Anuncios

Muerte de Kissinger genera ola de elogios y críticas en el mundo

ARCHIVO - El presidente chino Xi Jinping, derecha, escucha al exsecretario de Estado estadounidense Henry Kissinger, en el Gran Salón del Pueblo en Beijing, 2 de noviembre de 2015. Kissinger murió el 29 de noviembre de 2023. Tenía 100 años. Su muerte provocó una ola tanto de elogios como de críticas. (Jason Lee/Pool Foto via AP, File)

TOKIO (AP) — Mandatarios y personalidades de todo el mundo reaccionaron ante la muerte del exsecretario de Estado estadounidense Henry Kissinger con una mezcla de elogios y críticas al hombre que siguió siendo una figura influyente durante décadas después de ser uno de los diplomáticos más poderosos de la historia del país.

Kissinger, que murió el miércoles a los 100 años, fue elogiado como un hábil defensor de los intereses estadounidenses. Por otra parte, sobre todo en las redes sociales, se lo calificó de criminal de guerra que causó daños perdurables en el mundo.

“Estados Unidos ha perdido una de sus voces más confiables y características” en asuntos exteriores, dijo el expresidente George W. Bush, en un tono similar al empleado por muchos altos funcionarios retirados y en activo.

“Siempre he admirado al hombre que huyó de los nazis siendo un joven de familia judía y luego los combatió en el ejército estadounidense”, dijo Bush en un comunicado. “Más adelante, cuando fue secretario de Estado, su nombramiento siendo un antiguo refugiado refleja tanto su grandeza como la grandeza de Estados Unidos”.

Kissinger fue miembro del gabinete de dos presidentes, Richard Nixon y Gerald Ford, y dominó la política exterior del país cuando se retiraba de Vietnam y establecía relaciones con China.

Las críticas más fuertes a Kissinger, galardonado con el premio Nobel de la Paz por su papel en la negociación de una tregua en Vietnam en 1973, fueron en las redes sociales, donde abundaron los videos que celebraron su muerte.

La revista Rolling Stone publicó el titular, “Henry Kissinger, un criminal de guerra amado por la clase dominante estadounidense, muere por fin”.

En Sudamérica se recuerda a Kissinger como una figura crucial para sostener dictaduras militares sangrientas con el argumento de que frenarían el avance del socialismo en la región. Varios documentos han revelado su apoyo y el de Nixon al golpe de Estado que depuso al presidente de Chile en 1973. La dictadura del general Augusto Pinochet violó derechos humanos, asesinó a opositores, canceló elecciones, amordazó la prensa, suprimió a los sindicatos y disolvió los partidos políticos.

“Ha muerto un hombre cuyo resplandor histórico nunca pudo ocultar su profunda miseria moral”, escribió el embajador chileno en Estados Unidos, Juan Gabriel Valdés, en X, antes Twitter. El presidente izquierdista chileno Gabriel Boric retuiteó el mensaje.

Kissinger “extendió y amplió irresponsablemente” la guerra en Vietnam, y el bombardeo de Camboya “se convirtió en símbolo de su implacable hipocresía cuando aseguraba defender la democracia estadounidense”, dijo Elizabeth Becker, quien fue periodista en Camboya antes de la toma del poder por el Jmer Rojo en 1975 y autora del libro “When the War was Over: Cambodia and the Khmer Rouge Revolution” (Cuando terminó la guerra: Camboya y la revolución del Jmer Rojo).

“¿Y con qué fin? En definitiva, no cayeron fichas a favor del comunismo. El único país invadido por el Vietnam comunista fue la Camboya comunista para derrocar a Pol Pot”, dijo Becker.