Murió Christophe Dominici: el misterio detrás del suicidio y su fallido proyecto árabe que tenía a Imhoff como estandarte

LA NACION
·3  min de lectura

El misterio sacude al rugby francés. Hasta hace un par de meses, Christophe Dominici, un histórico de Les Bleus, y quien coleccionó 65 test-matches con el la selección, tenía todo preparado para hacerse cargo de Beziers, un equipo de la Pro 2. Su idea era llevarlo al Top 14 con la ayuda de inversores árabes, que se habían comprometido con el proyecto. Dominici, que también tenía inversiones en viñedos y había participado del "Bailando con las estrellas", un reality televisivo con integrantes del jet-set francés, era la cara visible del plan. Este martes se suicidó, lo que causó una conmoción en el ambiente deportivo francés.

Murió Christophe Dominici: dolor en el mundo del rugby por el suicidio del ex jugador francés

La piedra fundamental del fallido proyecto en Beziers era el argentino Juan Imhoff, wing que se desempeña en Racing 92. Si bien Imhoff nunca se pronunció sobre la propuesta para cambiar de equipo, siempre se manifestó a favor de cumplir con los dos años de contrato que le quedan en su equipo.

De todas maneras, el proyecto deportivo que iba a crecer al calor de los petrodólares no se quedaba en Imhoff y tenía más nombres conocidos: el entrenador de forwards iba a ser Rodrigo Roncero, mientras que el head coach propuesto era ni más ni menos que el australiano Michael Cheika, actual asesor de Mario Ledesma en losPumas. Y había más: Mayco Vivas estaba en carpeta para ser pilar izquierdo, mientras que Santiago Medrano y Matías Alemanno también integraban el listado de los apuntados para el proyecto Beziers. Otro nombre rutilante para buscar el ascenso era el de Ma'a Nonu.

Pero cuando las partes ya habían firmado un acuerdo de confidencialidad (Beziers necesita vender su paquete accionario por una deuda cercana a los 5 millones de euros), todo se tiró atrás. En julio, el organismo de control financiero en el deporte francés, (Dirección nacional de control de gestión, DNACG, en francés) le bajó el pulgar a la adquisición por parte de un consorcio que tenía a Dominici como representante, pero cuyos hombres fuertes eran un inversor emiratí y un francés de nombre Philippe Baillard, director ejecutivo de la firma Sotaco.

La tapa del diario deportivo L'Equipe

La DNACG juzgó que el consorcio que buscaba comprar el club no contaba con las garantías financieras suficientes, por lo que el club no se vendió. Dominici, que había sufrido depresión nerviosa luego del mundial de 1999 y que debió ser internado en octubre del año siguiente, explotó: "Sufrimos una injusticia, una ofensa. Y no solo nosotros. Todo estaba validado: firmamos un acuerdo de confidencialidad el 2 de junio", protestó el exrugbier.

Dominici continuó con su fastidio: "He estado en este proyecto desde hace dos meses y medio. Quería construir un gran equipo, con jugadores nacionales e internacionales. Queríamos hacer de este club el más grande de Europa". Según el diario Le Parisien, Dominici, de 48 años y padre de dos hijos, se suicidó "cerca de los terrenos de la Faisanderie donde se entrenaba con el Stade Français, alrededor de las 14.40 horas de hoy (hora francesa)".

Además, el diario francés amplió: "El jugador de rugby retirado estaba allí cuando, en circunstancias aún desconocidas, se subió a la azotea del cuartel de Sully, un edificio en desuso. Luego se precipitó al vacío, hizo una caída fatal desde al menos diez metros de altura. Los servicios de emergencia intentaron reanimarlo, en vano".

Hubo expresiones de congoja de ex compañeros, del gobierno francés y de Bernard Laporte, ex seleccionador francés. "Incluso si es difícil, tengo que rendirle homenaje. Pero será difícil, honestamente. ¡Lo quería tanto! Lo llamé la semana pasada por teléfono. A menudo tenía a Christophe. Así es como es...", se lamentó Laporte, citado por Le Parisien.