Buteflika será enterrado este domingo en el cementerio de Al Alia, en Argel

·2  min de lectura

Argel, 18 sep (EFE).- El expresidente argelino Abdelaziz Buteflika, fallecido hoy sábado a los 84 años de edad, será enterrado mañana, domingo, en el cementerio de Al Alia, en el extrarradio de Argel, donde descasan los restos mortales de otros presidentes y responsables argelinos, informaron fuentes oficiales.

Hoy, su sucesor, Abdelmadjid Tebboun, decretó tres días de duelo, durante el que todas las banderas nacionales ondearán a media hasta para honrar al presidente argelino más longevo y uno de los considerados padres de la independencia del país.

Nacido en 1937 en una pequeña aldea de Marruecos, Buteflika se unió a los 19 años al Frente de Liberación Nacional (FLN) y a los 25 fue nombrado ministro en el primer gobierno independiente.

Mano derecha del general Huari Bumedian, a quien ayudó en el golpe de Estado que acabó con el Ejecutivo que lideraba Ahmed Ben Bella, desde 1965 a 1980 fue el jefe de la diplomacia argelina y participó en hechos históricos, como la liberación de los ministros de Energía de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), secuestrados en Viena por el conocido terrorista "Carlos, el chacal", quien viajó con los rehenes a Argel, donde Buteflika negoció el fin del secuestro.

Caído en desgracia en la década de los ochenta, en la que fue acusado de desviar decenas de millones de dólares de las embajadas, regresó al país y cabildeó en las zonas más oscuras del aparato estatal durante la guerra civil (1992-2002) hasta lograr ser elegido presidente en 1999.

Considerado por muchos el pacificador, desde entonces ganó todas las elecciones entre denuncias de fraude.

En 2013 sufrió un ictus que paralizó parte de su cuerpo, lo postró en una silla de ruedas y le dejó sin habla, lo que no evitó que un año después fuera reelegido sin ni siquiera participar en la campaña electoral.

En abril de 2019, el círculo de poder que le protegía presentó su dimisión en medio de multitudinarias protestas callejeras en contra de que aspirara a un quinto mandato y la fuerte presión del Ejército, sumido desde hacía años en una enconado pulso por su sucesión.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.