Ninguna mujer debe tener "sexo de mantenimiento" con su esposo

·5  min de lectura

La modelo Caprice Bourret recomendó recientemente a las mujeres que se acostaran y tuvieran cinco minutos de sexo regular para mantener su relación, incluso cuando no estén de humor. Cuando habló con OK! Magazine, dijo que las mujeres no deben decir “estoy cansada” o “me duele la cabeza” sino que deben "sacrificarse por la relación", ya que “solo son entre cinco y diez minutos de tu vida”.

Caprice Bourret.. (Photo by Karwai Tang/WireImage)
Caprice Bourret.. (Photo by Karwai Tang/WireImage)

Llámame ingenua, pero honestamente no había oído hablar del término "sexo de mantenimiento" antes, aunque una búsqueda rápida en Google muestra muchos artículos llenos de consejos para mujeres sobre cómo fortalecer su matrimonio "haciéndolo" de vez en cuando para mantener feliz a su pareja, incluso cuando no les apetece. Este consejo está siempre dirigido a las mujeres, pero nunca a los hombres. Esto refuerza la idea de que la sexualidad o el deseo de las mujeres nunca se equiparan a los deseos de los hombres.

La misma idea del "sexo de mantenimiento" se basa en una idea heteronormativa de las relaciones, donde la sexualidad masculina es personificada por un impulso sexual superior al de las mujeres; en donde sus impulsos están fuera de control. Esta noción de que la sexualidad y el deseo sexual de mujeres y hombres tienen una diferencia biológica inherente, y que el papel de las mujeres es acostarse y ser pasivas, mientras que los hombres son la parte activa, también se filtra en nuestros libros de texto médicos y biológicos.

La forma en que se nos enseña sobre la fertilización establece estas ideas de que el esperma es el "caballero de brillante armadura", mientras que el óvulo es una "damisela en apuros", esperando a ser rescatada. La realidad científica de que ambos gametos juegan un papel activo en la fecundación nunca se enseña realmente a las mujeres, y empezamos a creer que nuestro destino es ir a la deriva pasivamente, ser “transportadas” y “arrastradas”; sumisas, dóciles, obedientes, y esperando a ser "descubiertas" por un hombre.

Por otro lado, se supone que los hombres son los verdaderos “activos”, los que tienen que tomar la iniciativa y tomar las decisiones importantes en una relación: “Penetrar” y “entrar”, ser agresivos, decididos y asertivos. El desequilibrio en el tratamiento, sin suficiente discusión sobre la infertilidad femenina y la excitación sexual, también crea la impresión de que el sistema reproductivo masculino es más interesante o complejo.

getty creative
getty creative

Hay secciones en los libros de texto sobre la excitación sexual masculina, ya que la erección y la eyaculación son los principales facilitadores del acto de fertilización. Pero casi no se menciona la excitación sexual femenina, no hay indicios de que esto sea siquiera un factor durante el sexo, por lo que da un mensaje claro de que no es muy importante. El orgasmo masculino se analiza en muchos libros de texto; un orgasmo femenino solo se menciona en el contexto de su valor para transportar esperma o ayudar a la fertilización, puntos de vista que se sostuvieron a fines del siglo XIX y antes, pero que desde entonces han sido desacreditados.

El hecho de no reconocer el orgasmo femenino más allá de su papel en la fertilización refuerza el mito de que las mujeres tienen una libido mucho menor que los hombres; que ellos son los responsables de establecer límites aceptables, que cualquier agresión sexual y delito menor por parte de un hombre se debe a su impulso sexual naturalmente superior, absolviendo así a los hombres de la responsabilidad de sus acciones. La tergiversación en estos libros de texto científicos refuerza la ilusión de que la sexualidad femenina es solo para fines de reproducción.

Si bien estas ideas atrapan a las mujeres haciéndoles creer que siempre deben tener un impulso sexual menor que los hombres, también atrapan a los hombres haciéndoles creer que el sexo para ellas carece de intimidad.

Esto crea un desequilibrio de la acción en las relaciones, donde hombres y mujeres intentan ajustarse a ciertos ideales sociales de feminidad y masculinidad, sin dar prioridad y espacio a cuáles son sus sentimientos y deseos reales. Esto también crea espacio y validación para el abuso sexual y la violación en parejas y matrimonios a largo plazo, y difumina las ideas en torno al consentimiento y el respeto, que deben ser la base más importante de cualquier relación.

El sexo conyugal no es un “derecho” de nadie, sin embargo, estadísticas impactantes de una encuesta de YouGov a 4.000 personas han demostrado que una cuarta parte de la gente británica no considera que el sexo no consensuado dentro del matrimonio sea una violación. Más de un tercio de las personas mayores de 65 años, y el 16% de las personas de 16 a 24 años, no consideran que el sexo conyugal sea "forzado", a pesar de que la violación conyugal ha sido ilegal en el Reino Unido durante más de 30 años.

Esto me parece una idea muy desactualizada de los roles de género, y algo que debería haberse dejado atrás en la Edad Media, donde hombres y mujeres tenían roles muy distintos: Los hombres como seres activos dominantes y avanzando en el dominio público, mientras que el rol de las mujeres estaba confinado a mantener feliz a su esposo y a hacerse eco de sus emociones y sentimientos. Estas ideas no tienen cabida en nuestra sociedad moderna.

La Dra. Pragya Agarwal es científica de datos y comportamiento, autora, oradora y fundadora del grupo de expertos en investigación The 50 Percent Project. Su libro, “(M)otherhood: On the choices of being a woman” ya está disponible.

TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: La página porno más vista: las cifras millonarias de Pornhub

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.