Muere sorpresivamente Marciano Cantero, vocalista de los Enanitos Verdes

·2  min de lectura
Cortesía

Hace poco, estuvo de visita como intérprete en Los Ángeles, una ciudad a la que acudía con mucha frecuencia al mando de Los Enanitos Verdes y en la que se presentó también en diversas ocasiones durante los últimos años como parte de un combo especial -y muy celebrado- en el que su banda compartía escenario con los españoles de Hombres G.

Ahora, y sin mayor aviso previo, al menos para quienes no seguían de cerca su vida, se da a conocer el fallecimiento de Marciano Cantero, el vocalista y bajista de la popular, longeva e incansable agrupación argentina de pop rock, que no era necesariamente adorada por los fans más intensos del género guitarrero pero que deja una huella indiscutible en el panorama musical latinoamericano debido al lanzamiento de numerosos temas que, pese a hacerse creado mayormente en un pasado ya remoto, se han convertido en clásicos inmortales que arrasaron en las estaciones de radio de nuestros países de origen.

De ese modo, el autor de ‘hits’ de la talla de “La muralla verde”, “Lamento boliviano”, “Por el resto” y “Te vi en un tren” ha dejado de existir justamente tras haber concluido una gira por tierras estadounidenses, a sólo dos semanas de haber cumplido los 62 años. Como se sabe ahora, el artista nacido bajo el nombre de Horacio Eduardo Cantero Hernández se encontraba en cuidados intensivos como consecuencia no deseada de una operación al riñón que se produjo el 5 de septiembre en su ciudad natal de Mendoza.

El lamentable suceso fue inicialmente confirmado en la página oficial de Instagram de Los Enanitos Verdes, que compartió simplemente la imagen de un listón negro en muestra de duelo. Más adelante, la misma cuenta publicó una foto del vocalista e instrumentista con un texto que dice: “Hoy y siempre estamos todos con vos Marciano”. Sus presentaciones locales mas recientes se dieron el 9 de julio en el YouTube Theater de Inglewood y el 15 del mismo mes en House of Blues de Anaheim.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.