Anuncios

Nicolás Maduro ordena detener a “traidores a la patria” en la disputa con Guyana por el Esequibo

Nicolas Maduro habla ante la Asamblea del Consejo Federal de Gobierno (AFP)
Nicolas Maduro habla ante la Asamblea del Consejo Federal de Gobierno (AFP) - Créditos: @ZURIMAR CAMPOS

CARACAS.- Venezuela recordó ayer el 25° aniversario del triunfo electoral de Hugo Chávez que cambió su historia y la de América Latina. Comenzaba entonces el viaje al infierno de un país que regresó a las urnas el domingo como excusa para poner en marcha los juegos de guerra de Nicolás Maduro, que incluyen la anexión por ley de la Guyana Esequiba, territorio en disputa con el país vecino.

Máxima tensión en la región y nueva embestida en el interior, ya que el fiscal revolucionario Tarek William Saab ordenó este miércoles la detención del equipo político más cercano a la líder opositora, María Corina Machado, acusados de ser unos “apátridas” inmersos en una especie de conspiración de carácter transnacional. “Estas personas dirigen acciones desestabilizadoras y conspirativas, auspiciados por un grupo de personas que se encuentran cobardemente en el extranjero, sin cesar en su afán de odio inmemorial contra el pueblo de Venezuela”, pontificó el fiscal, uno de los colaboradores favoritos de Maduro.

19/12/2014 La líder de la oposición en Venezuela, María Corina Machado. POLÍTICA VENEZUELA SUDAMÉRICA TWITTER
19/12/2014 La líder de la oposición en Venezuela, María Corina Machado. POLÍTICA VENEZUELA SUDAMÉRICA TWITTER - Créditos: @TWITTER

Los señalados son los dirigentes de Vente Venezuela, el partido de Machado, Henry Alviarez (coordinador nacional), Claudia Macero (jefa de comunicación) y Pedro Urruchurtu (coordinador de las relaciones internacionales). También están amenazados Roberto Abdul, al cargo de la organización Súmate, dirigida en el pasado por la nueva líder, y David Smolansky, antiguo enviado de la Organización de Estados Americanos (OEA) a la crisis migratoria y que en la actualidad forma parte del círculo de Machado desde el exilio.

“Se logró identificar financiamiento proveniente del lavado de activos de organizaciones internacionales y empresas extranjeras como la ExxonMobil para obviamente conspirar contra el desarrollo del referéndum consultivo por el Esequibo”, balbuceó Saab en su comparecencia pública. Además de “traición a la patria” también se los acusa de conspiración, legitimación de capitales y asociación para delinquir.

La estrategia es muy parecida a la seguida contra quien fuera presidente encargado y del Parlamento democrático, Juan Guaidó: debilitar a Machado con la embestida contra su equipo más cercano pero sin tocarla a ella, al menos de momento.

“Si creen que con esto nos van a detener, es todo lo contrario”, reaccionó la gran triunfadora de las primarias opositoras, quien está convencida de que la actual “escalada bélica” servirá como excusa al poder revolucionario para salir de la ruta electoral. “Esto es tremendamente peligroso”, advirtió la líder opositora en medio de la andanada bolivariana.

En la lista de los señalados por el fiscal también se encuentran dirigentes opositores de peso en el exilio y antiguos ministros revolucionarios, críticos hoy con Maduro. Por Voluntad Popular (VP), partido aliado de Machado, figuran su principal líder, el exprisionero político Leopoldo López, además de Guaidó, Carlos Vecchio, Yon Goicoechea y Léster Toledo.

“La intención de la dictadura es aislar a la candidata que el pueblo eligió en el proceso”, disparó López.

Por Primero Justicia aparece Julio Borges, exiliado en España. Y como importantes dirigentes en tiempos de Hugo Chávez, y también en la primera etapa de Maduro, son señalados como traidores Rafael Ramírez, exvicepresidente, y el exministro Andrés Izarra.

La estrategia interna de cara a las presidenciales del año que viene se conecta directamente con la disputada agravada con el país vecino. “Guyana debe saber que arregla esto por la buenas o lo arreglamos”, amenazó el martes el “presidente pueblo” rodeado de todos los poderes de la revolución y de los militares. Sus primeras medidas se resumen en un nuevo mapa de Venezuela, en el que se incluyen los 159.000 kilómetros (156 veces la extensión de Isla Margarita, que suponen además dos terceras partes del territorio guyanés) de la bautizada como Guyana Esequiba.

El río Esequibo a su paso por Kurupukari, Guyana. Venezuela reclama desde hace siglos como propia la región de Esequibo, un territorio más grande que Grecia y rico en petróleo y minerales. (AP Foto/Juan Pablo Arraez)
El río Esequibo a su paso por Kurupukari, Guyana. Venezuela reclama desde hace siglos como propia la región de Esequibo, un territorio más grande que Grecia y rico en petróleo y minerales. (AP Foto/Juan Pablo Arraez) - Créditos: @Juan Pablo Arraez

Su base militar y capital administrativa, que concederá cédulas de identidad a los habitantes del Esequibo, estará en Tumeremo, a 90 kilómetros de la frontera. Al frente del despliegue militar se ha situado como autoridad única al mayor general Alexis Rodríguez Cabello, primo del número dos de la revolución, Diosdado Cabello.

El impacto en Guyana de las medidas unilaterales de Caracas no se hizo esperar. Irfaan Ali, presidente guyanés, apareció en cadena nacional televisada para pedir calma a la población y anunciar que sus tropas están en máxima alerta. “Estamos ante una amenaza inminente, Venezuela se ha declarado un país fuera de la ley. Nos estamos preparando para defender lo que es nuestro”, argumentó el mandatario, quien aseguró de forma vehemente que cuenta con el apoyo militar de Estados Unidos y el respaldo de los 15 países de la Comunidad del Caribe (Caricom), Gran Bretaña y la Commonwealth.

La inquietud se prolongó aún más cuando se conoció este miércoles la desaparición de un helicóptero de las fuerzas armadas guayanesas, con ocho militares en su interior, cuando sobrevolaban la zona. Se desconocen de momento los motivos del accidente.

El gobierno de Brasil decidió fortalecer la presencia de sus tropas en la triple frontera con Venezuela y Guyana con el envío de 600 militares, pese a los llamados de paz del presidente Lula da Silva. Irfaan Ali se puso en contacto también con Naciones Unidas, que llevará el conflicto a su Consejo Permanente. En las últimas horas el Kremlin ha hecho público que espera la visita inminente de Nicolás Maduro a Moscú.

La primera conversación telefónica entre ambas cancillerías se resolvió sin avances más allá de la calculada propaganda. La batería de medidas ordenadas por Maduro incluye un ultimátum de tres meses contra las petroleras que trabajan en Guyana y Venezuela, entre las que se encuentran la estadounidense Chevron, la principal beneficiada por la reducción de sanciones energéticas de Washington, y la española Repsol.