“Me niego a cumplir con mi deber”: las reveladoras cartas de los soldados rusos que escaparon del frente de combate

·4  min de lectura
Soldados ucranianos cruzan un puente sobre el río Siverskyi Donets en la estratégica ciudad de Izium
Soldados ucranianos cruzan un puente sobre el río Siverskyi Donets en la estratégica ciudad de Izium - Créditos: @NICOLE TUNG

IZIUM, Ucrania - Unos diez días antes de que las fuerzas ucranianas retomaran la ciudad de Izium el pasado fin de semana, las tropas rusas estacionadas aquí estaban tan desmoralizadas que redactaron cartas en las que rogaban a sus superiores que los relevaran de sus funciones.

Las diez cartas escritas a mano, fechadas el 30 de agosto, fueron dejadas en una casa residencial de dos pisos ocupada por rusos y fueron encontradas por soldados ucranianos que se las dieron al diario The Washington Post para su revisión. Lo que allí se ve son unas tropas abatidas, desesperadas por descansar y preocupadas por su salud y su moral.

“Me niego a cumplir mi deber en la operación especial en el territorio de Ucrania debido a la falta de días de vacaciones y al agotamiento moral”, escribió un hombre que se identificó como comandante de un pelotón de misiles antiaéreos de la región de Moscú.

Soldados ucranianos posan frente al cartel que da la bienvenida a la estratégica ciudad de Izium
Soldados ucranianos posan frente al cartel que da la bienvenida a la estratégica ciudad de Izium - Créditos: @NICOLE TUNG

Otro soldado pidió ser liberado alegando “el empeoramiento de mi salud y no recibir la ayuda médica necesaria”. Otro dijo que estaba experimentando “agotamiento físico y moral”.

Otros escribieron quejándose de que se les negaba el tiempo de vacaciones por obligaciones familiares, entre ellas casarse y asistir al nacimiento de un hijo.

El estilo similar con el que fueron escritas las diez cartas sugiere que las tropas, cansadas y desanimadas, se unieron para redactarlas. Las cartas llamaron la atención de los soldados ucranianos cuando llegaron a Izium, que los rusos abandonaron precipitadamente en la retirada, y algunas se compartieron en las redes sociales.

La autenticidad de las cartas no ha sido confirmada por expertos forenses independientes, pero los documentos originales facilitados para su revisión se encontraban entre los montones de pertenencias -desde botas y uniformes hasta cartas de apoyo de escolares rusos- que fueron abandonados mientras los rusos huían de un avance ucraniano notablemente rápido que puso casi toda la región de Kharkiv de nuevo bajo control ucraniano en cuestión de días.

Un informe del 23 de agosto dirigido al comandante de la 2ª División de Fusiles Motorizados de Rusia, etiquetado como “Top secret” y “extremadamente urgente”, también fue dejado en la misma casa, describiendo cómo cuatro soldados rusos murieron y uno resultó herido por el fuego de la artillería ucraniana en el pueblo de Kamyanka, al norte de Izium, cerca de la frontera rusa.

Residentes cruzan un puente sobre el río Siverskyi Donets en la estratégica ciudad de Izium
Residentes cruzan un puente sobre el río Siverskyi Donets en la estratégica ciudad de Izium - Créditos: @NICOLE TUNG

En conjunto, el material hallado en la casa ayuda a reconstruir el notable giro de los acontecimientos que condujo a la rápida retirada rusa de la región de Kharkiv, donde en muchos casos las tropas huyeron sin apenas presentar batalla.

Una vez que los ucranianos iniciaron su empuje hacia Izium, los rusos que llevaban meses asentados aquí tuvieron el tiempo suficiente para destruir lo que pudieron. Incendiaron la sede del ayuntamiento donde habían instalado un gobierno títere, hicieron estallar algunos equipos militares y volaron un puente estratégico.

Poco antes de que los ucranianos recuperaran la ciudad, los residentes dijeron que las tropas rusas impusieron un toque de queda de 24 horas, y luego entraron en las casas de los civiles y asaltaron los armarios en busca de ropa para evitar ser vistos con sus uniformes. Algunos huyeron luego a pie o en bicicleta, contaron los residentes.

Un tanque ruso abandonado en una de las entradas de Izium
Un tanque ruso abandonado en una de las entradas de Izium - Créditos: @NICOLE TUNG

Las cartas que describen la falta de voluntad de lucha de los soldados contrastan con el montón de cartas de escolares de una ciudad cercana a Moscú en las que se anima a las tropas, un claro ejemplo de cómo la narrativa del Kremlin sobre la guerra está siendo retratada en las escuelas rusas. Sin embargo, incluso los niños rusos parecían ser conscientes de que los soldados que luchan en Ucrania se enfrentan a circunstancias difíciles.

“Hola, no sé quién recibirá esta carta, pero sé que ahora mismo lo estás pasando muy mal”, escribió una niña llamada Nastya. “Por eso quiero apoyarte. Es posible que tengas hambre, que tengas frío, que quieras ir a casa con tu familia o que quieras volver con tus amigos de la infancia”.

Un niño llamado Leonid escribió: “Estás protegiendo a civiles pacíficos, estás cumpliendo con el principal deber de todo hombre. Creo que la guerra es algo muy malo y aterrador. Hay muerte de inocentes, destrucción, cuando no puedes vivir una vida normal, cuando te quedas sin casa, sin trabajo y pierdes a tus seres queridos. Espero que resistas y consigas una victoria completa. ¡Buena suerte! Creo en ti”.

The Washington Post

Siobhán O’Grady y Anastacia Galouchka