Con nieve y lluvia, Chile vive su invierno más húmedo en un lustro

·2  min de lectura

Farellones (Chile), 23 jul (EFE).- Tras años de intensa sequía, el invierno mas lluvioso en un lustro ha vuelto a teñir de blanco los Andes y a dar un respiro a Santiago de Chile, que se encuentra bajo amenaza de restricciones de agua.

Las estaciones de Farellones, la Parva y Cerro Colorado han recibido en la última semana, coincidiendo con las vacaciones escolares, a miles de personas ávidas de disfrutar de los deportes de invierno.

El buen tiempo, tras las nevadas mas copiosas de los últimos cuatro años, han llenado los Andes de familias y ofrecido el espectáculo único de un Santiago de Chile rodeado de cerros nevados y sin la permanente capa de smog.

La ilusión por la nieve también ha causado grandes acumulaciones de vehículos y atascos kilométricos de más de cuatro horas para una distancia de apenas 15 kilómetros, con protestas de los vecinos por la falta de inversión en infraestructuras.

Según la Dirección Meteorológica de Chile (DMC), después de estos días soleados, volverán las lluvias a la capital, con hasta un 60 % de probabilidades de precipitaciones los días 29 y 30 de este mes.

¿MENOS PROBABILIDADES DE CORTES DE AGUA?

En julio, varios sistemas frontales azotaron de manera intermitente al centro y algunas zonas del norte de Chile, un fenómeno que es, según los expertos, "puntual e inusual" para un país que atraviesa una megasequía desde hace una década.

Organizaciones ambientales como Greenpeace apuntan a que Chile es el país con mayor crisis hídrica de todo el hemisferio occidental y según datos oficiales, el 2021 fue el cuarto año más seco desde que existen registros.

El presidente, Gabriel Boric, afirmó en marzo no descartar cortes hídricos en la capital a corto o mediano plazo, especialmente en los barrios acomodados de Las Condes, Lo Barnechea y Vitacura, los que más riego corren ya que también son los que más agua consumen.

El pasado marzo, la Gobernación de Santiago anunció un plan de racionamiento de agua, que entraría en vigor si así lo decide la Dirección General de Aguas, una posibilidad que muchos esperan que se disipe con estas últimas precipitaciones.

El racionamiento afectaría a más de 1,5 millones de personas de los casi 8 millones que habitan la Región Metropolitana y que se abastecen de agua del río Mapocho y el río Maipo.

Aún así, la mayoría de los expertos aseguran que esta sequía no es reversible y apuntan a causas estructurales como el cambio climático y el fenómeno de La Niña como las principales del déficit hídrico.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.