Mueren cuatro manifestantes y dos policías al reanudarse los disturbios en Irak

1 / 5

Mueren cuatro manifestantes y dos policías al reanudarse los disturbios en Irak

Un hombre quema neumáticos durante las protestas antigubernamentales en Najaf

BAGDAD, 21 ene (Reuters) - Seis iraquíes, incluidos dos policías, murieron y decenas resultaron heridos en Bagdad y otras ciudades el lunes en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, según fuentes médicas y de seguridad, al reanudarse los disturbios antigubernamentales después de una pausa de varias semanas.

Tres manifestantes sucumbieron a las heridas en un hospital de Bagdad después de que la policía disparara con munición real en la plaza Tayaran, según fuentes. Dos manifestantes fueron disparados con balas reales mientras que un tercero fue alcanzado por una lata de gas lacrimógeno, dijeron.

Un cuarto manifestante fue abatido a tiros por la policía en la ciudad sagrada chiíta de Kerbala, añadieron las fuentes.

Los manifestantes arrojaron cócteles molotov y piedras a la policía, que respondió con gas lacrimógeno y granadas de aturdimiento, dijeron testigos de Reuters.

"(Las fuerzas de seguridad) deben dejar de disparar y apuntar. ¿Quiénes son ellos y quiénes somos nosotros? Ambos lados son iraquíes". Entonces, ¿por qué matan a sus hermanos?", dijo una manifestante en Bagdad que no quiso dar su nombre.

Tres cohetes Katyusha cayeron dentro de la Zona Verde de la capital, fuertemente fortificada, que alberga edificios del Gobierno y misiones extranjeras, dijeron fuentes policiales a Reuters. Los cohetes fueron lanzados desde el distrito de Zafaraniyah en las afueras de Bagdad, dijeron las fuentes, que añadieron que dos cohetes aterrizaron cerca de la embajada estadounidense.

En otras partes del sur de Irak, cientos de manifestantes quemaron neumáticos y bloquearon las principales carreteras de varias ciudades, entre ellas Nassiriya, Kerbala y Amara. Los manifestantes dicen que el primer ministro Adel Abdul Mahdi no ha cumplido sus promesas, entre ellas la de nombrar un nuevo Gobierno aceptable para los iraquíes.

La policía de Bagdad dijo que sus fuerzas habían reabierto todas las carreteras que habían sido cerradas por "concentraciones violentas" y añadió que 14 agentes fueron heridos cerca de la plaza Tahrir, algunos con heridas en la cabeza y huesos rotos.

El tráfico se interrumpió en una autopista que une Bagdad con las ciudades del sur, según un testigo de Reuters. La producción en los yacimientos petrolíferos del sur no se vio afectada por los disturbios, dijeron las autoridades petroleras.

Las protestas masivas han afectado a Irak desde el 1 de octubre, y la mayoría de los manifestantes son jóvenes que piden una revisión de un sistema político que consideran profundamente corrupto y que mantiene a la mayoría de los iraquíes en la pobreza. Han muerto más de 450 personas.

Las cifras habían disminuido, pero las protestas se reanudaron la semana pasada cuando los manifestantes trataron de retomar las movilizaciones después de que la atención se centrara en la amenaza de un conflicto entre Estados Unidos e Irán tras el asesinato por parte de Washington del principal general de Teherán en un ataque aéreo dentro de Irak.

El asesinato de Qassem Soleimani, al que Teherán respondió con un ataque con misiles balísticos contra dos bases militares iraquíes que albergaban tropas estadounidenses, ha puesto de relieve la influencia de algunas potencias extranjeras en Irak, especialmente Irán y Estados Unidos.


(Información de Iraq staff; escrito por Aziz El Yaakoubi; editado por Janet Lawrence, William Maclean y Daniel Wallis, traducido por Andrea Ariet en la redacción de Gdansk)