Nancy Pelosi obtiene raro apoyo republicano sobre polémico viaje a Taiwán

·4  min de lectura

Nancy Pelosi llegó el martes a Taiwán para hacer una polémica visita. Mientras que fue recibida por dignatarios y multitudes de espectadores en Taipei, su visita ha generado tanto elogios como controversias en EE.UU., China y otros lugares.

Quizás lo más inesperado es que un grupo de 26 republicanos del Senado hayan expresado su apoyo a la visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara, a pesar de las advertencias de China de que el viaje provocaría “consecuencias desastrosas”.

“Durante décadas, los miembros del Congreso de los Estados Unidos, incluidos los anteriores presidentes de la Cámara, han viajado a Taiwán”, dijeron los senadores en una declaración de apoyo. “Este viaje es consistente con la política de Una Sola China de los Estados Unidos con la que estamos comprometidos. También estamos comprometidos ahora, más que nunca, con todos los elementos de la Ley de Relaciones con Taiwán”.

Y no son los únicos republicanos en el Congreso que han expresado su apoyo. La representante del Partido Republicano de Carolina del Sur Nancy Mace comentó la semana pasada que “nadie en el Congreso debería recibir órdenes de la China comunista”.

“Si bien no suelo estar de acuerdo con Nancy Pelosi, sí creo en su derecho a viajar a Taiwán sin el permiso de nadie”, escribió en Twitter.

Las autoridades locales también recibieron con entusiasmo la polémica visita de Pelosi a la isla.

“Tuve el placer de conocerla durante mi visita a DC”, dijo el martes Cheng Wen-Tsan, alcalde de la ciudad de Taoyuan. “Ella es una firme partidaria de la Ley de Relaciones con Taiwán y una antigua amiga de Taiwán. Su visita a Taiwán habla mucho de la fuerte amistad que hay entre Taiwán y los EE.UU.”.

“Es con entusiasmo y honor que damos la bienvenida a la presidenta Pelosi a Taiwán”, agregó Chen Shih-chung, exministro de salud que busca ser alcalde de Taipei. “Una verdadera amiga de nuestro pueblo que trabaja para fortalecer los lazos entre dos sociedades libres y democráticas. Que este sea un paso hacia la cooperación continua en una variedad de intereses compartidos”.

La Casa Blanca, por su parte, ha sido un poco más fría en su respuesta, sin expresar ni su apoyo pleno ni sus críticas. Sin embargo, esencialmente ha argumentado que el viaje no es nada nuevo y no cambiará mucho el panorama general.

“Hemos dicho que no apoyamos la independencia de Taiwán y hemos dicho que esperamos que las diferencias a través del Estrecho se resuelvan por medios pacíficos”, señaló ayer a los periodistas el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby. “En pocas palabras, no hay razón para que Beijing convierta una posible visita consistente con la política estadounidense de siempre en algún tipo de crisis o conflicto o la use como pretexto para aumentar la actividad militar agresiva en o alrededor del Estrecho de Taiwán”.

“Creo que hemos dejado muy claro que si ella va (si va), no es algo sin precedentes. No es nuevo. No cambia nada”, afirmó. “No hemos aumentado la retórica. No hemos cambiado nuestro comportamiento”.

Aquellos que no están satisfechos con el viaje de Pelosi han argumentado que aumentará las tensiones con China e incluso que podría haber riesgo de guerra.

“Decir que no pasa nada o que los chinos no deberían interpretarlo de otra forma. ... Bueno, cualquiera que haya pasado medio minuto analizando a China sabe que le atribuyen algún tipo de intencionalidad a todo lo que hacemos”, observó Andrew Mertha, director del Centro de Investigación Global de China en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de Johns Hopkins ante CNBC el martes. “Creo que lo que realmente vemos desde el lado de China, y no es irrazonable, es que estamos llevando al límite la política de Una Sola China... Están alarmados, y no los culpo”.

Tucker Carlson de Fox News comentó sobre el viaje el lunes por la noche, argumentando que era una muestra de lo que sucede cuando se otorga poder a “personas tontas” y que representaba “uno de los momentos más extraños en la presidencia más extraña de la historia de Estados Unidos”.

“La administración Biden está provocando una guerra caliente con China”, opinó.

Otros escépticos expresaron críticas más explícitas sobre el viaje a Taiwán y sugirieron que estaba relacionado con los intereses económicos de Pelosi.

En julio, el esposo de Pelosi vendió millones de dólares de sus acciones del fabricante de chips de computadora Nvidia, justo antes de que la Cámara de Representantes aprobara la Ley de Chips y Ciencia, un proyecto de ley de US$52 mil millones para apoyar la producción estadounidense de chips de computadora. Taiwán es el líder mundial en la fabricación de semiconductores avanzados.

“¿Cuántas personas inocentes morirán porque Nancy Pelosi hace alarde de su uso de información privilegiada en Taiwán?”, cuestionó el comediante Tim Young en Twitter el martes.

La presidenta de la Cámara defendió el viaje en un artículo de opinión publicado en The Washington Post este martes, coincidiendo con su aterrizaje en Taiwán. Argumentó que era importante mantener fuertes lazos con la isla porque es una “colaboración clave”.

“Frente a la agresión acelerada del Partido Comunista Chino, la visita de nuestra delegación del Congreso debe verse como una declaración inequívoca de que Estados Unidos apoya a Taiwán, nuestro socio democrático, en la medida en que se defiende a sí misma y su libertad”, argumentó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.