Mujer recibe diagnóstico devastador y médicos le “rehacen” la lengua con músculos de la pierna

·5  min de lectura

A una mujer a la que le dijeron que sus úlceras bucales eran causadas por el crecimiento de las muelas del juicio y un estilo de vida agitado, le han extirpado parte de la lengua y la han rehecho con músculos de su pierna.

Charlotte Webster-Salter, de 27 años, comenzó a sufrir úlceras recurrentes en 2018, pero lo atribuyó a que trabajaba en largos turnos como asistente de vuelo y a que se sentía “agotada”.

Tras varias visitas al dentista y al médico de cabecera, en febrero de 2021 Charlotte fue remitida a un especialista del departamento de otorrinolaringología del Hospital St Richards de Chichester para que le hicieran una biopsia después de que su lengua desarrollara manchas blancas y dolorosas.

Los resultados de las pruebas revelaron que Charlotte tenía cáncer oral, después de que se identificara un tumor en su lengua.

Semanas más tarde, fue sometida a una operación de nueve horas de duración en el Hospital Queen Alexandra de Portsmouth, que consistió en extirparle parte de la lengua y sustituirla por músculo de la pierna.

Charlotte no sabía si podría volver a hablar o comer con normalidad y pasó las dos semanas siguientes con una traqueotomía, una abertura en el cuello en la que se introduce un tubo para ayudar a respirar.

A pesar de la extenuante cirugía, Charlotte sorprendió a los médicos con su rápida recuperación, y se alegró al descubrir que el cáncer no se había extendido más.

Ahora espera ayudar a crear conciencia sobre los signos y síntomas de la enfermedad.

 (Charlotte Webster-Salter / SWNS)
(Charlotte Webster-Salter / SWNS)

Charlotte, estudiante de obstetricia, de Petersfield, East Hampshire, en Inglaterra, dijo: “Mi lengua ahora de dos colores, parece una paleta Drumstick. Incluso tengo una peca en la lengua por la pierna. Se oye hablar del cáncer de mama y del cáncer de próstata, pero rara vez del cáncer de boca. Suelen ser hombres mayores o fumadores los que son diagnosticados. Los médicos nunca habían tratado a alguien tan joven como yo. La primera vez que vi un cartel al respecto fue en la clínica de cabeza y cuello. Definitivamente es algo de lo que hay que hablar más”.

 (Charlotte Webster-Salter / SWNS)
(Charlotte Webster-Salter / SWNS)

Charlotte empezó a sentirse “agotada” y a sufrir úlceras en 2018 cuando trabajaba como tripulante de cabina.

Acudió al dentista, quien sospechó que las úlceras se debían a la salida de las muelas del juicio.

Sin embargo, cuando siguieron apareciendo y desapareciendo durante los dos años siguientes, hizo una cita con su médico de cabecera en 2020 para obtener más respuestas.

Charlotte dijo: “Las úlceras siempre aparecían en una zona, lo que me parecía extraño. Seguía ignorando el problema, pues pensaba que se trataba del estrés o del cansancio. Incluso pensaba que era por la resaca o que comer comida picante lo agravaba. Me enderezaron los dientes y me hicieron empastes, pero nada ayudó”.

 (Charlotte Webster-Salter / SWNS)
(Charlotte Webster-Salter / SWNS)

Charlotte volvió al médico de cabecera, que finalmente la remitió al departamento de otorrinolaringología del Hospital St Richards de Chichester en febrero de 2021.

Se le practicó una biopsia que consistió en tomar una muestra de tejido de la lengua para analizarla.

Los médicos habían descubierto un tumor llamado carcinoma de células escamosas que crecía en su lengua y Charlotte lo clasificó como un tipo de cáncer de cabeza y cuello.

Al mismo tiempo, la madre de Charlotte, Sam, que ahora tiene 51 años, había luchado contra el cáncer de mama tras ser diagnosticada a los 49 años.

Sam se había sometido a una mastectomía, quimioterapia y radioterapia y estaba en remisión cuando Charlotte le reveló su diagnóstico.

 (Charlotte Webster-Salter / SWNS)
(Charlotte Webster-Salter / SWNS)

Charlotte continuó: “Simplemente me reí cuando me lo dijeron; estaba tan sorprendida que no sabía cómo reaccionar. El cáncer era lo más alejado de mi mente. Lo más difícil fue decírselo a mi madre, así que esperé a hacerlo en persona. Ella había pasado por muchas cosas y me rompió el corazón decirle que su hija también tenía cáncer”.

Charlotte fue operada en el hospital Queen Alexander de Portsmouth el 7 de junio de 2022.

La operación, que duró nueve horas y media, consistió en cortar parte de la lengua de Charlotte, junto con el tumor, y sustituirla por músculo del muslo, llamado “injerto de piel”.

No sabían si el cáncer se había extendido, así que los médicos también le extirparon un ganglio linfático del cuello para analizarlo.

También se le practicó una traqueotomía, una abertura en el cuello con un tubo insertado para ayudarla a respirar, ya que tenía dificultades por la inflamación.

Charlotte contó con el apoyo y el amor de su pareja, Tom, de 31 años, con quien vive.

 (Charlotte Webster-Salter / SWNS)
(Charlotte Webster-Salter / SWNS)

“La noche antes de la operación, Tom y yo fuimos a comer curry; fue maravilloso”, relató. “No sabía cuándo podría volver a comer o incluso hablar. Nadie sabía realmente cuál sería el resultado: perder la capacidad de hablar era lo que más me asustaba”.

La operación salió bien, pero Charlotte tuvo que someterse a otra operación de cuatro horas cuando su nueva lengua perdió el suministro de sangre.

Por suerte, los médicos pudieron salvarla y pasó cuatro días en la UCI antes de ser trasladada a la unidad maxilofacial.

La traqueotomía se retiró dos semanas después, y Charlotte pudo por fin decir sus primeras palabras tras 10 días.

“Dije ‘hola’ y a todo el mundo se le salieron las lágrimas”, recordó. “El momento en el que tomé mi primer sorbo de agua fue, sinceramente, lo mejor de todo. Sorprendí a mi madre y a Tom hablándoles cuando llegaron, fue un momento muy emotivo”.

Charlotte se alegró al descubrir que el cáncer no se había extendido y que no necesitaba más tratamiento.

Se sometió a terapia del habla y fisioterapia para aprender a hablar, comer e incluso caminar de nuevo mientras se recuperaba de la operación en el cuello y la pierna.

Tras recuperarse, empezó la universidad en septiembre de 2021 y actualmente estudia obstetricia.

“El personal del hospital y los cirujanos fueron increíbles; no puedo agradecerles lo suficiente”, expresó. “Cuando yo no podía hablar, la enfermera se sentaba y me hablaba durante horas. Eran pequeñas cosas, pero me apoyaron mucho. En cierto modo, me siento excepcionalmente afortunada porque se detectó a tiempo. Soy un caso raro porque soy muy joven, fue un misterio para los médicos. Pero creo que es muy importante prestar atención a los síntomas a cualquier edad”.

“Tiene que haber más conciencia. Si una sola persona lee mi historia y reconoce los síntomas, me sentiré feliz”.