Muere el expresidente mexicano Luis Echeverría Álvarez, acusado de las masacres de estudiantes de Tlatelolco y el "halconazo"

·3  min de lectura
Luis Echeverría Álvarez, expresidente de México
Luis Echeverría Álvarez, expresidente de México

Luis Echeverría Álvarez, expresidente de México a quien se atribuyó haber orquestado dos masacres con cientos de estudiantes muertos, falleció este sábado a los 100 años de edad, confirmaron autoridades del país.

Echeverría Álvarez, del otrora hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI), ocupó el cargo de jefe de Estado entre 1970 y 1976.

Su gobierno estuvo marcado por el apoyo a gobiernos izquierdistas en Latinoamérica como el de Fidel Castro en Cuba, el de Salvador Allende en Chile, y al sandinismo en Nicaragua, así como por su acogida de refugiados de esa tendencia política.

Prohibió el rock

De puertas para adentro, sin embargo, aplicó una fuerte represión a los movimientos sociales y estudiantiles de izquierdas.

Llegó a prohibir la música rock en México al decretar el conocido como "avandarazo" (por el festival de rock de Avándaro en 1971 al que se denominó el "Woodstock mexicano"), con el que ilegalizó los conciertos, grabaciones y emisiones radiales de este género en el país.

Abogado de profesión, también destacó por su fuerte vocación internacionalista al promover la unidad de los países del tercer mundo y la autodeterminación de los pueblos, en línea con la principal corriente de izquierdas latinoamericana en plena Guerra Fría.

Luis Echeverría Álvarez y el expresidente argentino Juan Perón (1895-1974) en un encuentro en París.
Luis Echeverría Álvarez y el expresidente argentino Juan Domingo Perón (1895-1974) en un encuentro en París.

Sus políticas económicas, marcadas por la crisis internacional del petróleo de 1973, destacaron por el aumento del tamaño del Estado y el fuerte incremento del gasto público, que provocó una fuerte inflación y la primera crisis financiera importante en México tras décadas de estabilidad.

Más de 500 jóvenes asesinados

Pero se le recuerda más por su vinculación a las desapariciones forzadas de disidentes durante la llamada "guerra sucia", que abarcó de 1960 a 1980, y sobre todo por su responsabilidad en dos sangrientas masacres de estudiantes.

Una de ellas fue la Masacre de Tlatelolco, cuando las fuerzas de seguridad mexicanas y paramilitares dispararon a estudiantes que se manifestaban en Ciudad de México el 2 de octubre de 1968, diez días antes del inicio de los Juegos Olímpicos en la capital.

La masacre dejó un saldo de entre 300 y 400 muertos, y un millar de heridos.

Se señaló como responsable a Echeverría Álvarez, que era entonces secretario de Gobernación del presidente Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970).

Ya como presidente, se le acusó de haber orquestado el "halconazo", también conocido como la matanza del Jueves de Corpus del 10 de junio de 1971, cuando los "halcones" (paramilitares organizados por el gobierno) mataron a 225 estudiantes -según estimaciones no oficiales- que se manifestaban en Ciudad de México.

Echeverría Álvarez fue juzgado y sentenciado por ambos crímenes, pero nunca ingresó en la cárcel -solo estuvo brevemente bajo arresto domiciliario en 2006- y finalmente fue exonerado de todos los cargos en 2009 por falta de pruebas.

Es, hasta ahora, el único expresidente mexicano procesado por la justicia.

Tuvo ocho hijos -de los cuales tres ya fallecieron- y asumió varios cargos diplomáticos, entre ellos embajador ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en París.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.