos, el dinero es primordial.

La campaña de Fried se ha apresurado a señalar las responsabilidades políticas de Crist. Como gobernador, nombró a tres de los jueces conservadores de la Corte Suprema de la Florida. Ha cambiado de posiciones conservadoras a progresistas en numerosos temas, incluyendo el matrimonio entre personas del mismo sexo. Y si pierde esta contienda, será su cuarta derrota a nivel estatal.

Fried cree que puede vencer a DeSantis —un popular gobernador en funciones que recaudó más dinero durante una semana de julio que Fried en toda su campaña— porque, según ella, lo hace sentir personalmente incómodo.

En su contienda por la gobernación, Fried se ha convertido en una voz belicosa contra DeSantis en las redes sociales. En varios tuits lo ha criticado por oponerse a la legalización de la marihuana y ha dicho que es un “imbécil”.

“Va a ser propenso a cometer errores”, dijo Fried a la Junta Editorial del Tampa Bay Times en julio. “No va a saber qué hacer conmigo”.

Pero Fried tiene sus propias vulnerabilidades.

Está la política: sus conexiones con republicanos como Díaz, Gaetz y la procuradora general Ashley Moody –una vieja amiga de la UF a la que donó dinero en 2017– pueden amortiguar el entusiasmo progresista por su campaña. Ha enfrentado una queja de ética por no llenar con precisión su documentación de divulgación financiera.

“Los floridanos tendrían dificultades para señalar una sola cosa que Nikki Fried haya hecho como comisionada de Agricultura”, dijo el Comité Nacional Republicano en un comunicado de prensa de julio.

Luego está lo personal: en el verano de 2020, la Policía respondió a un desordenado altercado en Fort Lauderdale entre Fried y su entonces prometido, Jake Bergmann. No se presentaron cargos. Cuando los asistentes de Fried trataron de confrontar a su jefa sobre el comportamiento de su prometido, ella se distanció de ellos, informó Politico en ese momento. Fried y Bergmann ya no están juntos.

Y luego está esto: A principios de este año, Fried tuiteó que no existe ningún video sexual suyo. Fue un intento, según su campaña, de disipar un desagradable rumor personal. Pero es posible que haya suscitado más preguntas en el elector promedio de las que respondió.

Fried tiene menos de un mes para convencer a los electores que realmente tiene algo nuevo que ofrecer a la Florida.

Su primer anuncio de televisión, que salió al aire esta semana, muestra a la candidata caminando a través de un campo de hierba lleno de maniquíes trajeados sin nombre y sin rostro. Las aburridas figuras masculinas representan a los 46 ex gobernadores del estado.

“Derrotaré a Ron DeSantis y seré una gobernadora de la que por fin puedan estar orgullosos”, proclama Fried.

Fried quiere que la gente sepa que ella no es un miembro del club de los chicos. También quiere que se sepa que tiene la intención de unirse a él.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.