“No se les va a nacionalizar ni un tornillo”: así será la reforma energética de AMLO

·5  min de lectura

La secretaria de Energía, Rocío Nahle, aseguró este lunes que la reforma eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador, que limita la participación de empresas en el mercado energético, garantizará un precio bajo de la energía, brindará seguridad y autosuficiencia.

“El Estado preservará la seguridad y autosuficiencia energética de la nación, y el abastecimiento continuo de energía eléctrica a toda la población como condición indispensable para garantizar la seguridad nacional y el derecho humano a la vida digna”, afirmó Nahle durante la conferencia de prensa matutina del 11 de octubre

La funcionaria explicó que la reforma pretende modificar los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución, con lo que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) dejará de ser una empresa productiva del estado para convertirse en un organismo, que su labor no será considerada como monopolio y que estará encargada de producir el 54% de toda la energía que se consume en México. 

“CFE generará el 54% y los privados el 46% de la electricidad, esto garantiza a todos los mexicanos seguridad energética donde la CFE mantiene la misión de servicio social y, con ello, las tarifas de la luz se podrán mantener a un precio por debajo de la inflación”, comentó.

Al respecto de la presencia de privados, dijo: “No se les va a nacionalizar nada, ni un tornillo, ni una tuerca”. 

Sin embargo, acusó que con el sistema actual, las plantas de la CFE en promedio operan al 55% de su capacidad de producción.

 “La CFE tuvo que comprar 90 TWh en el mercado eléctrico por 223 mil millones de pesos y por tener el 45% de sus plantas fuera de operación, subutilizadas, no facturó, no generó 215 millones de pesos más y estos se fueron a las empresas privadas”.

La CFE prácticamente sostiene a los privados y les ha dejado el mercado, afirmó.

Dijo que en México existe una “oferta manipulada que se hace todos los días a las 8 de la mañana, el Centro Nacional de Control (CENACE) despacha primero la electricidad a quien oferta más barato, por lo general siempre lo hacen los privados en grupo, se ponen de acuerdo”.

Sin embargo, “a todos se les paga por igual el precio más alto. Si uno cotizó a 2.15 el KWh y el más caro a 3 pesos, al final del día a todos se les paga a 3 pesos, esto ha generado un mercado perverso. ¿De qué sirve que el primero venda a 2.15 si no hay ningún ahorro para el país y a la CFE siempre la dejan al final”, comentó. 

Sobre las subastas, dijo que la CFE está obligada a comprar durante 20 años a un precio fijo la electricidad, que “hoy es el precio más alto del mercado”, mientras que en los contratos de Productores Independientes de Energía (PIE) señaló que el gobierno está obligado a comprarles toda la energía durante 25 años, “aunque le entreguen menos, que generalmente lo hacen”.

En el caso de las sociedades de autoabasto, aseguró que se convirtieron en una “práctica ilegal”, con el que se creó un mercado eléctrico paralelo en el que existen socios simulados. 

“Empezaron a vender electricidad utilizando las líneas de transmisión de la CFE e incurrieron en fraude fiscal. Esta actividad es ilegal”, afirmó.

Reportó que actualmente hay registradas 239 centrales de autoabasto y de ellas hay 77,767 consumidores. “Debería de haber 239 consumidores nada más”.

Dentro de las centrales de autoabasto, dijo, hay empresas como Bimbo, Kimberly Clark, Oxxo, Femsa, Cemex, Walmart.

Nahle anunció que con esta iniciativa cambiaría el despacho de energía: “la CFE va a controlar el despacho de la electricidad producida y obtener mayores ingresos y asimismo seguirá garantizando llevar a los 46.2 millones de usuarios energía constante las 24 horas a precio bajo”. 

Según la funcionaria, actualmente primero se despacha la energía nuclear, después la solar y la eólica, el gas, las hidroeléctricas, la térmica y el carbón. “En esta reforma eléctrica el nuevo despacho primero serán las hidroeléctricas, porque es la energía más limpia y firme y constante y la más barata”, dijo.

En el nuevo modelo, después de las hidroeléctricas estarán la nuclear, la geotérmica, la generación con gas y la térmica. Una vez que se utilicen estas fuentes, el gobierno permitirá el consumo de la eólica y solar, el gas de privados y el carbón. 

Sobre la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) se crearon con “el solo propósito de extender permisos sin control y esto ocasionó vicios de corrupción y un desbalance energético severo”. 

En el 2013 se le dio el estatus de empresa del estado a la CFE para poderla dividir, para fraccionarla, y con ello crearon nueve subsidiarias, cuatro filiales y cuatro unidades de negocios”, dijo Nahle.

“Entre estas subsidiarias no podía haber una relación comercial ni financiera, estaban obligadas a tener la separación legal, esto con el propósito de fragmentarlas. Hoy se plantean que sea organismo del estado para que se integre nuevamente la CFE como una sola empresa”, añadió. 

  

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Este choque es inminente, pero ¿quién tiene la culpa?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.