Muerte de bebés: detuvieron a una enfermera por homicidio calificado reiterado

·6  min de lectura
El fiscal Raúl Garzón lleva adelante la causa por la muerte sospechosa de, al menos, cinco bebés en el Hospital Materno Neonatal de Córdoba.
El fiscal Raúl Garzón lleva adelante la causa por la muerte sospechosa de, al menos, cinco bebés en el Hospital Materno Neonatal de Córdoba. - Créditos: @Sebastián Salguero

CÓRDOBA.— El fiscal Raúl Garzón imputó y ordenó la detención de una enfermera, Brenda Agüero, de 27 años, por homicidio calificado reiterado y la imputación por omisión de los deberes de funcionario público de Liliana Asís, directora del Hospital Materno Neonatal, desplazada del cargo por la Provincia, y de las directoras de Neonatología, Marta Gómez Flores y Adriana Luisa Morales. Es en el contexto de la causa por la muerte de al menos cinco bebés entre el 18 de marzo y el 6 de junio últimos.

El 6 de junio, cuando murieron dos bebés y otros dos –Ludmila y Pilar Delfina– sobrevivieron, fue la fecha que marcó un antes y un después en el caso. El médico que debía firmar los certificados de defunción se negó y pidió que se hicieran autopsias.

Los resultados de esos procedimientos fueron claves en la investigación judicial: marcaron la existencia de altos niveles de potasio en los cuerpos. Los peritajes forenses señalan que los valores están por encima de los que puede generar un organismo en el proceso de descomposición.

La mitad de las muertes por cáncer en el mundo se deben a factores de riesgo evitables

La potasemia no se produce naturalmente en bebés recién nacidos sanos y de madres sanas, por eso todo indica que el mineral fue suministrado. El exceso de potasio provoca un paro en diástole (es decir, por máxima sedación del corazón).

Según pudo saber LA NACION, la enfermera detenida vive en Río Ceballos, a unos 50 kilómetros de la ciudad de Córdoba, y no tiene hijos. Empezó a trabajar en el Hospital Neonatal en diciembre del 2020 y lo hacía en el turno noche. Antes había cumplido tareas en el Sanatorio Allende, a donde renunció para asumir en el Neonatal.

La hipótesis apunta a que Agüero era quien les daba el “cuarto pinchazo” a los bebés: los tres de rigor son las vacunas para la hepatitis B y la BCG, y en medicación, la vitamina K. El cuarto habría sido el de potasio. La mujer detenida estuvo en el centro de las dudas desde un comienzo. Era una de las nueve personas desafectadas por el Ministerio de Salud.

Después de que se conoció la detención de la mujer, el gobernador Juan Schiaretti recibió a los familiares de los bebés fallecidos. Las mamás fueron con el abogado que las representa y estuvo también el ministro de Justicia, Julián López

Un caso clave

Un dato significativo fue que Delfina, una de las bebas sobreviviente, hija de María Martín, que se presentó en la Justicia el viernes pasado, a horas de que trascendieran la investigación de las muertes, había dado en sus análisis también exceso de potasio y tenía un hematoma en la espalda (se condice con el efecto de inyectar el mineral, por eso siempre se lo aplica por vía central).

Daniela Morales, abogada de Martín, dijo a este diario que la mujer declaró el sábado pasado y que se procedió al secuestro de, elementos probatorios que tenía, entre los que están los resultados de los análisis que se le realizaron a la beba cuando se descompensó.

Puede que la ‘gordita’ haga justicia por el resto de los bebés”, indicó Morales. Ella nació el 6 de junio pasado. Estaba con su madre cuando comenzó a descompensarse. Las enfermeras le preguntaron a Martín si se le había caído porque, cuando la revisaron, detectaron un hematoma en la espalda que terminó ulcerándose. Estuvo 30 días en terapia intensiva hasta que se recuperó.

Una semana antes de que se hiciera público el caso, Martín había contactado a los abogados que lo estaban analizando. Cuando percibieron que había similitudes con los hechos que salieron a luz, fueron a la Justicia.

En las últimas horas el fiscal Garzón designó al asesor letrado oficial, Eduardo Caeiro, para representar a los bebés fallecidos y a los sobrevivientes. Y para que atienda, de manera gratuita, a las familias que tengan dudas. No se descarta que se puedan sumar nuevas denuncias. La investigación se extenderá a un período temporal mayor que el de marzo a junio, abarcado en el origen.

Investigación administrativa

El Ministerio de Salud de la Provincia puso en marcha una investigación administrativa en la que consta que entre el 18 de marzo al 6 de junio hubo 11 muertes de bebés recién nacidos en el Materno Neonatal.

Según explicó hace una semana el ministro Diego Cardozo a este diario, de ese total seis nacieron con problemas, pero el resto no presentaban inconvenientes aunque en 24 horas involucionaron y murieron. Señaló que advirtieron marcas dermatológicas en las criaturas comprometidas.

Entre las medidas tomadas, hubo análisis de medicamentos utilizados, de vacunas y de la vitamina K que se emplea en recién nacidos. No se detectaron problemas. Como las compras de Salud son centralizadas, esos mismos insumos se distribuyeron en otros hospitales donde no se registraron problemas.

A lo largo de la investigación llegó a haber 40 empleados separados de sus cargos, que terminaron en nueve. También se decidió apartar a la directora, Liliana Asís (imputada por la Fiscalía por omisión de deberes de funcionario público), y al subdirector, Alejandro Escudero. Salud aclaró que la resolución respondía a garantizar la imparcialidad en el proceso administrativo. De manera interina se designó a Esteban Ruffin y a Marcela Yanover para esos puestos.

Este viernes también quedaron “dispensados” para no “entorpecer” la investigación —aunque desde Salud advirtieron que no se los vincula con los casos— los responsables de Tocoginecología, Obdulio Paredes; Neonatología, Marta Gómez Flores (ahora imputada por la Justicia también por omisión de deberes de funcionario público) y de Enfermería, Alicia Ariza.

Además, el equipo de enfermeras de Obstetricia y Neonatología emitió una “carta abierta” en la que se solidarizaron “con las familias que han perdido a sus bebés”. “Desde este lugar solicitamos que la Justicia actúe según sus principios para darle esclarecimiento y una respuesta tanto a estas familias como a los profesionales”, marcaron. Pidieron a los medios de comunicación que “contemplen la necesidad de ser respetuosos con el manejo de la información por la alta sensibilidad del caso”. En tono más duro, lamentaron que se los “estigmatizó, juzgó e injurió públicamente”.

El equipo marcó que trabaja “por la vida desde el amor, la vocación, el cuidado y la ética”, lo que dio al hospital “el prestigio y la impronta que lo destaca”. Pidieron al Gobierno de Córdoba: “Que nos brinde seguridad en nuestro espacio laboral y que se dispongan estrategias de contención emocional y acompañamiento pertinente a las familias”.

Hasta este viernes, los familiares de los bebés fallecidos se movilizaron tres veces para pedir justicia. Realizaron un “abrazo” al Neonatal el martes pasado y ayer al mediodía se presentaron ante el Centro Cívico y, por la noche, con antorchas frente al hospital, insistieron por “celeridad en la investigación, justicia por las víctimas y castigo a los responsables”. Las Madres del Dolor se sumaron a la última marcha.

La oposición de Juntos por el Cambio pidió la renuncia del ministro Cardozo y la creación de una comisión externa para investigar las muertes, además de que los diputados nacionales de la fuerza pidieron que intervenga la Defensoría Nacional de la Niñez.