Una mujer asesinó al compañero de clase de su hija porque “sacaba mejores notas”

·3  min de lectura
Una mujer asesinó al compañero de escuela de su hija por una insólita razón; el hecho ocurrió en la India
Una mujer asesinó al compañero de escuela de su hija por una insólita razón; el hecho ocurrió en la India - Créditos: @Crédito: Facebook Assam Alert

Una mujer de la localidad de Karaikkal, Puducherry, India, es acusada de envenenar a un joven por obtener mejores calificaciones que su hija, por lo que la Policía la detuvo el pasado lunes. Según la información que compartieron las autoridades, el menor asesinado, llamado Balamanikandan, tenía solo 13 años de edad y estaba en octavo grado con la hija de J Sagayarani Victoriya, la mujer capturada.

La sorprendente historia del asesino serial que fue indultado por ser un escritor famoso y volvió a matar

El trágico hecho ocurrió el viernes, cuando la escuela donde estudiaba el menor llevó a cabo un evento cultural. La mujer habría llegado hasta la institución y le habría dicho a un vigilante que era la madre de Balamanikandan y le pidió que le entregara al menor dos botellas de gaseosa. El pequeño bebió una de las botellas y empezó a vomitar minutos después. Sus padres lo llevaron ese mismo viernes a un hospital, donde le dieron medicamentos y lo enviaron a casa.

J Sagayarani Victoriya, la mujer capturada
J Sagayarani Victoriya, la mujer capturada - Créditos: @ElTiempo

Sin embargo, el sábado se sintió enfermo de nuevo y tuvo que ser ingresado otra vez al hospital, donde falleció en horas de la noche. Antes de morir, el pequeño le contó a su progenitora que se había empezado a sentir mal desde que se tomó la bebida que la madre de su compañera le había enviado a la escuela con el vigilante. Así es como la mujer se dio cuenta de que algo le había provocado la muerte a su hijo y puso la denuncia ante las autoridades.

El informe de la autopsia reveló que la bebida que consumió el joven tenía veneno. Así fue como inició la investigación que terminó con la captura de Sahyarani, quien inmediatamente aceptó su crimen y confesó que lo hizo porque su hija siempre quedaba de segunda en las actividades académicas, detrás del joven. ”Me daba bronca que siempre quedara primero en las pruebas”, reconoció la mujer. La señora fue presentada ante un juez de instrucción y enviada a la cárcel.

El niño murió luego de conseguir el veneno
El niño murió luego de conseguir el veneno - Créditos: @Facebook Assam

Colocó un insecticida en el yogur de sus hijos, los mató y ahora pagará 60 años de cárcel

En marzo, otro hecho parecido causó conmoción en Colombia. Se trata de un hombre de 37 años que envenenó a sus dos hijos y fue condenado a 60 años de prisión tras una sentencia del Juzgado Séptimo Penal del Circuito con funciones de conocimiento de Valledupar.

De Báez Sosa y Nahir Galarza a la masacre de Patagones. ¿Qué lleva a los jóvenes argentinos a matar y morir?

El asesino es Francisco Javier Hernández Rojano, a quien La Fiscalía Seccional del Cesar le imputó los cargos de homicidio agravado en concurso homogéneo y sucesivo. “Tampoco se otorgan subrogados penales, la cual quedó ejecutada, ya que no se interpuso ningún recurso”, explicó la Fiscalía.

El lamentable episodio se registró el 27 de marzo en San José de Oriente, corregimiento de La Paz, cuando el procesado le suministró a sus hijos, de 4 y 7 años, un yogur mezclado con sustancias tóxicas. Según el padre de las víctimas, lo hizo en venganza porque su pareja sentimental tomó la decisión de cortar la relación.

Los hechos ocurrieron en La Paz, Bolivia (Foto:Elpaisvallenato)
Los hechos ocurrieron en La Paz, Bolivia (Foto:Elpaisvallenato)

El padre le suministró un insecticida líquido, luego de un ataque de celos porque su excompañera y madre de los menores tenía una relación con otra persona”, recalcó el ente investigador. Cabe destacar que Francisco Javier Hernández también consumió el mismo insecticida.

La mujer que se volvió amiga del asesino de su madre y ayudó a resolver otros crímenes

Al experimentar fuertes dolores estomacales, se dirigió a la Estación de Policía de esta localidad, donde confesó el doble homicidio de los menores. El condenado permaneció varias semanas en la Unidad de Cuidados Intensivos de un centro médico de Valledupar y pidió perdón a sus familiares por los asesinatos.