Anuncios
Elecciones México 2024:

Cobertura Especial | LO ÚLTIMO

Nayib Bukele se reelige como presidente de El Salvador, determina el Tribunal Supremo Electoral

(CNN Español) -- Nayib Bukele ganó las elecciones presidenciales del domingo en El Salvador, con lo que logró reelegirse en la presidencia del país para otro periodo de cinco años, anunció la noche de este viernes el Tribunal Supremo Electoral.

Bukele, candidato del partido Nuevas Ideas, obtuvo dos millones 700.725 sufragios, el 82.76% de los votos, por encima de los cinco candidatos opositores, indicó el Tribunal.

Desde el domingo, varios Gobiernos del mundo y organismos multilaterales felicitaron a Bukele por su triunfo. Entre ellos, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, quien dijo en X que espera se siga dando prioridad a la buena gobernanza en El Salvador.

Bukele, ante un nuevo mandato: ¿qué esperar tras su reelección?

Luego de la jornada electoral del 4 de febrero, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de El Salvador detuvo el conteo electrónico y pidió el recuento manual. La autoridad electoral señaló que hubo acciones que "dificultaron" la transmisión de los resultados primarios. Sin embargo, el recuento preliminar mostraba una tendencia irreversible de que Bukele obtendría un segundo mandato como presidente.

Previo al anuncio del TSE, Bukele se proclamó ganador mediante un mensaje en su cuenta de X.
Más temprano, en una conferencia de prensa realizada cerca de una hora antes del cierre de casillas, Bukele pidió a sus seguidores salir a votar no sólo para que él ganara la presidencia, sino también para que Nuevas Ideas tenga mayoría en el Poder Legislativo.

“Es importante que vayamos y convirtamos la intención de un país en votos, y podamos lograr varias cosas. Primero, garantizar que tengamos una Asamblea Legislativa que pueda seguir aprobando el régimen de excepción y que podamos seguir combatiendo a las pandillas”, dijo.

Bukele asumió la presidencia de El Salvador en 2019 y a finales del año pasado pidió licencia para separarse de sus funciones y poder ser candidato a la reelección, amparado en una resolución de la Corte Suprema, aunque la Constitución salvadoreña prohíbe las reelecciones.